Publicidad

La BMW R 18 Dragster o cómo convertir una custom de corte premium en una moto de carreras de aceleración

La BMW R 18 Dragster o cómo convertir una custom de corte premium en una moto de carreras de aceleración
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Publicidad

Publicidad

Ya de por sí espectacular desde su llegada al mercado, la BMW R 18 nació con distintas piezas opcionales que permiten llevar a cabo una cierta personalización dentro de unos límites.

Esos límites son los que han traspasado Roland Sands y su equipo en la BMW R 18 Dragster, una preparación que lleva a la cruiser al mundo de las drag races, como se conoce a las carreras de aceleración en línea recta, muy populares en los Estados Unidos.

Hay bastantes cambios en la moto pero el brutal corazón bóxer de 1.802 cc se mantiene intacto

Bmw R18 Dragster Preparacion 2020 1

Muy esperada por muchos, la BMW R 18 llegó en abril como un golpe sobre la mesa del fabricante alemán, que calló a aquellos que decían que era poco probable que sacaran un moto de producción en serie tan parecida al prototipo que se había mostrado anteriormente y con unos aires que claramente apuntan al modelo clásico BMW R 5.

Pero lo han hecho, eso sí, hay que pagar casi 25.000 euros por una moto de este nivel, cosa que la convierte en una pieza premium no apta para todos los bolsillos. Más ha costado aún llevar a cabo la preparación de la BMW R 18 Dragster que Roland Sands sacó de su cabeza y plasmó sobre el papel.

Y es que han hecho de la cruiser una auténtica moto apta para carreras de aceleración al puro estilo norteamericano. Para ello, el bastidor se ha modificado, el sistema de escape ha sido sustituido por uno de tipo megáfono, se ha colocado un asiento de nueva factura y se ha tomado prestada la horquilla delantera de una BMW R NineT.

Bmw R18 Dragster Preparacion 2020

La carrocería, por su parte, ha tenido que ser personalizada y adaptada al tipo de moto que se buscaba. Los guardabarros delantero y trasero se han modificado para ajustarse a las nuevas formas del chasis y podemos encontrar detalles acabados en aluminio fresado que son parte de la colección que ofrece la R 18 de serie.

De la moto de fábrica se ha respetado el depóstivo, al igual que su descomunal propulsor bóxer de 1.802 cc, un bloque con un rendimiento de 91 CV de potencia y 158 Nm que mantiene la esencia del que antaño se empezara a fabricar en 1923 y cuya disposición de dos cilindros enfrentados también era una característica clave en la BMW R5 de hace 85 años.

En Motorpasión Moto | Marc Márquez, la épica y las historias mal contadas

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios