Compartir
Publicidad

Protégete: usa casco. Parte 3

Protégete: usa casco. Parte 3
Guardar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Tercera parte de ésta, vuestra serie de artículos sobre seguridad. Esta vez sí vamos a entrar en materia realmente hablando, sobre todo, de cascos integrales y de cascos modulares: ventajas de unos sobre otros, pros y contras de cada uno, aspectos a tener en cuenta a la hora de su elección y, en otro orden de cosas, aspectos que podrían o deberían hacernos decantarnos por un tipo de casco u otro.

Lo más común, al menos en la ciudad, es encontrarse con cascos integrales. No por ello son los más prácticos ni por ello son los mejores. Éstos ascos, o al menos en su gama alta, son casi siempre réplicas de los que llevan muchos de los pilotos que vemos por televisión. Quizá es suficiente motivo para que alguien que se compra un casco por primera vez se decante por este tipo de casco en lugar de otro.

Como en muchas otras cosas, tenemos que tener en cuenta que lo más caro no es siempre lo mejor. En cascos se nota muchísimo la diferencia, pues puedes tener un casco de gama baja de una marca conocidísima, y uno de gama media de una marca no tan conocida, o al menos en nuestro círculo de amistades. Comparándolos, obviamente, el mejor de entre éstos será el de gama media de una marca menos conocida. Ya no porque sea gama media o no, sino por la calidad del casco, por sus materiales, por los refuerzos que pueda tener o por infinidad de cosas que le hagan ser superior a su rival en nombre, pero no en calidad.

Caberg Rhyno
  • En cuanto al peso, los integrales no-modulares, a iguales de condiciones, salen ganando frente a los modulares. Realmente no comprendo el motivo, pues los modulares únicamente tienen un par de piezas extra que facilitan la movilidad de la parte del mentón, pero bueno, el caso es que los modulares normalmente siempre pesan unos gramos más.

  • En cuanto a versatilidad, en mi opinión, los que salen ganando son los modulares. Éstos, para trayectos urbanos (o para días de mucho calor) casi se convierten en un casco de tipo Jet (pero con bastante más peso) con lo cual, casi tienes dos tipos de cascos en uno. Otras ventajas que les veo, con el uso del mismo, es que la mayoría de ellos incorporan una pequeña pantalla de protección para los ojos. Que además, nos sirven como gafas de sol para cuando éste está rebelde.

  • En cuanto al precio, a no ser que estemos hablando de un casco de réplica, normalmente también salen ganando siempre los no-modulares. A no ser que te metas en una marca de prestigio, claro, porque si es así se van de precio modulares y no-modulares. Como es lógico.

integral.jpg

Como dije en la anterior parte, aquí sí deberíamos asegurarnos de que, sea el tipo que sea, la pantalla esté equipada con protecciones anti vaho y anti ralladuras. Aquí sí es realmente importante que nuestra pantalla sea lo mejor posible, pues la mayor parte del tiempo que tengamos el casco puesto la pantalla estará bajada. Si el casco nos gusta, pero la pantalla no acompaña, sería recomendable substituirla por una nueva de mayor calidad. en cualquier tienda venden pantallas de repuesto. Normalmente, eso sí, en un casco de una calidad óptima será difícil encontrarse una pantalla de una calidad inferior a la del casco en sí.

Pantallas para casco

Por último, en cuanto a las pantallas de colores o de tonalidades, que también es necesario hacer mención, es recomendable no comprárselas nunca de colores demasiado oscuros. Hay que tener en cuenta que, a no ser que queramos estar cada dos por tres cambiando de pantalla, hay que adquirir una que nos permita la máxima visión tanto cuando haga sol como cuando el día esté encapotado.

Una pantalla demasiado clara podría hacer que los rayos del sol penetraran de manera demasiado directa y profunda hacia nuestros ojos; provocándonos así una ligera molestia a la hora de querer mirar hacia el fondo de la carretera. Por contra, una pantalla demasiado oscura, pensando en que no nos entren prácticamente rallos de sol, podría hacer que la visibilidad se viera radicalmente mermada cuando el sol desapareciera y nos quedáramos a la sombra. Quedándonos por unos instantes con una especie de niebla que, en ocasiones, nos puede dar algún susto.

Hay pantallas de tonos medios (ni claros ni oscuros) pero con protecciones especiales para los rallos del sol. Los rallos nos pasarán de igual forma, pero con estas protecciones no dañarán nuestros ojos.

Además, hay que tener en cuenta que siempre podemos ponernos unas gafas de sol para los no-modulares, o bien, bajarnos la pantalla de protección para los ojos que traen la mayoría de modulares.

Y poco más que añadir por ahora. En la próxima parte daré un repaso a las demás protecciones que existen para que, además del casco, tengamos nociones de otros tipos de protecciones que deberíamos adquirir si queremos tener una sensación de seguridad notable. Además, hablaré también de los problemas que suelen haber con este tipo de protecciones, que aunque ventajas tengan, y muchas, también pueden traernos algunos quebraderos de cabeza. Sobre todo en su elección.

¡Hasta la próxima!

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos