Publicidad

Este airbag inalámbrico será aún más seguro gracias a un sensor instalado en la moto que llegará en 2020

Este airbag inalámbrico será aún más seguro gracias a un sensor instalado en la moto que llegará en 2020
2 comentarios

Publicidad

Publicidad

Las marcas que se dedican a desarrollar elementos para la seguridad pasiva de los motoristas poco a poco presentan novedades donde lo último en tecnología se aplica cada vez más en sus productos.

Si hablamos de elementos que pueden salvar más vidas tras un accidente yendo en moto, obligatoriamente tendremos que citar los airbags. No son precisamente baratos, pero su función lo vale y ahora la empresa francesa Helite está desarrollando un modelo de airbag inalámbrico para motos que veremos el próximo año.

Mejor dos sensores que uno: en el airbag y en la moto

Normalmente los airbags más sencillos van enganchados a través de algún tipo de cable a la moto. Cuando tenemos una caída con nuestra montura y lo llevamos puesto, el método de funcionamiento es tan sencillo como que cuando salimos despedidos de ella, el cable se estira hasta desengancharse y es entonces cuando el sistema se llena de aire para evitar que sean nuestros propios músculos y huesos los que chocan contra el duro suelo.

En Helite han querido dar un paso más en su investigación y ya están trabajando en una nueva generación de airbags wireless, es decir, sin cable que lo conecte a la moto. En su lugar, el propio airbag tiene un sensor que capta el momento en que hay una aceleración o deceleración brusca que puede indicar que estamos ante un accidente. Es entonces cuando se infla para evitar que suframos un golpe fuerte.

Airbag Inalambrico Moto

La novedad en este caso es que no solo tiene un sensor el chaleco donde está integrado el airbag, sino que también incluye otro en la horquilla de la moto. De esta forma se reduce la imprecisión que podrían tener estos sistemas de defensa pasiva sin cable que podrían fallar por una pérdida de señal o por falta de batería, por ejemplo.

El sensor en la horquilla (que tiene una batería con una duración de hasta cinco años) no necesita ningún tipo de señal GPS y según indica la compañía es fácil de instalar en la moto. La ventaja de este sistema cuando actúa el sensor de la horquilla es que el tiempo de detección del accidente es menor que si solo se utilizase el airbag. Esto es porque se detecta antes el impacto en la moto que cuando el motero sale disparado tras un accidente.

Tanto el sensor del airbag como el de la horquilla están emparejados y tienen una comunicación directa para que la reacción del inflado sea más rápida. El sensor del airbag detecta una posible caída si perdemos el control de la moto, por ejemplo, porque hayamos perdido agarre o derrapemos. Por el contrario, el sensor de la horquilla está destinado a detectar un impacto que haya sufrido la moto (incluso estando parados). Es entonces cuando envía una señal al chaleco, éste analiza la situación y activa el airbag en caso de necesidad.

Para correr en un circuito la propia empresa nos recomienda que solo compremos el airbag, sin el sensor de la horquilla ya que "solo unos pocos accidentes en la pista ocurren a baja velocidad y colisionando con otro vehículo".

La empresa se compromete a que el tiempo de reacción del sensor de la horquilla es de 31 milisegundos frente a los 62 ms del sensor ubicado en el airbag, suficiente para salvar la vida a un motorista que vaya a 35 km/h (supone el 85% de los accidentes según sus datos).

De momento este producto no tiene precio fijado, aunque sí que sabemos que hay dos opciones de compra: una es adquirir tanto el airbag como el sensor de la horquilla, mientras que la otra es solamente comprar el airbag. Además de su venta para 2020 tienen que seguir probando el airbag para que no tenga falsos positivos y no se infle sin motivo (podría darse el caso si pasamos por un bache muy grande o por vibraciones en la horquilla.

En Motorpasión Moto | ¿Qué es el 'efecto pantalla' y por qué es tan peligroso para las motos?

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir