Publicidad

Joey Dunlop, el hombre y el mito

Joey Dunlop, el hombre y el mito
26 comentarios

Publicidad

Publicidad

Joey Dunlop. Un nombre. Un apellido. Aparentemente comunes, pero que al leerlos o escucharlos juntos hacen que se me humedezcan los ojos de emoción. Porque él, Joey Dunlop, es el último y más grande de una raza de pilotos únicos. De esos que eran capaces de realizar cosas extraordinarias sin darle importancia, siempre con un halo de romanticismo alrededor. De esos que cuando ya no están entre nosotros los convertimos en mitos, los recordamos y los echamos de menos. Porque a pesar de haber sido excepcionales, eran hombres sencillos.

Este viernes 2 de Julio hará 10 años que nos dejó haciendo lo que más le gustaba. Una carrera de segunda categoría nos arrebató a una persona de primera. Murió el hombre, nació el mito.

El día que supe de su muerte no me lo podía creer. Hacía un mes que había sido feliz al leer en una revista el titular “El abuelo vuelve a ganar”. Acababa de conseguir su vigésimo cuarta victoria en el Tourist Trophy. Pero ese día la más absoluta tristeza se apoderó de mí. Joey Dunlop era un personaje muy especial. Encarnaba todo el romanticismo de las carreras. Un tipo sencillo pero tremendamente rápido encima de la moto. Una persona que tras ganarte, te invitaba a una cerveza y te contaba en que curva había apurado más…

Joey Dunlop Carretera TT

William Joseph Dunlop nació el 25 de Febrero de 1952 en Ballymoney, ciudad del Condado de Antrim, en Irlanda del Norte. Desde muy joven sintió pasión por las carreras. Algo normal en una tierra que alberga pruebas como el Ulster GP o la North West 200. En 1969, a los diecisiete años, consigue comprarse una Triumph Tiger Cub de 199cc. Le costó cincuenta libras, ganadas en varios trabajos como albañil, soldador y camionero. Con ella se estrenó ese mismo año en la competición, en el circuito de Lurghan Park, terminando cuarto.

Joey Dunlop Salto Ballaugh 1982

Gracias a pequeñas tareas en el taller en el que trabajaba su padre, obtuvo el dinero suficiente para participar en su segunda carrera, la Carrowdore 100. Tras una intensa lucha con pilotos a los mandos de rapidísimas Bultaco, logró clasificarse con su Triumph en segundo lugar.

Después de ese año ya no pudo dejar la competición, era lo suyo. Poco a poco empezó a despuntar y conseguir buenos resultados. Primero con su Triumph, luego con Suzuki y con Yamaha, aunque finalmente terminó siendo un piloto 100% Honda. Las victorias no tardaron en llegar en prácticamente todas las carreras urbanas irlandesas: Maghaberry, Cookstown, Carrowdore, Tandagree, Mondello Park, etc.

Joey Dunlop 1983 TT Greeba

En 1977, consigue su primera victoria en el Tourist Trophy de la Isla de Man, a los mandos de una Yamaha OW 31B, en la categoría Jubilee Classic. A partir de entonces se crea un vínculo mágico entre Joey y el TT. Dunlop queda fascinado por el ambiente, la complejidad de un circuito largo y revirado, y la competitividad de unos hombres inmensamente valientes.

Su forma de analizar una zona del Circuito de la Montaña te hace comprender el coraje y la determinación que gastaba en carrera:

Creo que es donde gano un poco, porque los muros asustan a mucha gente, pero yo no les temo. Puedes pasar bien entre ellos aunque puedes golpearte el casco con la pared porque estás demasiado cerca.

Joey Dunlop 1984 TT Bungalow

En 1980 obtuvo su segundo triunfo en el TT. Comenzaba a ser un piloto muy admirado por la afición. Por fin, en 1982, consigue material de primera fila de la mano de Honda Britain. Ese año comenzó su dominio en el Campeonato del Mundo de f1 TT (el precursor de las actuales SBK) durante cinco años seguidos.

Los ochenta fueron su mejor época. Ganó once carreras en el TT en F1, Senior y Junior, entre 1983 y 1988. Pero en 1989 no participó en el TT por las lesiones producidas en un accidente en Brands Hatch. A raíz de ese año pasó una época complicada. Hasta 1992 no volvió a ganar en su isla, en la categoría de 125cc.

Joey Dunlop Ulster GP 1986

Entre 1992 y 1998 ganó diez carreras en la Isla de Man. Todas en las categorías pequeñas, excepto la del Senior de 1995. No conseguía disponer de un material competitivo que le permitiese demostrar que aún estaba en forma. Pero llegó el 2000 y Honda Britain le consiguió el motor oficial de la VTR SP01 de Aaron Slight. Y Mr. Dunlop, que ya contaba con cuarenta y ocho años, volvió a brillar en el Tourist Trophy. Sencillamente impresionante. Ganó en 125cc, en 250cc y en F1, la que sería la primera victoria de una bicilíndrica desde que Mike Hailwood la consiguiera en 1978. Phil McCallen, que en 1996 había logrado cuatro victorias en el TT y no participó ese año por problemas físicos, declaraba:

Estoy satisfecho de no haber corrido este año. ¿Cómo podría volver a casa diciendo que me ha ganado un hombre de 48 años, cuando se supone que soy un buen piloto?

Joey Dunlop Ballaugh 2000

Por desgracia, cuando Joey se había reencontrado con la felicidad, un mes más tarde llegó el final. En una carrera celebrada en Estonia, a las afueras de Tallin, perdió el control de su 125cc y se estrelló contra un árbol. Murió en el acto. El día anterior había ganado en 600cc y unas horas antes del fatal accidente había hecho lo propio en la categoría de Superbike.

Joey Dunlop Funeral

A su funeral asistieron más de 50.000 personas llegadas de todo el mundo. Esa cifra te da una idea de la admiración que se sentía por él. Porque fue un gran piloto, pero ante todo fue una gran persona. Un hombre sencillo, que entre carrera y carrera servía cervezas en su Joey’s Bar de su ciudad natal. Joey Dunlop era, es y será siempre muy querido.

Joey Dunlop 1994 TT Governors

Su palmarés deportivo es extraordinario. Principalmente:

  • 26 victorias en el Tourist Trophy de la Isla de Man (entre 1977 y 2000).
  • 3 tripletes en el TT: 1985, 1988 (F1, Senior, Junior) y 2000 (F1, 250cc, 125cc)
  • 5 veces Campeón del Mundo de Fórmula 1 TT (1982-1986).
  • 13 victorias en la North West 200.
  • 24 victorias en el Ulster GP.
  • 15 títulos británicos e irlandeses.
  • 31 victorias en la Southern 100.
  • 162 victorias en otras carreras urbanas.

Pero, aparte de sus éxitos deportivos, una de las cosas que le hicieron ser una persona especial fue su faceta solidaria con los demás. Poca gente la conoce, pero fueron muchísimos los viajes en solitario a los Balcanes, con su furgoneta cargada de comida, ropa y suministros para los más necesitados, los niños que vivían en los orfanatos de una zona asolada por la guerra. Su incansable labor humanitaria fue premiada en 1996 con la Orden del Imperio Británico (OBE). Ya en 1986, la había obtenido (MBE) por su trayectoria deportiva.

Joey Dunlop E Hija

Hoy en día, en el Tourist Trophy de la Isla de Man, se premia al mejor piloto con la Copa Joey Dunlop. Su nombre debe ser recordado siempre.

La Fundación Joey Dunlop (con sede en la Isla de Man) ha organizado este viernes, a las siete de la tarde, una vuelta al circuito de la montaña con todos aquellos motoristas que quieran rendirle homenaje rodando por el asfalto que más feliz hizo a Joey. Una pena que no nos pille más cerca, será muy emocionante recordarle en su hábitat natural. Al final os dejo tres videos de una vuelta al TT a bordo de la moto de Joey en 1984, comentado por él mismo. Espectacular.

Joey Dunlop Podio TT 2000

Querido Joey, allá donde estés espero que haya cerveza de sobra, porque seremos muchos los que querremos compartirla contigo cuando nos llegue la hora.

William Joseph Dunlop
1952 – 2000
KING OF THE ROADS

Joey Dunlop onboard lap TT Isle of Man 1984 (Honda V4)

Vía | The Joey Dunlop Foundation, IOMTT, WindoWeb

Fotos | IOMTT, foodman123, 3,14 Rats

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir