Compartir
Publicidad

¿Qué moto me compro? Naked de más de 600cc, Kawasaki Z750

¿Qué moto me compro? Naked de más de 600cc, Kawasaki Z750
Guardar
17 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Seguimos con nuestros especiales de segunda mano. Si ya hemos visto las opciones de compra para conducir con el carnet B y posteriormente una gran selección de motos de iniciación entre 250-600cc, ahora damos un pasito más, y comenzamos una nueva serie de tres posts donde las protagonistas serán motos más gordas, de más de 600cc. Para ello contaremos con un presupuesto máximo de 4.000 euros y veremos las distintas opciones en custom, deportivas, y la que me ha tocado a mí, que siendo sinceros podía elegir entre motos lógicas, trail o naked, pero dado que soy un apasionado de las motos desnudas, la opción estaba clara.

La verdad es que con semejantes requisitos y una vez decidido el camino a tomar, en este caso las naked, y teniendo en cuenta la cilindrada, la primera que se me vino a la mente ha sido la ganadora final. Se trata de la Kawasaki Z750, toda una superventas, con una estética muy bonita y rompedora en su momento, y con ese puntito de más que la convierte en una moto para todos los gustos.

Sí me gustaría aclarar de entrada que el modelo conoce tres momentos importantes: el de su nacimiento en 2003; en 2007 donde sufre una revolución, sobre todo estética, que la convierte en la moto grande más vendida de los últimos años, y este próximo 2011, donde nace una hermana ‘R’ de la que ya os habló mi compañero Carlos. Sirva esto para aclarar que me voy a centrar en el modelo del año 2003, teniendo en cuenta también a la Kawasaki Z750 S que salió en 2005, ya que si bien he encontrado en el mercado alguna que otra que se ajustaba al presupuesto del modelo 2007, no terminaban de convencerme, y en la de 2003 la oferta es muy variada, con la consiguiente ventaja de poder acercarte a un lugar cercano para verla de primera mano.

Polivalencia sí, pero con un poquito de pimienta

Kawasaki Z750

Si hay algo por lo que destaca la Kawasaki Z750, y en general casi todas las naked de cilindrada media, es por su polivalencia, y que lo mismo te sirve para un roto que para un descosido. Así, sus más de 200 kg de peso con depósito lleno, no la convierte en la moto ideal para circular entre el tráfico de la ciudad, pero qué moto grande lo es, y aún así se desenvuelve con mucha soltura y tiene a su favor el increíble par motor de 75 Nm a 8200 rpm, que le hacen tener unos bajos mucho mejores que sus compañeras japonesas de 600cc, la culpa de eso la tiene por supuesto el motor, pero ya lo veremos un poco más abajo.

Para mí, el territorio donde mejor se desenvuelve la Kawasaki Z750 es en las zonas de curvas. Aunque no la he llevado nunca sí que he coincidido con más de una en varias salidas, y ahí las he visto tremendamente ágiles, sobre todo cuando hablamos de carreteras amplias con curvas a velocidades alegres. Porque esa es otra, ya que si quieres docilidad, sus bajos te lo permiten, pero a la hora de apretarle un poquito para intentar sacarle su lado más deportivo, ésta no se queda corta, y sus 110 CV son más que suficientes para que ninguna erre le saque los colores. Además su posición de conducción es bastante cómoda y natural, por lo que tus riñones no sufrirán más de lo necesario.

Por supuesto, su punto débil queda claro como buena naked que es. Así, será en las autopistas y autovías donde presente más dificultades, y no por su potencia como bien sabéis, si no que te tocará tragar mucho viento. Pero sarna con gusto no pica, y un ritmo bastante alegre sin grandes dificultades se puede aguantar, lo digo por experiencia. Sí hay que poner especial cuidado en cómo la vas a utilizar, si para ir sólo o acompañado, ya que si estás en el segundo grupo, igual te convendría mirar otra cosita, y es que el asiento trasero, además de no tener mucho espacio, no va acompañado de asas laterales. Ni que decir tiene que esto puede ser decisivo en la elección.

El motor, un viejo conocido

Kawasaki Z750

Llegamos al apartado técnico, y ya de entrada hay que aclarar que no estamos ante una moto con componentes de altísima calidad ni con un motor último modelo. Ahora, eso sí, el motor es totalmente fiable, y eso está más que demostrado. Y es que resulta que su motor está basado en el de una Kawasaki Ninja 900 de los años noventa, lo que en un primer momento puede parecernos excesivo. Pero nada más lejos de la realidad, ya que así podremos disfrutar de uno con auténticas garantías, además de poder disfrutar de un clásico tetracilíndrico en línea con cuatro válvulas por cilindro, lo que unido a la cilindrada de exactamente 748cc, la hacen una moto muy elástica, como ya os comentaba antes con el par motor, y tremendamente potente, con los 110 CV comentados a 11.000 rpm.

Otra prueba más de que no estamos ante un último modelo, nos lo descubre su chasis y el basculante, que no son de aluminio, si no de acero. En cualquier caso, son también tremendamente fiables y resitentes. En cuanto a las suspensiones, son bastante normalitas, pero no olvidemos en ningún momento que estamos hablando del año 2003, y nos encontramos la delantera de horquilla telescópica invertida de 41 mm y la trasera Uni-Trak con ajuste de la amortiguación y regulación de la precarga. En cuanto a los frenos, más de lo mismo, normalidad, con doble disco lobulado semiflotante de 300 mm con pinzas de doble pistón delante, y 220 mm con pinza de un sólo pistón detrás.

Detallitos que no se te pueden escapar

Kawasaki Z750

De cara a comprarte una moto de segunda mano, lo más indicado es que acudas a la biblia que nos regaló Albi, sea el que sea el modelo y el tipo de moto que buscas, pero obviamente sí hay algunos puntos con los que hay que tener cuidado en la Kawasaki Z750. Así, el más destacable y el que tendrás que tener en cuenta en todo momento, es que este modelo ha sido el elegido por muchos para iniciarse en el mundo de las motos gordas. Eso tiene su lado bueno y su lado malo. Por el bueno es que seguro que la han tratado como una reina, y puede que no lo hayan llevado al límite o exprimido demasiado. Pero claro, esa misma novedad hace que quizás su mantenimiento no haya sido el más adecuado al escapárse algún que otro detallito en su atención mecánica.

Sí hay que tener cuidado también con el kilometraje que tenga. Y es que me ha sorprendido bastante que la mayoría de las que he visto en el mercado de segunda mano cuentan con muy pocos kilómetros, y estamos hablando de una moto que tiene sus añitos. En cualquier caso, como el comprador vas a ser tú, de entrada desconfía siempre de los kilómetros que marque, y comprueba tú mismo que el desgaste en zonas como las gomas de las estriberas coincidan mínimamente con lo que hemos visto en el cuentakilómetros.

Pero en cualquier caso, tranquilos, ya que si esta es vuestra elección, hay una oferta amplísima, por lo que ante todo, mucha calma. Tranquilidad y a buscar a vuestra compañera perfecta, que seguro que anda por ahí escondida. Por menos de 4.000 euros podemos encontrar muchísimas opciones, y en algunos casos con algún que otro extra apetecible. Lo dicho, paciencia y cuando la tengas, a disfrutar de una auténtica moto que hará que no te sientas incómodo en ningún terrreno. La Kawasaki Z750 está hecha sin duda para hacerte disfrutar, no lo dudes.

Fotos | Kawasaki
En Moto22 | ¿Qué moto me compro?, Guía de compra de motos usadas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos