Compartir
Publicidad

Prueba Triumph Street Triple (1)

Prueba Triumph Street Triple (1)
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Siguiendo con la colaboración y el excelente trato que nos da Pro Europa Motor, el importador de la marca Inglesa en España, hemos probado la moto novedad para este año, la Triumph Street Triple. Hermana pequeña de la ya conocida Speed Triple, pero como suele pasar con los hermanos pequeños, esta les ha salido respondona. Actualmente en el mercado hay muchas opciones de motos naked, mas o menos potentes y con mas o menos cilindros, pero después de haberla probado tengo la seguridad que no hay ninguna con el carácter de esta Triumph.

En un principio puede parecernos extraña la configuración del motor de tres cilindros en línea, pero os puedo asegurar que los ingenieros que han diseñado este motor sabían lo que se hacían a la hora de elegir la configuración. El pequeño y compacto motor de 675 cc desarrolla 108 CV a 11600 rpm, aunque os puedo garantizar que no hace falta llegar tan lejos para disfrutar de un motor tan brillante como este. Ni se echan en falta los 20 CV mas que desarrolla en su hermana Daytona 675.

A medio régimen ya estás en velocidades ilegales en las autovías españolas, pero si le retuerces la oreja, sin necesidad de bajar una marcha ni de hacer nada mas, el rugido que oyes por la parte delantera y la sensación de aceleración que viene a continuación es lo mas parecido a la USS Enterprise de Star Trek cuando pasa a hipervelocidad que puedes encontrar en una moto de calle. Y todo esto con el consumo de un mechero, ya que en toda la prueba la media se mantuvo en 5,2 l/100 Km.

Nada mas recoger la moto en el concesionario me fui a dar una vuelta con ella por la M-40 en Madrid, ya que esta moto no me la iba a traer a casa, la base de operaciones la situé en Alcorcón, en casa de Esteban, con lo que los primeros kilómetros en serio fueron por las carreteras de circunvalación de Madrid.

Menudo susto me di al mirar por el retrovisor y darme cuenta de que lo que estaba viendo era el techo de un Lamborghini Murciélago blanco que me pedía paso. Lo que no sabia el conductor del Lambo es que yo me apartaba para darle paso y meterme inmediatamente a su rebufo. Menuda subida de adrenalina rodar escasos 2 Km detrás de un coche de ese tipo, menos mal que él se salió en el primer desvío, porque si no habríamos sido carne de radar en muy poco espacio de tiempo.

Mañana os seguiré contando mas detalles.

Web oficial | Triumph España

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos