Compartir
Publicidad
Probamos la Bultaco Albero, una opción de movilidad sostenible y divertida con o sin carnet
Motos eléctricas

Probamos la Bultaco Albero, una opción de movilidad sostenible y divertida con o sin carnet

Publicidad
Publicidad

Después de la experiencia de la Brinco, en la marca española han querido dar un nuevo paso en su concepto de movilidad sostenible y la Bultaco Albero es la respuesta. Como bien decíamos cuando probamos la Brinco, no es ni una moto ni una bici, es una moto-bike.

Después de tener ya controlado el entorno salvaje, los responsables de Bultaco han decidido ir a por un entorno más salvaje si cabe, la ciudad. Desplazarse a través de los núcleos urbanos es una necesidad para muchas personas, pero la Albero no está diseñada para ti si únicamente quieres llegar de un punto a otro sin pensar en divertirte por el camino.

Movilidad sí, diversión también

Bultaco Albero Por sus características, la Bultaco Albero sí debe estar matriculada para poder circular por vías públicas.
Bultaco Albero 01

Desde luego, la Bultaco Albero no es una moto eléctrica enfocada a las personas que ven un punto de partida y otro de llegada sin más en sus desplazamientos. El primero de los motivos que excluyen a ese tipo de usuarios es el precio, que es de 5.800 euros. El segundo motivo es que la Albero ha sido diseñada pensando en hacerte disfrutar de cada metro del recorrido. Moverse mientras te diviertes es la meta a la hora de utilizar la última creación de la marca española.

En Bultaco han querido centrarse en un nicho de mercado reducido, el de la gente que busca un extra y no se queda sólo en el precio. Todo en su diseño está pensado para ofrecer más en busca de hacer que merezca la pena gastarse ese dinero para desplazarse por la ciudad. Desde su conducción hasta sus componentes y acabados, pasando por un estilo muy marcado que pretende dar ese toque de exclusividad al que va sobre ella.

Bultaco Albero 12

En el plano técnico, la Bultaco Albero está cuidada hasta el último detalle. Lo más llamativo a simple vista es un chasis que muchas motos urbanas querrían tener. No se trata de un cuadro de bicicleta, se trata de un chasis de aluminio con una viga central a la que se ancla un basculante del mismo material que aportan mucha estabilidad cuando aumenta la velocidad. Ambos están ensayados y testados para soportar al menos 500.000 kilómetros.

Si nos fijamos en las suspensiones, la Albero tampoco se queda atrás. En el tren delantero cuenta con una horquilla hidráulica regulable de 130 mm de recorrido. El amortiguador trasero, que también es regulable, tiene 150 mm de carrera. En el apartado frenos, dos bombas hidráulicas Magura actúan sobre pinzas de 4 y dos pistones en el tren delantero y trasero respectivamente que muerden discos de 203 mm en ambos ejes.

Bultaco Albero 04

Pero donde la Albero tiene su mayor encanto es en el sistema de propulsión. Por si alguien todavía no lo conoce, la Bultaco tiene un motor eléctrico que se combina con la asistencia que el sistema de pedales de 9 velocidades aporta. Eso sí, siempre funcionan de manera independiente. Podemos avanzar gracias solo a nuestra fuerza o a la del motor eléctrico de 2kW. Aunque lo ideal es ir combinando ambas fuentes de potencia.

Con sus 60 Nm de par, el motor es alimentado por una batería cuyas celdas de ion Litio están fabricadas por Samsung y ensambladas en la propia fábrica que Bultaco tiene en Montmeló. Con una autonomía aproximada de 100 km, se recarga en poco más de 3 horas en cualquier toma de corriente normal a la que se debe conectar el cargador.

Bultaco Albero 14

Para controlar la entrega de potencia de este motor, la Albero cuenta con tres modos distintos de conducción. Por un lado tenemos el ECO, que reduce la potencia a 0,8 kW y vuelve la entrega mucho más suave. El Tour da unas prestaciones medias más que suficientes, mientras que si queremos exprimir al máximo el motor debemos seleccionar el modo Sport.

Contamos también con un control de crucero al igual que el que llevan muchas motos de producción. De este modo, podemos fijar la cantidad de potencia que queramos en cada momento sin necesidad de continuar acelerando. Por último, cuenta con un sistema que desconecta automáticamente el empuje del motor en cuanto toquemos cualquiera de las dos manetas de freno.

Nos subimos a la Albero para probarla en profundidad

Bultaco Albero 09

Para poder descubrir sin complejos el ADN de la Albero, lo mejor que puedes hacer es subirte a ella. En Bultaco lo tienen muy claro, ya que es ahí cuando los prejuicios que se pueden tener frente a una moto de este estilo se desvanecen. Para ponerla en marcha, basta con pasar la pulsera magnética por el cuadro de mando.

Hay que reconocer que la sensación en los 5 primeros minutos es extraña. Llevamos muchos años acostumbrados a un estilo de conducción distinto ya sea sobre una moto o sobre una bicicleta. En este caso, la combinación de los dos es necesaria y de ahí que necesitemos unos minutos para resetear la mente y acostumbrarnos un poco.

Bultaco Albero 03

A partir de ahí es cuando se empieza a disfrutar del concepto moto-bike. Tras hacer uso de la Albero un par de kilómetros la adaptación es muy sencilla y la diversión comienza a aparecer. Ir combinando el cambio de marchas integrado en el puño izquierdo con el ritmo de pedaleo y el uso del acelerador en el puño derecho tiene su misterio, pero también tiene su gracia.

Cogida la idea, las calles malagueñas se convirtieron en un patio de recreo enorme. Lo cierto es que en una ciudad grande te encuentras situaciones de todo tipo y en todas ellas, la Albero puede salir muy airosa.

Prestaciones sorprendentes a nivel motor y chasis

Bultaco Albero 18

Tal vez uno de los puntos que más sorprende es la gran aceleración que tiene desde parado. Si ponemos el modo Sport y salimos de los semáforos pedaleando con energía, tanto coches como scooters de baja cilindrada se quedarán por detrás en los primeros metros. Tanto es así que es realmente rápida en alcanzar los 50 km/h, una velocidad más que suficiente para poder manejarse entre el tráfico sin que haya peligro y sin ser un obstáculo para el resto.

Resulta también impactante el par del motor eléctrico cuando se trata de afrontar subidas. Basta con engranar una marcha larga, acelerar a fondo y dejar que la Albero haga el resto. Subir rampas con bastante inclinación y que la velocidad no baje de 45 km/h y sobre todo, dando pedales sin sensación ninguna de esfuerzo, es algo que nadie se espera.

Bultaco Albero 05

Pero claro, todo lo que sube tarde o temprano tiene que bajar y este caso no fue la excepción. Para subir, el motor es el protagonista. Para bajar, lo son el chasis, las ruedas y los frenos. El chasis a alta velocidad mantiene un comportamiento muy estable, que se ve reforzado por los neumáticos de 24 pulgadas y anchura más que suficiente. El aplomo y la facilidad de hacer curvas yendo rápido es destacable, ya que en ningún momento se tiene la sensación de inestabilidad o movimientos extraños. Los frenos también se comportaron de manera satisfactoria.

Eso sí, todo el que se mueva por una ciudad sabe que igual que hay tramos rápidos, hay zonas donde es necesario callejear por carriles estrechos y con mucho tráfico. Y ahí es donde la Albero acaba de romperte los esquemas. Se podría pensar que con sus 42 kg de peso puede ser torpe en estas situaciones, sin embargo la realidad es muy distinta.

Bultaco Albero 15

Recorrer el centro de Málaga plagado de coches y calles estrechas fue una buena prueba para comprobarlo. Para salir airoso no hay que hacer mucho. Basta con seleccionar el modo Eco para tener una respuesta muy dosificable del motor y todo lo demás viene sólo. Cruzar la Calle Larios abarrotada de gente a muy baja velocidad sin tener ni el más mínimo problema ni tener que poner ni un pie en el suelo se convirtió en la mejor confirmación posible.

Eso sí, aunque la Albero parezca un juguete y haga que te diviertas mucho sobre ella, en realidad no lo es. Hay que tener cuidado con ella, porque aunque sea silenciosa puede hacer bastante ruido… sobre todo si damos con ella y con nuestro cuerpo en el suelo. Llega un momento en el que te da una falsa sensación de que todo flota, pero la realidad es que se llega a coger bastante velocidad y cuando eso pasa, todo puede torcerse rápidamente también.

Bultaco Albero 08

Para evitar sustos, y creed cuando os decimos que es un susto que puedes llevarte muy fácil, en Bultaco han equipado la Albero con un botón que desconecta el acelerador. Cada vez que vayamos a parar, lo ideal es pulsarlo. Es realmente fácil tocar el acelerador sin querer y ver como la moto sale andando sola, estemos nosotros sobre ella o no. De esta manera, nos evitaremos ver como montura y jinete van para sitios diferentes al mismo tiempo.

A pesar de que al principio la posición era correcta, si es perceptible una sobrecarga a lo largo del día si permanecemos sobre ella durante mucho tiempo. La posición típica de una bicicleta, con el cuerpo alto y el manillar bajo combinada con el uso constante del acelerador puede llevarnos a sentir el brazo derecho cargado al final del día, al igual que la espalda sobre todo si tenemos algún tipo de molestia previa.

Bultaco Albero 02

La Albero cuenta con dos versiones. Una es la 4.5, matriculable que entra en la categoría de los ciclomotores y con la que tendremos que tener seguro y carnet de ciclomotor o de coche y llevar casco homologado para moto. La otra, la 2.5, no requiere ninguna de ellas pero está limitada a 25 km/h, por lo que es una buena opción para aquellos que quieran ahorrarse seguros y el carnet.

En cualquier caso, la sensación que nos deja un día intensivo sobre la Albero es la de habérnoslo pasado bien y la de haber tenido entre manos un juguete que en realidad es mucho más que eso. Es una forma de que no cuente únicamente la meta dándole mucho peso al camino hasta llegar a ella.

Valoración - Bultaco Albero

8.25

Motor9
Vibraciones10
Cambio7
Estabilidad9
Agilidad10
Suspensión delantera7
Suspensión trasera8
Freno delantero7
Freno trasero8
Comodidad piloto6
Comodidad pasajeroN/A
ConsumoN/A
Acabados9
Estética9

A favor

  • Motor sorprendente
  • Gran agilidad
  • Modos de conducción
  • Diversión

En contra

  • Precio elevado
  • Espejo poco útil
  • Falta de intermitentes

Bultaco Albero 2018 - Ficha técnica

Motor
Tipo Eléctrico
Potencia 2 kW
Electrónica Tres modos de conducción (Sport, Tour, Eco)
Batería De iones de lítio, extraíble de 8 kg. Capacidad de 1,3kWh
Autonomía Hasta 100 km en modo Eco
Tiempo de recarga 3 horas para el 95%
Transmisión 9 Velocidades + Overdrive
Parte ciclo
Chasis Monoviga y Basculante en Aluminio
Suspensión delantera Horquilla Invertida Regulable. Recorrido de 130mm
Suspensión trasera Monoamortiguador regulable (compresión, extensión y precarga) con depósito separado. Recorrido 150mm
Freno delantero Hidráulico - Disco Ø 203 mm, con pinza de 4 pistones
Freno trasero Hidráulico - Disco Ø 203 mm, con pinza de 2 pistones
Ruedas Delantera y Trasera. Llanta: 24" / Néumatico: 24x2,35" (Carretera)
Dimensiones y pesos
Longitud 1.894 mm
Distancia entre ejes 1.189mm
Altura asiento 1.114,2 - 1.011 mm
Altura del manillar 695 mm
Peso 42,26 kg
Precio 5.800 euros
Nota:

Los gastos para acudir a la presentación de la Bultaco Albero han sido asumidos por Bultaco. Para más información, consulte nuestra política de relaciones con empresas.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio