Publicidad

USA tampoco es el paraiso que todos pensamos

USA tampoco es el paraiso que todos pensamos
5 comentarios
HOY SE HABLA DE

Siempre hemos creído que USA es algo así como el paraíso de las transformaciones por las pocas leyes restrictoras que hay por todo el país. Pero resulta que existe la California Air Resources Board (literalmente Junta de Recursos de Aire de California), abreviadamente CARB. Que es un apéndice de la administración encargada de velar por la contaminación del aire en el estado. Si te preguntas qué tiene esto que ver con las motos, la respuesta rápida es que son los encargados de que se cumplan las emisiones homologadas en todos los vehículos. Si a esto le sumas que en USA son muy aficionados a cambiar los escapes originales por otros no homologados, ya tienes los ingredientes perfectos para que el paraíso no sea tal.

Lo que pasa es que la CARB, en vez de perseguir a los usuarios que cambian sus escapes con catalizador por otros sin catalizador, lo que hace es meterles unas multas millonarias a los fabricantes que ponen a la venta esos escapes más contaminantes. A Vance & Hines le enviaron en enero una "receta" de 500.000 dólares, mientras que Akrapovic ya pagó una multa similar en abril de este año.

El argumento de las marcas, concretamente el que expresa Tom Trobaugh que es el coordinador de la marca norteamericana de escapes, es que los escapes no se montan solos en las motos. Así que lo que debería hacer la CARB es perseguir a los usuarios del producto, no a los fabricantes. También dice que esto es como, si cuando alguien mata a una persona de un tiro, el que acabase en la cárcel fuera el fabricante el arma o de la munición. Por último dice que la CARB se centra en esos escapes que no van catalizados mientras no dice nada del ruido de esos mismos escapes, que al no ir catalizados también hacen más ruido que el homologado.

Sea como sea, de momento la CARB le ha puesto multas millonarias a Yamaha y Suzuki por vender motos de campo que no estaban homologadas. A BMW le han multado con casi cien mil dólares por vender una docena de motos de calle que todavía no estaban homologadas. Aunque lo más curioso es que la CARB sólo tiene jurisdicción en California, así que seguro que hay alguna manera legal de homologar los vehículos modificados en alguno de los estados limítrofes y saltarse estas restricciones. Porque, aunque esto pase en USA, sigue tratándose de una cuestión de poner dinero en la mesa para cumplir con las homologaciones.

Mal de muchos, consuelo de tontos, pero estas noticias te dejan un cierto regusto en la boca, porque demuestra que los legisladores absurdos no son patrimonio de ningún país, sino de toda la humanidad.

Vía | Cycle World Foto vía Flickr | Stuart Grout

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios