Compartir
Publicidad

Philippe Starck, diseñador (entre otras cosas) de Aprilia y Voxan

Philippe Starck, diseñador (entre otras cosas) de Aprilia y Voxan
Guardar
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Detrás de cada proyecto de moto hay un concepto, una idea y –desde luego– un objetivo comercial. Pero es el diseñador quien debe plasmar todo lo anterior bajo una forma atractiva, que determinará decisivamente el éxito o fracaso del modelo. Y digo todo esto, porque siempre he pensado que los diseñadores no reciben todos los “laureles” que deberían. Como bien apunta Luis Font en su post sobre Gerald Kiska, todos hemos oído hablar de Miguel Galluzzi, Massimo Tamburini o Pierre Terblanche , pero rara vez conocemos mucho más que su nombre.

Dentro de este mundo, Philippe Starck es un outsider, un diseñador capaz tanto de proyectar la X3 Aprilia (foto del post), como hoteles cinco estrellas, restaurantes, sillones, y hasta exprimidores u otros objetos económicos. Al contrario de los anteriores, el diseño de motocicletas no ha sido nunca su actividad principal sino más bien una aventura, etapas de su trabajo de las que no reniega, pero de las que no se siente especialmente orgulloso.

Además de ser usuario y amante de las motos –tiene 32– Starck es ese tipo de personas que vive, cuando no está viajando, en una cabaña sin agua ni luz, y lo más alejada posible de la civilización. Viste casi siempre de negro, y no suele frecuentar cócteles ni ir a comidas de celebrities. Genio para algunos, apenas un excéntrico para otros, este parisino nacido en enero de 1949, se hizo famoso cuando el ex presidente francés François Mitterand lo llamó para remodelar el Palacio del Elíseo.

1992 Scooter lama (prototipo)

Anécdotas aparte, lo importante es que algunos de sus modelos llegaron a la producción. Sin embargo, el Scooter Lama de 1992 –primer prototipo que realizó para Aprilia– jamás llegó a la cadena de montaje:

Que me llamaran para diseñar un scooter fue un sueño para mi. Pero vi inmediatamente un problema porque hoy en día, el cien por ciento de los vehículos tienen “sexualidad masculina”, más que eso: son estúpidamente machistas. El ciclomotor debe ser un objeto práctico, guapo y muy cómodo, y no centrarse en una sexualidad en plan “Mira, tengo un pene más grande que el tuyo. Quizás la apariencia de macho sea interesante si queremos pelear con dinosaurios, pero para sobrevivir se necesita inteligencia, no sólo poder y agresión. Intenté trabajar sobre la idea de que la inteligencia moderna significa intuición, y es femenina”.

El Scooter Lama era funcional, y muy vistoso. Su exterior era de plástico reciclable, y llevaba un motor de dos tiempos. Todavía en algunos foros se encuentra gente que opina que hubiera sido un éxito. Otros en cambio, opinan despectivamente pidiendo a Starck que se dedique mejor a hacer lámparas y minipimers.

Aprilia moto 6.5

La Aprilia 6 de 1995 es una moto que me encanta, estéticamente hablando, ya que no he tenido el placer de conducirla. Sobre ella, el francés ha dicho:

Es una moto sin duda masculina, aunque no tanto como la mayoría del dominan el mercado. Pero el verdadero problema no es el “sexo” de la moto, sino el marketing. Es en la comercialización en la que se vende “una persona falsa”: “Compra una Harley y serás un motero” o “Compra la Paris Dakar y serás Thierry Sabine”; y yo creo que es terrible comprar una personalidad, y especialmente terrible con una moto que es algo inteligente y minimalista. Mi diseño en cambio dice: “con esto, tú eres tú mismo, no un falso ángel del infierno”.

Tanque de la 6/5

No puedo cerrar este post, sin mencionar (y dejar una galería de) su última aventura, en este caso para la marca francesa Voxan. Se trata de la Voxan Starck Cafe Racer Super Naked, muy vista en fotos –se presentó hace más de un año– pero nada en la vía pública (o soy yo que no he tenido suerte).

Voxan

Realmente, su aporte al mundo del motor ha sido reducido, pero lo suficiente para dedicarle un post (sí, sé que otros lo merecen más, y ya vendrán). A fin de cuentas, para gustos, colores. Ahora mismo algunos pensarán que es una pena que no diseñe motos más seguido, y otros que lo suyo es dedicarse a otra cosa. Yo estoy en el primer grupo. Quien sabe, en cualquier momento nos sorprenda con un nuevo proyecto.

Philippe Starck

Vía | Philippe-starck.com

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos