Compartir
Publicidad

Akrapovic entra en el mercado de las motos custom por todo lo alto con la Akrapovic Morsus

Akrapovic entra en el mercado de las motos custom por todo lo alto con la Akrapovic Morsus
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Renovarse o morir, no hay más remedio. Y para un gigante en la construcción de sistema de escapes como es Akrapovic, sólo la primera opción es la válida. Por ello, ha decidido diversificar su oferta de productos y entrar de lleno en el mercado de las custom, concretamente en las motocicletas de la marca Harley Davidson.

¿Y qué haríais vosotros para enseñar al público lo que sois capaces de hacer? ¿Cogeríais una Harley Davidson, fabricaríais un escape para ella y la mostraríais en una exposición? Bueno, si, podría ser. Pero para Akrapovic no es suficiente así que prefirieron hacer una moto entera. De esta forma nace la Akrapovic Morsus. Hasta el nombre suena gordo.

Akrapovic Morsus

Morsus significa aguijón en turco, y a buen seguro que a más de un preparador especializado le habrán entrado picores al verla en directo. La Akrapovic Morsus ha sido fabricada por los socios eslovenos Dreamachine Motorcycles manteniendo todas las señas de identidad de la marca, tanto en materiales (titanio, acero inoxidable, cromo e incluso fibra de carbono) como en la forma general de la moto, que en palabras de Neil Morley, Director de Marketing, recuerda perfectamente al escorpión de Akrapovic.

Contemos algunas características de la Akrapovic Morsus. Para empezar, el chasis ha sido completamente construido a medida y se trata de un doble cuna que tiene la particularidad de que la parte inferior no se une con la pipa de la dirección sino que queda cortada debajo del motor.

Precisamente el propulsor cobra casi todo el protagonista en la moto. Es un S&S (similar a un Harley Davidson) de 1852 cc (o 113 pulgadas cúbicas que dirían los americanos) capaz de desarrollar unos 114 caballos. Asociado a él encontramos una caja de cambios de seis velocidades Ecoline con embrague hidráulico y transmisión primaria por correa abierta Zodiac anchísima, de tres pulgadas, con plato de apoyo.

Akrapovic Morsus

Las ruedas son enormes. Y cuando digo enormes digo monstruosas ya que su diámetro es de 26 pulgadas. Encima lenticulares, lo que las hace todavía más bestias. Menos mal que los neumáticos tienen un perfil muy bajo. Delante monta una horquilla Showa radial mientras que detrá no hay suspensión, es un basculante rígido invertido. Para que no se nos caigan los empastes, el asiento, que forma una única pieza con el depósito, lleva un amortiguador de aire de la marca Fox.

Lógicamente la tapa del filtro de aire, el filtro propiamente dicho y el escape han sido tocados por las manos mágicas de Akrapovic. Están realizados en fibra de carbono y titanio respectivamente. Precisamente este último material también da color a la moto.

Y lo más llamativo es que la Akrapovic Morsus es completamente funcional, no uno de esos modelos que a veces vemos por ahí expuestos y que parece que se vayan a romper con tan solo mirarlo.

Vía | Dream Machine Fotos | Asphalt & Rubber

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos