Compartir
Publicidad

Frontier 111. O cómo convertir una Indian Springfield en una preciosa bagger

Frontier 111. O cómo convertir una Indian Springfield en una preciosa bagger
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A Indian le faltaba una bagger auténtica, así que se han puesto en contacto con Len Edmondson, de Azzkikr Custom Baggers, para convertir una tradicional Indian Springfield en una preciosidad llamada Frontier 111.

Esta es la primera Indian preparada oficialmente de una manera tan radical, y no sólo como una showbike sino como una moto completamente funcional. Con mucho cariño y una profunda atención al detalle han conseguido conjugar las líneas clásicas con una imagen moderna y artítica.

Una vuelta de tuerca bagger para la Springield

Frontier 111 16

La Frontier 111 está hecha a mano por Azzkikr Custom Baggers en estrecha colaboración con Indian Motorcycles

"Hemos estado trabajando para ser la vanguardia del movimiento bagger desde hace años, pero no es habitual que se te presente una marca como Indian para que les fabriques una," comentaba Len Edmonson. "Desde el primer día hemos querido hacer algo que se relacionase con la moda de la rueda delantera grande pero sin alejarnos del estilo y la herencia de Indian."

Desde el faro delantero hasta la punta del guardabarros trasero todo ha sido hecho a mano en la Frontier 111. La suspensión delantera alternativa es de tipo Springer con balletas en vez de muelle para sujetar una enorme llanta delantera de 26 pulgadas calzada con un neumático Metzeler. El buje delantero simulado está hecho a mano también y oculta en su interior un sistema de doble disco de freno.

Frontier 111 31

Los detalles están cuidados hasta la saciedad para dejar una línea limpia que une lo moderno y lo clásico a partes iguales

El depósito de combustible ha sido modificado para acoger los indicadores originales sobre una plancha de metal pulido que ofrece un aspecto mucho más clásico, igual que el asiento de cuero cosido a mano. Toda la línea visual nos va llevando los ojos hacia la parte trasera hasta encontrarnos con unas maletas bajas, paneles laterales y guardabarros que se integran como si fueran una sola pieza. Todo hecho handmade.

Las maletas son desmontables y completamente funcionales gracias a una tapa de apertura mecánica, y junto a toda la carrocería de la zona trasera esconden la rueda trasera en medida original de 16 pulgadas suspendida por un amortiguador de aire regulable en altura, así esta Frontier 111 puede ir bien pegada al suelo o ser conducida con normalidad.

La palanca de cambio se ha sustituido por una de tipo suicida para operar con la mano izquierda en el lateral del depósito, los mandos no tienen cables a la vista y el escape 2 en 1 ultra corto sale por el lado derecho. Toda para contribuir a la limpieza visual.

Frontier 111 33

La pintura bitono roja y negra con partículas doradas se combina con ribetes blancos y el flanco de la rueda delantera. El esquema de colores está muy trabajado y sólo el escape salta a la vista con su acabado cromado. El resto de piezas están terminadas en negro o en metal cepillado.

"Todo ha sido manufacturado en nuestro taller sobre el chasis de una Springfield original, así que no ha habido que hacer ninguna modificación de ingeniería," seguía Edmondson. "En otras palabras, si queremos mandar piezas a alguien que tenga una Springfield y quiera reproducir la Frontier 111 sólo tiene que juntar las piezas con los mismos tornillos. Esto es lo que hace esta moto algo especial."

"La Indian Springfiel es una custom rutera hecha para ser conducida. Fabricar una custom extrema sobre el chasis de serie significa que la Frontier 111 mantiene el espíritu de la moto original. Len y su equipo han hecho un trabajo alucinante," comentaba Reid Wilson (Director de Marketing de Indian Motorcycle).

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio