Compartir
Publicidad

El carril bus accesible para las motos en Londres

El carril bus accesible para las motos en Londres
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace unos días os expliqué la visita al mítico bar Ace Cafe aprovechando una reciente visita a Londres. En ese mismo viaje a Londres me sorprendió un anuncio en una estación de metro en el que se anunciaba que estaban en período de prueba para aprobar el uso de las motos en el carril bus. De entrada, uno no está acostumbrado a que que una medida de este tipo se anuncie en el metro. Busqué más de información sobre el tema y resultó ser una buena muestra sobre como afrontar los retos que plantea la convivencia de medios para la movilidad urbana.

El uso de los carriles bus por parte de las motos es una larga reivindicación del colectivo motorista en la capital inglesa. Finalmente, durante el año 2008 se hizo una recogida de firmas para pedirlo y se entregaron casi 4.000 firmas a la Alcaldía (hay que tener en cuenta que el número de motos en Inglaterra es menor que en nuestro entorno). Tras un tiempo de estudio, el Ayuntamiento de la ciudad llegó a la conclusión de que no había motivos para seguirse negando y que la medida podía tener aspectos positivos.

El 5 de enero de 2009 (vamos, que casi fue un regalo de Reyes) arrancó el experimento piloto mediante el cual se habilitaron parte de los carriles bus de la ciudad para el paso de motos durante un tiempo, transcurrido el cual se pueda hacer una evaluación y decidir si la medida se aprueba definitivamente y se extiende al resto de la ciudad. El período de prueba establecido es de 18 meses por lo que antes del próximo verano se tendrá una respuesta definitiva. El período de prueba es público para que lo conozcan los motoristas y el resto de usuarios, de modo que todo el mundo pueda hacer alegaciones. Estaremos atentos para saber la decisión final al respecto. Si tenéis curiosidad, os animo a consultar el documento en pdf de 7 páginas con todo lujo de detalles sobre el ensayo, la manera de opinar y como se tomará la decisión.

motorcycles-in-bus-lanes.jpg

En España la situación es desigual. Desconozco la situación en muchas ciudades, pero puedo hacer una comparativa básica de la situación en Madrid y Barcelona. En un viaje en moto a Madrid el año pasado me sorprendió positivamente que está permitida la circulación por el carril bus. Desafortunadamente, en muchos tramos el carril bus en Madrid se encuentra separado del resto de la calzado por unas piezas de plástico que evitan las invasiones de coches al carril, pero resta flexibilidad al uso del mismo ya que impide salir de él cuando el autobús llega a una parada, y quedas atrapado tras él. No obstante, con un poco de práctica aprendes a anticipar esas situaciones y es útil para las miles de motos que lo usan cada día. En este aspecto, hay que felicitar al Ayuntamiento madrileño por su consideración a la moto.

En cambio, en Barcelona, esta vieja reivindicación de las motos de poder circular legalmente por los carriles bus no se ha conseguido. Lo cual no quiere decir que no se haga: el número de motos en Barcelona es elevado y la circulación por el carril bus es frecuente, que no se encuentra segregado del resto de la calzada. De hecho, se podría decir que está tolerado por la Guardia Urbana (la policía local de Barcelona) que normalmente no sanciona los vehículos. Pero resulta que "tolerada" es una situación jurídica indefinida. Viene a ser algo así como "lo puedes hacer mientras me de la gana". Por ejemplo, durante años ha habido un guardia urbano que en Balmes/Travesera de Gràcia no lo toleraba y cada mañana tenía un buen número de motos paradas para sancionarlas. Hace tiempo que no lo veo.

Recientemente el Ayuntamiento de Barcelona ha generalizado en el centro las Áreas de Salida Avanzada para motos en los semáforos y se ha cuidado de dibujarlas únicamente en los carriles ordinarios pero no en los carriles bus, recordando pues la normativa de que estos carriles no están abiertos para el uso de las motos. Y de que no deben tener muchas intenciones de cambiarlo. Permitir el paso por el carril bus se trata de una medida sencilla que mejora la seguridad de los motoristas al no estar mezclados con el resto de vehículos y mejora el aprovechamiento del espacio urbano con un coste mínimo (solamente los cambios en la señalización). Todo ello, sin perjudicar a los autobuses y taxis ya que las motos no provocan colas adicionales en el carril y en la arrancada en los semáforos son más ágiles.

En definitiva, la prohibición de que las motos circulen por el carril bus en Barcelona se me antoja una medida arbitraria incomprensible, especialmente al existir la experiencia de otras ciudades que lo han implementado con éxito. Esperemos que el consistorio barcelonés reflexione sobre el tema y nos de una sorpresa positiva en este tema, aunque sea como en Londres, con un período de pruebas para evaluar los efectos en el tráfico.

Más información | Transport in London: Motorcycles in bus lanes

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio