Compartir
Publicidad
Publicidad

Harley Davidson 7D, hace cien años que revolucionó el mercado

Harley Davidson 7D, hace cien años que revolucionó el mercado
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Harley Davidson no es una marca que destaque por la innovación en sus mecánicas, ni por realizar modelos arriesgados o futuristas. Pero a lo largo de su ya dilatada historia ha vivido algunos momentos en los que se han puesto a la vanguardia del mundo de la moto. Quizá el primero de estos momentos fue hace cien años, en 1911, cuando Harley Davidson puso a la venta la primera moto de su catálogo con un motor bicilíndrico en uve. Aunque ya había hecho algún experimento con motores de esa configuración en 1909, su poca potencia y escasa fiabilidad les llevó a guardar el diseño en el baúl hasta 1911. Este diseño de 1911 se siguió utilizando hasta 1929, conviviendo con el motor Harley Davidson Flat Head de válvulas laterales.

La novedad que utilizó la marca en el motor de la Harley Davidson 7D fue la admisión por válvulas accionadas mecánicamente. Ya que hasta la fecha la admisión se realizaba mediante válvulas atmosféricas. Esto significa que la depresión que genera el pistón al iniciar su carrera hacia la parte inferior del cilindro era la que abría la válvula de admisión y dejaba entrar la mezcla de aire/combustible para llenar el cilindro. Ese sistema se había heredado de los motores de aviación, que en la época eran lo más puntero en lo que a diseño se refería.

Pero como las motocicletas empezaban a escalar en sus prestaciones era necesario que los motores girasen a mayores regímenes, con lo que era imprescindible controlar de una manera más precisa la admisión. El "nuevo" motor de Harley Davidson rondaba los 803 cc y entregaba aproximadamente 6,5 CV a un régimen desconocido. Así conseguían propulsar la moto a unos escandalosos 97 km/h. Pero las mejoras del motor no acababan ahí, ya que también contaba con un sistema de engrase por goteo, controlado mediante una válvula de aguja que dejaba caer gotas de aceite poco a poco en los puntos necesarios. Aunque sin duda su mejora más espectacular consistió en el diseño del tubo de escape, que le valió el sobrenombre de Silent Gray Fellow (literalmente el silencioso compañero gris) por el poco ruido que hacía en comparación con otras motos del momento.

El chasis de la Harley Davidson 7D era el habitual de la época, derivado de las bicicletas, con una horquilla con muelles delante y rígido detrás. Para no torturar demasiado al piloto este se sentaba sobre un sillín con muelles. En su contra la moto utilizaba un sistema de transmisión por correa de cuero que ya estaba obsoleto cuando salió al mercado. Más que nada porque su competencia utilizaba transmisión por cadena desde hacía unos años. El embrague no existía como tal, para iniciar la marcha se utilizaba un tensor de polea que tensaba la correa y se ayudaba de unos pedales de bicicleta.

El precio de esta maravilla de hace cien años era de 300 dólares, y a pesar de este precio Harley Davidson conserva documentación que asegura que se fabricaron 5625 unidades del modelo. El precio actual de la moto rondaría los 7000 dólares, pero si encuentras una de estas motos por ahí seguramente su precio sea de varios cientos de miles, ya que solo se conservan seis ejemplares conocidos.

Hay que ver lo que han dado de si cien años de evolución en el mundo de la moto.

Datos vía | El arte de la motocicleta (Guggenheim) y Wikipedia Foto vía | Wikimedia Commons Harley Davidson 7D 1911 a la derecha, 1915 Iver Johnson Model 15-7 a la izquierda.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos