Compartir
Publicidad
Publicidad

Cushman Eagle de 1951, el eslabón perdido de los Scooter

Cushman Eagle de 1951, el eslabón perdido de los Scooter
Guardar
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¿Habéis intentado alguna ver hacer una foto en plan clásico? Yo si, y he de reconocer que los resultados en alguna ocasión ha sido mejor que el que veis en la foto de cabecera. Más que nada porque si te fijas la chica está vestida de época, el Scooter es un Chusman Eagle de 1951, delante de él hay otro de estos artefactos de rueda pequeña bastante oxidado, el coche del fondo encaja en la época. Pero si miramos al fondo a la derecha de la foto podemos ver el morro de un enorme coche (no se si todo terreno o mono-volumen) que nos indica que la foto es actual, muy actual. ¡Con lo que habría ganado el tema con un poco más de cuidado a la hora de encuadrar!

Pero como aquí no estamos para hablar de fotografía, si no de motos, vamos a echarle un vistazo a la historia del Cushman Eagle, el eslabón perdido de los Scooter norteamericanos y que no tiene nada que ver ni con Vespa ni con Lambretta que son los Scooter que todos tenemos en mente cuando hablamos de modelos clásicos.

Dice la Wikipedia, que Cushman fue creada en 1903 y hasta 1936 se dedicaba a fabricar motores para el equipamiento de las granjas. Cosas tales como bombas de riego, cortadoras de cesped o incluso barcos. Pero en 1936 la empresa dio un giro a su producción y comenzó a fabricar Scooter. Esas motos de forma un tanto extraña y con ruedas pequeñas que pretendían ser un medio de locomoción asequible para todo el mundo. En su camino se cruzó la Segunda Guerra Mundial, aunque la empresa supo aprovechar el esfuerzo de guerra y fabricó versiones aerotransportadas de sus Scooter. Al estilo de la Welbike británica los Cushman fueron lanzados junto a los paracaidistas del ejército norteamericano a lo ancho y largo de todo el mundo. Incluso se fabricaron versiones para transportar el correo en las bases militares.

Cushman Scooter

El modelo más popular fue el Cushman Eagle, que estuvo en producción nada menos que 16 años. Un scooter que recordaba mucho a una moto pero a pequeña escala, con su depósito de forma de gota y todo. Pero en su corazón escondía una mecánica rudimentaria que era el secreto de su éxito. El motor de cuatro tiempos con válvulas laterales contaba con una caja de cambios de dos velocidades y un embrague centrífugo. El cambio se accionaba desde una palanca en al lateral y el freno trasero se accionaba con el pie. Como se trataba de un Scooter completamente utilitario carecía de freno delantero, a pesar de que algunos modelos alcanzaron los 250 cc de cilindrada. Lo de parar no parece entrar en la lista de prioridades. Igual que el tema de la comodidad, ya que hasta los últimos modelos fabricados en los años cincuenta no se incorporó ningún tipo de suspensión. Total si una Harley Davidson con tu tonelaje no las necesitaba para que las quería algo tan pequeño.

Pero la mayor curiosidad la encontramos en el puño del gas, que se acciona en sentido contrario al habitual. Así para hacer andar al Cushman Eagle tenias que retorcer el gas en la dirección de la marcha, no en contra como en todas las demás motos. Otro detalle que llama la atención es la singular forma de cubrir el motor, prácticamente oculto tras una carcasa en un lateral y al descubierto por el otro lado, con el escape sin proteger ni nada parecido.

En la actualidad estos Cushman se cotizan bastante bien, porque ya empiezan a ser rarezas incluso en USA que es el paraíso de las rarezas con motor. A continuación podéis ver un vídeo de un Cushman Eagle “Barrel Spring” de 1951. No es que sea el mejor vídeo del mundo, pero podemos apreciar bastante bien cómo se mueve uno de estos Scooter tan exóticos.

Como última curiosidad Cushman acabó vendiendo Vespa fabricadas en italia y reombradas para el mercado norteamericano. Pero su nombre se sigue asociando al Scooter primitivo con motor de cortadora de césped.

Vía | Scooterlounge
Vídeo vía | You Tube
Más información | Wikipedia (en inglés)
Foto vía | Wikimedia (autor Chuck Schultz)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos