Compartir
Publicidad

¿Merece la pena la RR en ciudad?

¿Merece la pena la RR en ciudad?
Guardar
7 Comentarios
Publicidad

Lo reconozco. Me confieso. Uso mi moto de segmento deportivo para moverme por ciudad entre el tráfico. Mi ratito de moto por las mañanas para ir al trabajo (y ahorrarme así el atasco), y el equivalente de vuelta por las noches son un pequeño lujo al que cuesta renunciar.

Pero no deja de ser un lujo: Consumo elevado, gasto de neumáticos, más kilometraje y más revisiones por ende, además de perjudicar la mecánica de la moto ya que los desplazamientos cortos hacen que no se alcance el régimen optimo más que brevemente. ¿Merece la pena?

Quizás la solución ideal sea tener un scooter o una moto de pequeña cilindrada para los desplazamientos metropolitanos, y así lo están haciendo muchos de mis conocidos moteros. A la comodidad de este tipo de motos hay que añadir su bajo coste de mantenimiento (comparado con una deportiva).

Por poner un ejemplo rápido: Supongamos que los desplazamientos diarios suman un total de 50Km al día, 4 días a la semana (por incluir un factor de corrección para días de lluvia, días que hay que coger necesariamente el coche), 48 semanas al año. Estaríamos hablando de un total de 48x4x50=9600Km (pongamos diez mil).

En una deportiva, eso significa al menos un cambio de neumático trasero, a lo que tendríamos que añadir medio neumático delantero (mas o menos). También serían unas dos revisiones...Mi cálculo personal para todos estos gastos serían unos 600 euros. Parece que justificaría algo más que el coste del seguro de un scooter, bastante más barato que el de la deportiva.

Pero además habría que tener en cuenta las diferencias de consumo. frente a los 8 a 10 litros que puede gastar una deportiva, un scooter típicamente podría gastar como mucho 6 litros a los cien. Esa diferencia de 4 litros cada cien kilómetros, a un euro el litro mas o menos, representa otros 400 euros de ventaja para la solución scooter. Y por último tendríamos que calcular el coste de depreciación de nuestra amada deportiva conforme acumula kilómetros, aunque este sería ya muy dificil de calcular.

En definitiva, los ahorros quizás no cubran del todo el coste de adquisición y mantenimiento del scooter, pero nos permitiría conservar la deportiva en mejor estado y mantener dos motos en vez de una por más o menos el mismo coste.

Y con todo...Yo prefiero seguir conduciendo mi moto. Y es que lo de las motos señores (desengañemosnos) tiene poco de lógica y mucho de pasión...

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos