BMW K 1300 S, la toma de contacto

Sigue a

La BMW K 1300 S aumenta su potencia de 167 a 175 caballos, y los entrega a mil revoluciones menos, en 9.250. El par también aumenta hasta situarse en 140 Nm a solo 8.250 revoluciones.

A simple vista los cambios más destacados están en la forma del carenado, que ahora es más estrecho y estilizado en la parte alta. También cambian en la parte de atrás las ópticas, que ahora son de leds y el protector del faro, que es transparente, dándole un aspecto más actual que en su antecesora.

SENSACIONES DE CONDUCCIÓN

Para la presentación de las nuevas K 1300, BMW nos había preparado un rutómetro de poco más de 200 kilómetros dónde se mezclaban todo tipo de carreteras, desde autovía a carreteras secundarias y alguna divertida zona de curvas de montaña.

La primera moto que cogí fue la K 1300 S, el modelo más deportivo de toda la gama. Los primeros 50 kilómetros del recorrido iban a ser por la M40 y luego la autovía A3. Tras adaptarme rápidamente a la postura y mandos de la K 1300 S, pronto empecé a disfrutar sobre ella.

El motor empuja mucho, muchñisimo en toda su franja de revoluciones. A pesar de ser un “cuatro en línea”, lo cierto es que da igual lo baja de revoluciones que llevemos la moto, le das gas en la marcha que sea y tienes respuesta.

Por encima de las 6.000 revoluciones, este empuje se hace realmente notable, y hay que agarrar con fuerza el manillar si no quieres salir literalmente despedido hacia atrás. Es a partir de ese régimen cuando el motor muestra todo su carácter, con una fuerza que pocas super deportivas del mercado tienen.

Rodando por autovía, a la mínima insinuación al puño derecho rodamos a velocidades muy superiores a las legales. Los 254 kilos que pesa el conjunto, unidos a unas suspensiones muy rígidas y a una buena protección aerodinámica, nos dan el aplomo que necesitamos en vías rápidas.

La nueva K 1300 S, tiene el carenado más estilizado que su antecesora, aunque a simple vista es difícil apreciar las diferencias. Sobre todo es en la parte de arriba y de la cúpula dónde se notan los cambios, ya que la nueva moto es 18 milímetros más estrecha en esa zona.

A pesar de la reducción de tamaño, la protección aerodinámica es buena y no es necesario ir demasiado agachado para que la cabeza no se vaya hacia atrás. La posición de conducción, aunque es bastante racing, no cansa para nada las muñecas, ya que los semi manillares se encuentran por encima de la tija de dirección.

En las curvas rápidas y amplias de la autovía, la K 1300 S se mostró muy estable en todo momento. Incluso a pesar del fuerte viento que hacía ese día en las afueras de Madrid, la K 1300 S mantenía la trayectoria que le habíamos marcado sin movimientos de ningún tipo.

Pronto, mucho más pronto de lo que pensaba, me tocó abandonar la autovía, siguiendo las indicaciones del navegador “BMW Zumo” que equipaban todas las motos (opcional). Este es de fácil lectura, y se encuentra situado encima del depósito, justo entre la tija de dirección y la boca de llenado.

Nunca había usado un navegador en moto, pero la verdad que me pareció bastante sencillo de utilizar, gracias a unos gráficos claros y muy visuales. El único problema es que había que levantar un poco la cabeza para poder leerlo sin separar demasiado la vista de la carretera, pero por lo demás me parece una opción muy recomendable para los que viajen mucho por zonas que no conocen. Además no ocurre como con otros aparatos táctiles, este lo puedes usar con los guantes puestos.

Llegaba entonces el momento de hacer un poquito de curvas más lentas que las de la autovía. La K 1300 S me sorprendió gratamente en este tipo de terrenos, ya que es muy fácil meterla en las curvas a pesar de que es una moto larga y bastante pesada.

A la salida de estas, ojo con el gas, porque el motor de cuatro cilindros no se anda con contemplaciones de ningún tipo. Es rabioso, y no debemos caer en el error de salir dando gas con una marcha menos de la necesaria, porque nos puede meter en problemas. Una opción bastante recomendable es el sistema de control de tracción, para evitar que los 175 caballos se desboquen contra nosotros.

Pasamos unas cuantas zonas de curvas rápidas enlazadas, dónde me pareció muy fácil mover la moto de una trayectoria a otra.

La carretera que une la A3 con Chinchón, una zona que muchos moteros de la capital conocerán, tiene además largas rectas, en las que era difícil contenerse y no dar rienda suelta a los 175 caballos de la K 1300 S. Así en alguna ocasión llegamos muy rápido a las zonas de curvas que seguían a las largas rectas, y ese era el momento de probar la eficacia de los frenos.

El tacto tanto de la maneta como del pedal es bueno, y la potencia de frenado es tan grande que basta un dedo para detener la moto a la entrada de las curvas, algo de agradecer en un modelo de “altos vuelos” como este. El ABS de serie es desconectable, pero he de decir que en ningún momento noté ni el más mínimo síntoma de intrusismo a pesar de que algunas de las frenadas, fueron bastante apuradas.

A pesar de que BMW sitúa por concepto y potencia esta como una competidora de la Suzuki Hayabusa, la CBR 1100 XX o la Kawasaki ZZR 1400, lo cierto es que la K 1300 S me pareció una moto mucho más manejable y divertida que estas tres competidoras, sobre todo en las zonas de curvas lentas dónde demostró que puede ofrecer momentos de diversión muy cercanos a los de una deportiva de media cilindrada.

La K 1300 S estará a la venta el día 5 de marzo, y su precio será de 18.100 euros. Los colores disponibles son un precioso gris metalizado que parece casi blanco, naranja o una combinación de negro, gris y rojo que realza su esbelta figura y le da un aspecto de lo más atractivo. Este precio incluye en el equipamiento, los puños calefactables y el ordenador de abordo.

Pronto llegamos a Chinchón, dónde después de un pequeño incidente con una patrulla de la Guardia Civil por las placas rojas de la matrícula, tocaba cambiar de moto. Las otras opciones eran la K 1300 R o la GT, pero tenía la sensación de que la más polivalente de todas ellas era la S, y no me equivocaba…

Más en Moto22 | Presentacion de las BMW K 1300 S, R y GT

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios