Esa moto que todos añoramos y que no fabrican las marcas

Sigue a

Sombra de moto

En la presentación de la Honda CBR250R Repsol Edition, Jesús comentaba sobre la idea de una moto con la tecnología y ciclística de esta 250 cc pero con un motor algo más potenciado. Algo así como una Suzuki GS500E pero convenientemente actualizada y que además se pudiese conducir con el actual carné A2.

Realmente si echas un vistazo al catálogo de las marcas, actualmente no hay casi nada que cumpla estas condiciones. O te compras una 600 tranquila y luego la limitas. O te conformas con motos de 250 cc que en algunos casos se quedan pequeñas por prestaciones. Digo esto porque viajar con una 250 cc sigue estando al alcance de todos, pero no deja de ser una aventura meterse en una autovía/autopista con una moto cuya velocidad máxima está muy próxima al límite legal y a la velocidad a la que circulan los camiones.

¿Cómo sería esa moto ideal para principiantes?

Primero hay que tener en cuenta que no andamos buscando una moto de prestaciones, sino algo que pueda ser conducido por alguien con poca experiencia. Debería utilizar una mecánica que no sea excesivamente cara de mantener. Ese motor sencillo de mantener podría ser un bicilíndrico con una culata DOHC e inyección electrónica. La cilindrada casi que nos da lo mismo. Pero si buscamos que además el consumo no sea de avión, la cilindrada debería rondar los 500-600 cc.

En el apartado ciclista buscamos algo que cumpla con su cometido sin grandes alardes ni con miles de combinaciones y ajustes que a la corta sólo sirven para adornar. Con una horquilla invertida de calidad y un amortiguador regulable en pre-carga bastaría. Los neumáticos deberían seguir la tendencia más actual en diámetro y medidas. Así evitamos neumáticos demasiado caros, que recordemos son una parte que se gasta rápidamente y luego cuesta un dineral sustituirlos.

Esta moto ideal se podría beneficiar de la electrónica disponible en la actualidad. Un sistema ABS sería imprescindible para esa seguridad pasiva que todos necesitamos. Pero con una potencia rondando los 50 CV (47 CV si es para el carné A2) no parece que vaya a necesitar mucho control de tracción, anti caballito o anti lo que sea.

¿Una moto para todo o una moto para todos?

Reparando la moto

Como lo que buscamos es una moto cómoda para uso diario y que nos permita salir a carretera de viaje, descartamos una moto naked. Pero tampoco nos metemos con una moto completamente carenada, que puede ser un problema a la hora de reparar en caso de caida. Lo ideal podría ser una moto con cúpula o con semicarenado. Así protege al piloto y sigue dejando la mecánica a la vista para abaratar el mantenimiento.

Imprescindible que el pasajero vaya cómodo. Muchas motos (un porcentaje muy alto) se conducen en solitario, pero estoy seguro que muchas parejas no se vienen de viaje con nosotros para evitarse la tortura que suponen muchos asientos de las motos modernas. Y de paso podríamos pedir que no quede mal un top case o incluso unas maletas para el equipaje. Pero sin que la moto se transforme en un autobús como pasa en algunas cruiser.

Ahora que ya tenemos la lista de deseos para los fabricantes sólo nos falta que esto lo traduzcan al japonés, alemán, inglés e italiano a ver cuantos nos hacen caso en las peticiones. ¿Tu que añadirías o qué quitarías de esta lista? Pero no me vale que pidas más caballos o más cilindrada, que no es lo que buscamos.

¿Pero esto se vendería?

Motos en el garaje

Ojalá supiese a ciencia cierta que una moto así se iba a vender como rosquillas y las marcas me hicieran caso fabricándola. En la actualidad, el mercado está muy polarizado, por un lado se venden muchas motos de 125 cc (Scooter casi al 100%) porque son prácticas, consumen poco y hasta cierto punto son asequibles. Por otro lado las marcas sacan grandes superdeportivas que nos encantan a todos, que nos deslumbran con sus prestaciones, miles de botoncitos y reglajes que rozan la brujería. Pero mirando los datos de ventas estas motos se venden poco.

Lo de ganar el domingo para vender el lunes casi se está perdiendo porque las motos tan avanzadas atraen al público hasta que se pregunta por el precio. Quizá también se juega con el rol de objeto deseado que te hace comprar algo de esa marca que gana el domingo simplemente por la marca, no por las prestaciones o por su tecnología. Yo no se tanto de marketing como para poder discernir esto.

Lo que si que creo es que cada vez más las marcas se van a los dos extremos del mercado. Por un lado fabrican motos utilitarias y económicas que se venden bastante bien. Por otro fabrican objetos del deseo que nos ponen los dientes largos, que no se venden tanto como las otras, pero siguen ahí para demostrar el poderío de las marcas. ¿Y en medio? Pues en medio nada de nada. Habrá que avisarles para que nos fabriquen esa moto para todo y para todos.

Fotos vía Flickr | 1, 2 y 3

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

26 comentarios