Sigue a Motorpasion Moto

Isac y el lagarto

ACTUALIZACIÓN: Se ha actualizado el post con el vídeo de la sexta etapa.

Esta mañana nos levantamos con una sensación un tanto especial y contradictoria, algo parecido pensó el lagarto al encontrarse con nuestro compañero Isaac. Por un lado tristeza por que ya solo quedan unos 300 kilómetros para terminar esta gran aventura, pero por otro lado nuestros cuerpos ya acusan el cansancio de todos estos días y están pidiendo a gritos un descanso. Hoy en el desayuno nuestro amigo Jony aparece con el labio al más puro estilo Pamela Anderson con una hinchazón que por momentos se le extiende al resto de la cara. Todo ello gracias a un bicho volante no identificado que le dejó el aguijón clavado en el labio superior en plena ruta.

Como es la última etapa parece que todo el grupo está más relajado, sin prisas, por lo que comenzamos la mañana acercándonos a una farmacia en Erfoud para conseguir algún medicamento que baje la inflamación del gran Jonathan. Pero no penséis que por ser la última, esto va a ser un paseo de moto-turismo. Como casi siempre, nos espera un final de fiesta al más puro estilo de Enduro lento y complicado para dejar un buen sabor de boca. Además en esta etapa pudimos visitar unas impresionantes esculturas en medio del desierto.

En la farmacia de Erfoud no disponían de ningún medicamento y pusimos rumbo a Errachidia, ciudad más grande, donde en el hospital atienden a nuestro compañero rápidamente y le dan un antihistamínico que parece que realizan el efecto esperado. Después de tomar unos refrescos en una terraza de la ciudad subimos de nuevo en nuestras motos para ponernos una vez más en marcha por pistas en las que nos encontramos numerosos coches 4×4 que están visitando la zona.

Escalera hacia el cielo

Así llegamos a visitar dos de las esculturas realizadas por Hannsjönrg Voth. Artista alemán que pasó varios meses al año en el desierto de Marruecos, concretamente en la llanura de Marha, trabajando en sus proyectos más monumentales: Himmelstreppe (Escalera Celeste), Goldene Spirale (Espiral Áurea) y Stadt des Orión (La ciudad de Orión). Estas obras fueron costeadas por el mismo, sirviéndose de las gentes del lugar, concretamente de unos 40 o 50 bereberes que le iban ayudando a crear sus ideas. Voth, ha desarrollado sus construcciones en lugares que no han sufrido la explotación humana y que éste denomina paisaje cero.

En lo alto de la escalera

En concreto la primera de las obras que nos encontramos fue la Escalera Celeste de 23 metros de longitud que se eleva 52 peldaños de altura. Las dos paredes laterales de soporte finalizan a una altura de 16 metros. Tanto el sol como la luna proporcionan una impresionante sombra que gira alrededor de la torre. Sus paredes laterales se estrechan en lo alto, al final de la escalera, dejando una hendidura vertical en medio. Como curiosidad, en este edificio se entra por la parte superior de la escalera y se va descendiendo piso a piso donde se encuentran varias habitaciones.

Ciudad de Orion

Enseguida llegamos por otra pista a la Ciudad de Orión complejo de siete torres de adobe, de entre 15 y 4 metros de altura, que sirve de observatorio de las siete estrellas que conforman esta constelación. Desde las torres se puede observar, en los días señalados, la lluvia de estrellas sobre el desierto. El principal objetivo de esta instalación es representar en la tierra la constelación de Orión tridimensionalmente. La Espiral Áurea no la visitamos para tener la excusa perfecta y poder regresar a Marruecos.

Después de la comida ponemos rumbo a Midelt donde Antonio nos indica que vamos a ir por una nueva ruta que tiene ganas de hacer para evaluar que tal se encuentra. Así tras circular por pistas y senderos sin mucha dificultad la presencia cercana de las montañas y la altitud en la que empezamos a movernos hace que el frío se note enseguida, pero pronto se convertirá en sofocos al atravesar una zona rocosa donde sería más apropiado contar con motos de trial que con las nuestras.

Jerom rompe la moto

Una vez que cruzamos esa zona Endurera, no solo nuestros cuerpos acusan ya el cansancio sino que las motos también se resienten del esfuerzo. Así la KTM 250 de nuestro compañero Jerom, en uno de los saltos del camino, dice que ya no aguanta más y el rodamiento de la rueda trasera se hace trizas. Por suerte estábamos a pocos kilómetros, ya terminando la etapa, de una carretera. Allí esperamos a la asistencia para sustituir el rodamiento y continuar por esta carretera hasta el hotel.

Entrega de recuerdos Oasis Aventura

Y como todo lo bueno se termina, una vez en hotel y después de cenar Oasis Aventura nos obsequió con unos platos grabados a mano para recordar nuestro viaje a cada uno de los diez integrantes del grupo.

Muchas gracias a todos por todos esos momentos que hemos vivido, nos vemos en la próxima amigos.

En Motorpasión Moto | Marruecos 2011; comienza nuestra aventura.

Marruecos 2011; Primera etapa Midelt, Erfoud, la rambla de piedras

Marruecos 2011; Segunda etapa Erfoud, Merzouga, Erfoud, el desierto del Erg Chebbi

Marruecos 2011; Tercera etapa Erfoud, Tinerhir, las gargantas del Todra

Marruecos 2011; Cuarta etapa Tinerhir, Zagora, el impresionante Saghro (actualizado con vídeo de la etapa).

Marruecos 2011; Quinta etapa; Zagora, Erfoud, el fesh fesh y la tormenta de arena (actualizado con el vídeo de la etapa).

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

8 comentarios