Publicidad

Probamos la Yamaha Tracer 700: diversión y polivalencia en una moto de 75 CV más consistente que antes
Zona de Pruebas

Probamos la Yamaha Tracer 700: diversión y polivalencia en una moto de 75 CV más consistente que antes

Publicidad

Publicidad

Guerra de potencia, materiales nobles, equipamiento de carreras, tecnología de la NASA... Montar en moto es una cuestión de sensaciones y puede que la imagen de marca y los reclamos de marketing nos estén llevando lejos de lo que importa sobre dos ruedas. Por suerte hay motos como la Yamaha Tracer 700 que nos ponen los pies en la tierra.

Sin alardes tecnológicos pero con una filosofía muy mundana hacen que la pequeña de la familia Tracer sea una moto que reconecta con las raíces del motociclismo rutero y ciertas aspiraciones deportivas. Nueva estética, motor Euro5 con 75 CV y nuevo equipamiento son sus argumentos, y nos hemos ido hasta las espectaculares carreteras de Tenerife para descubrirla.

Yamaha Tracer 700: misma filosofía, más moto

Yamaha Tracer 700 2020 002

Si nos fijamos en la gama de motos de Yamaha nos damos cuenta de una cosa: están haciendo las cosas de una forma diferente pero muy acertada. Los de Iwata han estructurado su catálogo de una manera particular, sin seguir al pie de la letra las directrices del mercado y con unas familias de modelos bien estructurados e inteligentes.

Al contrario que la mayoría de marcas, en Yamaha no han planteado su estrategia en base a la normativa, sino en función de los posibles usos. Así pues, los de los diapasones son de los pocos que no tienen modelos de carretera llevados hasta el límite del carnet A2, apurando los 95 CV. Ese límite muchas veces implica demasiado peso, un tamaño grande y un precio más elevado del que alguien con el A2 estaría dispuesto a asumir.

Yamaha Tracer 700 2020 016

La Yamaha MT-07 demostró que por debajo de los 95 CV también hay vida, y una vida razonable, divertida y polivalente. A rebufo de aquella auténtica naked media de planteamiento sencillo pero solvente y una temporada después de la llegada de la Tracer 900, apareció la Yamaha Tracer 700 de 2016, sentando cátedra.

Derivada directamente de la MT-07, la Tracer 700 siempre ha sido una moto rutera con cierto toque sport, sencilla pero válida para todo. No le faltan argumentos para conquistar a los usuarios del carnet A2 y menos ahora que mejora algunos puntos que necesitaban corregirse y los acompaña de una estética inspirada en los modelos deportivos de los diapasones.

Yamaha Tracer 700 2020 018

Porque, sí, salta a la vista que el principal cambio de la Yamaha Tracer 700 de 2020 es la adopción de un nuevo traje mucho más agresivo que antes. Los grandes faros delanteros han sido sustituidos por un nuevo conjunto de ópticas full LED (delante, detrás e intermitentes) donde destaca el gran frontal plano con los focos ubicados en la parte inferior, como ya introdujo la Yamaha YZF-R1.

Precisamente esta inspiración deportiva es un claro guiño al espíritu de la Tracer 700. Desde Yamaha aseguran que su gama de 700 quiere cubrir desde el extremo más offroad con la XTZ700 Ténéré hasta el lado más aspiracional con la Tracer 700, dando a ésta última la posición que antiguamente ocupaban las sport-turismo. Han buscado crear una moto deportiva con una posición cómoda.

Yamaha Tracer 700 2020 021

Aunque no es una moto 100% nueva, ya que es una evolución del modelo precedente, toda la carrocería se ha rediseñado para portar un extra de deportividad. Todo el cuerpo recibe unas líneas más sobrias y elegantes, con paneles planos y de clara inspiración sport. El conjunto frontal-laterales-depósito-asiento luce mucho más contundente que antes y al mismo tiempo ligero.

En esta nueva carrocería también han aprovechado para incluir una nueva pantalla termoformada para una mejor visibilidad y, lo que es más importante, con regulación manual en altura sin herramientas. Puede subir hasta 65 mm con un sencillo gesto en marcha.

Hay mucha vida por debajo de 95 CV

Yamaha Tracer 700 2020 Prueba 016

Al subirnos nos damos cuenta rápidamente de su carácter. Es una moto accesible, con el asiento situado a 835 mm del suelo pero con una parte central muy estrecha que nos permite llegar al suelo con los dos pies sin mayor problema. Puede sonar manido pero es una de esas motos que parece que conoces desde hace tiempo. Todo está en el sitio que te gustaría que estuviera.

La ergonomía también se ha revisado ligeramente para complementar al nuevo asiento, que permite una mejor integración sin perder mullido. El manillar es 34 mm más ancho y se ubica en una posición ligeramente más adelantada, cargando más peso sobre el tren delantero, mientras que las estriberas mantienen la misma posición para llevar las piernas no demasiado flexionadas.

Yamaha Tracer 700 2020 024

Arrancamos el motor y nos encontramos ante algo que nos sigue resultando conocido. El archiconocido motor CP2 de Yamaha inicia su ronroneo característico. Es un bicilíndrico en paralelo de 689 centímetros cúbicos con cigüeñal Crossplane que ahora cumple con la normativa Euro5. La nueva normativa se supera gracias a cambios en la inyección y encendido de combustible, admisión de aire y empujadores de válvulas.

Comenzamos a movernos con la Tracer 700 y todo fluye desde que la levantamos del caballete lateral. Es dulce y enérgica al mismo tiempo, empuja con ganas pero no abruma ni es tosca. De hecho a bajas revoluciones, por debajo de 3.000 rpm hace gala de una buena entrega de par sin toses.

Yamaha Tracer 700 2020 Prueba 017

Es un motor elástico, aprovechable. No desfallece pero pierde algo de patada progresivamente aunque lo hace de manera eficaz. No nos pareció un motor al que le guste especialmente girar alto de revoluciones: no hay mucho que exprimir en la zona alta, le gusta más hacer gala de sus buenos medios, dejando caer el tacómetro y haciéndolo subir de nuevo hasta donde sea necesario.

En cualquier caso son 75 CV de potencia máxima y 68 Nm de par motor. Tenemos entrega más que suficiente para disfrutar como niños entre las curvas infinitas de las carreteras que rodean al Teide, o cualquier otra carretera a poco que se retuerza. Pese a la inclusión de las nuevas medidas anticontaminación, la Tracer 700 mantiene el mismo peso que antes con 196 kg en orden de marcha rebajando 1,5 kg en los grupos ópticos, los plásticos y la batería.

Yamaha Tracer 700 2020 020

El rendimiento del motor se acompaña además con una agilidad que resulta envidiable. Mientras otras marcas viran hacia modelos cada vez más equipados, potentes y por ende pesados, la Yamaha se muestra como una moto para todo con la que se puede hacer lo que quieras. La agilidad del tren delantero es fantástica, se deja llevar de un lado para otro con una ligereza realmente satisfactoria. Eso sí, los avisadores de las estriberas pueden llegar a rozar pronto si tenemos un estilo demasiado agresivo.

Y no sólo es ágil, sino que ahora es mucho más precisa y confiable. El punto flaco del anterior modelo era una horquilla delantera demasiado blanda que desmerecía un poco al conjunto, pero ahora se ha solucionado con una nueva horquilla convencional de 41 mm de mayor calidad que incluye regulación en precarga y rebote.

Yamaha Tracer 700 2020 Prueba 009

El tacto es mucho más consistente ahora. La horquilla tiene un tarado tirando a confortable pero demuestra un rango de acción mucho más amplio. Al apretar el ritmo defiende la integridad del conjunto, manteniendo en su sitio a la moto y sólo mostrando algunos movimientos en curvas a muy alta velocidad cuando intentamos buscar el fallo, muy por encima de un ritmo normal.

La estabilidad es sensiblemente mayor que en una Yamaha MT-07, con respecto a la que el basculante crece para ampliar la distancia entre ejes 65 milímetros. Sí hay transferencia de peso hacia el tren delantero en frenadas fuertes; para nuestro gusto le habría faltado un punto más de dureza en la horquilla para no hundir tanto en el primer recorrido.

Yamaha Tracer 700 2020 013

Los frenos se mantienen inalterados con el mismo conjunto de doble disco delantero de 282 milímetros mordido por pinzas de doble pistón. Es más que suficiente para detener el conjunto aunque la maneta tiene un tacto bastante duro y está algo alejada. El freno trasero con disco de 245 mm sirve de apoyo, aunque el ABS salta rápido en terrenos rizados.

echamos en falta un embrague asistido con funcionamiento anti-rebote. El cambio de marchas es corto y preciso, pero la maneta tiene un tacto tirando a duro y las reducciones podrían ser bastante más suaves a la hora de acelerar el paso.

Yamaha Tracer 700 2020 Prueba 003

Rodando en tramos de autopista tenemos motor más que suficiente para mantener ritmos rápidos. Sólo echaremos en falta más potencia viajando cargados con equipaje y pasajero, y una protección aerodinámica que podría ser algo mejor. Como antes, la Yamaha Tracer 700 también tiene unos pequeños paramanos que actúan a modo de deflectores. En esta ocasión los intermitentes quedan mejor integrados al ser LED más pequeños, pero su mayor virtud es proteger las manos del viento de manera correcta.

Por lo demás, Yamaha asegura que la protección aerodinámica es la misma pese a haber desarrollado una carrocería notablemente más compacta. La Tracer 700 protege bien del viento, aunque no tanto como nos gustaría. La zona baja del pecho queda resguardada, pero en los hombros y casco notaremos el aire incluso con la pantalla en su posición más alta. También se perciben vibraciones generalizadas en el conjunto procedentes del motor.

Equilibrio, razón y polivalencia

Yamaha Tracer 700 2020 022

Mirando a la Yamaha Tracer 700 en conjunto nos damos cuenta que es una moto sencilla en cuanto a equipamiento pero muy completa en lo referente a la usabilidad. No hay control de tracción, ni modos de conducción, ni plataforma de medición inercial, pero tampoco son elementos que hayamos echado de menos (aunque todo lo que sea seguridad siempre suma).

Su cuadro de mandos 100% digital tiene toda la información necesaria, incluyendo nivel de combustible, marcha engranada, doble parcial, consumo, temperatura, reloj horario... A su izquierda y derecha tenemos alojamientos con preinstalación de GPS y toma USB/12V, pero no vienen incluidos de serie.

Yamaha Tracer 700 2020 Prueba 005

El precio de la Yamaha Tracer 700 es de 8.599 euros, ligeramente superior al modelo saliente y bien posicionada con respecto a la competencia. Se mueve en un segmento inferior a las trail asfálticas de 95 CV donde encontramos rivales como la BMW F 750 GS (9.650 euros), Honda NC750X (8.050 euros), Suzuki V-Strom 650 (8.929 euros) o Kawasaki Versys 650 (8.650 euros).

Como suele decirse, a veces menos es más, y esta Yamaha Tracer 700 nos hace plantearnos si merece la pena ir a segmentos superiores. Con los 75 CV (limitable sin coste a 35 kW) de esta japonesa nos hemos divertido y hemos viajado con solvencia. La mayor duda que se nos plantea es quizá qué color elegir de los tres disponibles (Sonic Grey, Phantom Blue o Icon Grey), todos inspirados de nuevo en la gama de motos deportivas.

Yamaha Tracer 700 2020 003

Yamaha Tracer 700 2020 - Valoración

7.1

Motor7
Vibraciones6
Cambio6
Estabilidad7
Agilidad9
Suspensión delantera8
Suspensión trasera7
Freno delantero7
Freno trasero6
Comodidad piloto8
Comodidad pasajeroN/D
ConsumoN/D
Acabados7
Estética8

A favor

  • Agilidad y facilidad de uso
  • Estética renovada
  • Motor solvente
  • Tren delantero

En contra

  • Vibraciones perceptibles
  • Embrague sin anti-rebote
  • Freno delantero duro
  • Protección aerodinámica mejorable

Yamaha Tracer 700 2020 - Ficha técnica

Motor
Tipo Bicilíndrico en paralelo, 4 tiempos, 4 válvulas por cilindro, DOHC
Cilindrada 689 cc
Diámetro x carrera 80 x 68,6 mm
Compresión 11,5 : 1
Potencia 75 cv a 9.000 rpm
Par Motor 68 Nm a 6.500 rpm
Embrague Multidisco en baño de aceite
Caja de cambios Seis velocidades
Transmisión final Cadena
Parte ciclo
Chasis Tipo diamante de acero
Suspensión delantera Horquilla telescópica ajustable
Suspensión trasera Monoamortiguador con 142 mm de recorrido
Freno delantero Doble disco de 282 mm, ABS
Freno trasero Monodisco de 245 mm, ABS
Rueda delantera 120/70 ZR 17
Rueda trasera 180/55 ZR 17
Dimensiones y pesos
Lanzamiento 24,8º
Avance 90 mm
Longitud 2.140 mm
Anchura 806 mm
Altura 1.290 mm
Altura del asiento 840 mm
Distancia entre ejes 1.460 mm
Altura libre al suelo 140 mm
Peso en orden de marcha 196 kg
Precio 8.599 euros
Los gastos asociados a esta toma de contacto han sido asumidos por la marca. Para más información, consulta nuestra guía de relaciones con empresas. El equipamiento utilizado durante la prueba ha sido: Casco Arai RX7-V, cazadora Alpinestars Stratos V2 Drystar, guantes Knox Handroid Pod, botas Alpinestars J-Cult.

En Motorpasión Moto | ¿Qué es el 'efecto pantalla' y por qué es tan peligroso para las motos? | Siete formas de luchar contra el vaho en la moto y no morir en el intento

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios