Compartir
Publicidad

Una “48” realmente bella, by Nookbikes

Una “48” realmente bella, by Nookbikes
16 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Como ya os cometamos ayer vamos a someter a vuestro criterio y gusto estético dos motos de un mismo preparador, Nookbikes. Yo ya tengo mi favorita, pero vosotros tendréis que esperar a ver publicados los reportajes de las dos motos para poder votar por una u otra en la encuesta que os tenemos preparada. No penséis que vamos a realizar una prueba a fondo de las motos, más bien será una toma de contacto donde recogeremos nuestras sensaciones y sobre todo nos fijaremos en sus trasformaciones y detalles.

En esta ocasión le toca el turno a una Harley Davidson Forty Eight del 2011, que como vais a poder comprobar tiene un look espectacular. Y como es de bien nacido ser agradecido, lo primero que voy a hacer es precisamente agradecer todas las facilidades que nos han dado, no solo a Nookbikes, sino a su dueño Oscar, que amablemente ha puesto a nuestra disposición esta bonita moto para poder enseñárosla.

Rueda delantera de La 48

Sin lugar a dudas hay varias cosas en esta Harley Davidson 48 que destacan a primera vista. Además, desde un primer momento le dan una personalidad distinta de una manera muy sencilla. La primera de ellas son sus neumáticos. La impresionante rueda delantera sin guardabarros que deja ver el estilo “viejuno” de la cubierta Avon MkII es espectacular y pese a que podáis pensar que con ese tipo de cubierta vamos a penalizar mucho en la conducción, no es así.

La 48

Ciertamente se nota un poco el taqueado de la rueda a bajas velocidades pero es una vibración casi imperceptible y menos aún en una Harley. Tampoco las dimensiones ni la forma más cuadrada del neumático hacen que el comportamiento sea más perezoso, no hay demasiadas diferencias con uno normal. Por supuesto no vas a entrar a tumbar en la primera rotonda que veas como si te fuera la vida en ello, porque seguramente el resultado será una buena caída. Pero por no abandonar el tema de los neumáticos, el trasero de la misma medida que el delantero al más puro estilo bobber a mí, personalmente se me queda un poco escaso, pese a que el trabajo en la aleta trasera ha sido arduo recortándola y bajándola para hacer más armonioso el conjunto.

Velocímetro de la 48

Si avanzamos desde la parte delantera podemos ver en una vez sentados y mirando al manillar, hay muchas cosas que no se encuentran donde suelen estar. Un gran acierto estético es llevar los espejos retrovisores por debajo y además pese a lo que pueda parecer se ve lo suficiente sin tener que forzar la postura. También el velocímetro ha sido trasladado al lateral del depósito, de un simple vistazo tienes accesible su información. Pero se ha dejando parte del soporte de cuentakilómetros, donde van los testigos, pareciendo que viene así de origen. Igualmente se ha centrado el faro y posicionado mas dentro y se han eliminado cableados del manillar y chasis Así, se ha logrado despejar completamente toda esta parte delantera haciendo que fluya el conjunto.

Depósito de la 48

Continuando en nuestro recorrido llegamos al depósito. Uno de los grandes aciertos estéticos de esta “48” es la pintura que no tiene. Dejar al descubierto el color de la chapa metálica, con un simple cepillado en el que si te fijas con atención se ven todas las pasadas de la lija perfectamente acompasadas, junto los antiguos logos de Harley Davidson y el número 48 en el depósito con un buen trabajo de degradado, es todo un acierto. Por supuesto, para no restar protagonismo al trabajo realizado y continuando con la misma línea de fluidez sin obstáculos, el tapón del depósito es escamoteable con un sencillo sistema de apertura.

Si bajamos la vista por uno de los laterales, nos encontraremos con un impresionante filtro de aire de Screamin Eagle y por el otro los cables de las bujías de la misma marca con sus bobinas recolocadas en un soporte, dejando libre y despejado la vista del chasis entre el depósito y el motor. Precisamente, ya en la parte del motor podremos observar que también hay sutiles cambios en algunas de sus piezas, pero destacando sobre todo el trabajo realizado en la tapa inferior que recubre la correa de transmisión. Se ha recortado y trasformado para dejar a la vista su funcionamiento.

Trasera de la 48

Como podemos comprobar el asiento se ha sustituido por uno de muelles que resulta bastante cómodo cuando te acostumbras a la posición de conducción de brazos estirados y piernas adelantadas. Además ayuda en ocasiones a que los baches que puedas encontrar en la carretera no sean amortiguados directamente por tu espalda. Nos podíamos estar deteniendo en multitud de detalles que encontramos a cada paso, como puños, estriberas, reloj de temperatura del aceite, escapes, porta herramientas, llave de contacto, tapas de balancines etc… pero sin duda para terminar en la parte trasera el remate del conjunto consiste en despejar la aleta trasera de toda la parafernalia de origen. Los intermitentes traseros han sido recortados para hacer la parte trasera algo mas vintage, manteniendo la función moderna de estos. La matrícula con su soporte ha sido trasladada a un lateral por supuesto de una manera homologada.

Paseo con la 48

He tenido la suerte de rodar con la “48” por todo tipo de vías, incluso haciendo un viaje por autovía y como podéis imaginar es una de esas motos “rompe cuellos” que vayas por donde vayas todo el mundo se gira para mirarla. Pero además al disponer de las ventajas de una moto moderna como la inyección, incluso para realizar con ella un uso diario no supone una idea descabellada. Ahora, prepárate para tener a una nube de curiosos revoloteando cada vez que la dejes aparcada.

Os dejo con una galería de imágenes donde podéis apreciar más detalles y estad preparados para mañana que publicaremos la moto rival contra la que competirá en la encuesta. La espectacular “Winona”.

En Motorpasión Moto | Winona, la Harley sin nombre de Nookbikes.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio