Publicidad

KTM 1290 Super Adventure, prueba (conducción en autopista y pasajero)
Zona de Pruebas

KTM 1290 Super Adventure, prueba (conducción en autopista y pasajero)

La KTM 1290 Super Adventure está pensada para grandes viajes, compitiendo directamente con los grandes modelos GT a los que intenta superar con un menor peso y mayor agilidad sacrificando un poco el confort de marcha. Y sólo un poco porque aunque no llegues a estar tan protegido como detrás de un carenado completo, la cúpula y el depósito de tan grandes dimensiones cumplen perfectamente su función.

También la posición a los mandos permite llevar una postura relajada en la que las rodillas no quedan casi flexionadas y los brazos caen de una forma natural sobre el manillar. El asiento de agradable tacto y mullido hace que los kilómetros pasen casi sin esfuerzo. Como decíamos, no es tan cómoda como una GT pero casi.

El depósito con 30 litros de capacidad nos permitirá desplazamientos de muchos kilómetros sin preocuparnos por dónde o cuándo podremos parar (hablaremos del consumo, como siempre, en la última parte). Así mismo, la capacidad de carga con los soportes de maletas integrados es suficiente para aventurarnos en grandes aventuras.

KTM 1290 Super Adventure

Como os podéis imaginar, seleccionada la suspensión en modo Confort la KTM 1290 Super Adventure se comporta como una auténtica alfombra mágica filtrando todas las irregularidades que uno puede encontrar en el asfalto pero consiguiendo a su vez precisión en las trazadas a alta velocidad. No os podemos decir cómo se moverá con las maletas cargadas hasta arriba pero es de suponer que bien visto que fue capaz de aguantar el ritmo que le impusimos entre curvas.

El haber incluido el control de crucero (algo que siempre he considerado imprescindible en los coches y también en las motos con clara orientación turística) es una gran ventaja y además, una forma de evitar multas por despistes. Funciona exactamente como se espera de un control de crucero aunque también, y como suele ser habitual en todas las motos, requiere forzar la posición de la mano para llegar a los botones.

La sexta velocidad, con una clara función overdrive permite que el motor gire a un régimen bajo de vueltas y con ello, contener el consumo. Por vibraciones no tendremos absolutamente ninguna queja, siendo éstas casi imperceptibles respecto a cualquier otro bicilíndrico y acortando cada vez más la distancia con los tetracilíndricos.

KTM 1290 Super Adventure

La vista por los retrovisores es casi perfecta, sin el inconveniente de vernos nuestros hombros obligándonos a mover la cabeza. Además cuentan con un bonito diseño, mucho mejor que los anticuados de la 1050 Adventure que vimos el otro día.

De nuevo en el apartado del pasajero para la KTM 1290 Super Adventure no nos podemos extender demasiado y casi podemos dar por bueno lo que comentamos en su momento de la KTM 1190 Adventure con las consiguientes mejoras en cuando al mullido del asiento y la posición de las asas que equipan todos los modelos 2015.

Es muy cómoda, con una buena altura de los estribos y colocación de los asideros, le llegan muy pocas vibraciones y es un modelo ideal para disfrutar también a duo. Me hubiese gustado probarla con pasajero y ver su comportamiento entre curvas porque seguro que habría podido ir con ella muy rápido.

KTM 1290 Super Adventure

Mañana, última parada en la prueba de la KTM 1290 Super Adventure. Creo que no nos ha dejado indiferentes y ahora ya por fin hemos podido entender su razón de ser.

Continuará...

Parte anterior | KTM 1290 Super Adventure, prueba (conducción en ciudad y carretera)

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios