Compartir
Publicidad
Publicidad

KTM 125 Duke, prueba (conducción en autopista y pasajero)

KTM 125 Duke, prueba (conducción en autopista y pasajero)
Guardar
25 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Como no todo es diversión y a veces no tenemos mas remedio que circular por tramos aburridos de autopista, esto es lo que vamos a hacer a continuación. Pero antes y mientras estamos parados en el semáforo, podemos juguetear un poco con el panel de mandos digital de la KTM 125 Duke, que tal y como os decía, es muy completo pero a la vez un poco particular. Los datos principales para circular están en la parte superior (revoluciones, marcha engranada, velocidad y kilómetros totales que puede ser cambiado por dos parciales).

En la parte inferior, información adicional (temperatura del motor, nivel de carburante) y todo ello rodeado por los chivatos luminosos normales en una moto, incluido en que comentábamos de sobre régimen para cambiar de marcha. Y en el centro, el ordenador de abordo que muestra a la vez dos datos de los cuales, uno va desapareciendo por la parte superior y otro apareciendo por la inferior a modo de road-book según vamos navegando por el menú. Aquí es donde nos encontramos las particularidades ya que, por ejemplo, el consumo medio lo indica en los kilómetros que recorres con un litro en vez del más tradicional litros cada cien kilómetros, utilizado para el consumo instantáneo.

KTM 125 Duke

Pero dejémonos de darle a los botones y volvamos a ponernos en marcha. Tal y como nos pasaba en carretera, la KTM 125 Duke alcanza los cien sin dificultades. A partir de esta velocidad, ya le cuesta un poco más. La sorpresa me llegó cuando alcanzamos aproximadamente los 110 y circulábamos ya en sexta, y vimos como el motor cortaba y no nos dejaba ganar más velocidad. Inmediatamente me percaté de que la unidad que llevaba era una de las que habían llegado al mercado español limitadas y que todavía no había recibido la actualización, por lo que nos quedamos sin saber cuáles eran sus prestaciones máximas en autopista.

Si pudimos extraer de todas formas algunas, como por ejemplo que a la velocidad máxima que podíamos alcanzar, esos 110 km/h que comentábamos, la moto iba desahogada de motor y nosotros no sentíamos ninguna vibración. Eso si, en cuanto la carretera picaba un poco hacia arriba, la velocidad disminuía hasta cerca de los 100 aunque no nos hacía falta tampoco bajar a quinta velocidad, que dicho sea de paso, sería más incómodo al llevar el motor prácticamente a 9.000 vueltas y mucho más forzado.

KTM 125 Duke

A raíz de los comentarios sobre la dificultad (o más bien imposibilidad de alcanzar los 120) creo que puede ser debido a la utilización de una sexta velocidad tipo overdrive que permita al motor circular sin ir forzado. Con una relación más corta, y teniendo en cuenta el público al que va dirigido este modelo, el motor iría siempre arriba del todo y no creo que fuese muy bueno para la mecánica. Como particularidad comentaros que la velocidad máxima en los coches siempre se alcanza en quinta velocidad y nunca en sexta, donde ninguno tienen fuerza suficiente para llegar al corte del motor.

Es una naked y, lógicamente, su protección mínima. Pero es que aquel que busque una moto de este estilo y que quiera que no le moleste el aire, está buscando algo quimérico. Bajo mi punto de vista protege lo suficiente y como nos movemos a velocidades siempre legales, no hay mayor problema.

KTM 125 Duke

Hablemos ahora un poco del asiento de atrás. Lamentablemente no tuve a ninguno de mis dos probadores oficiales disponibles para poder recabar su opinión por lo que esta vez no os podré dar tanta información como en otras pruebas aunque si he podido recabar algo de información. Por ejemplo, el asiento es un pelín duro, al igual que el del piloto y las estriberas están relativamente altas, lo que obliga a llevar las piernas algo más flexionadas de lo normal. Las asas están muy bien situadas y permiten agarrarse perfectamente aunque contenido tamaño del colín también nos permite llevar con relativa facilidad al tanque de combustible para apoyarnos. En cuanto a vibraciones, y teniendo en cuenta que el escape está debajo del motor, imagino que más o menos se percibirán las mismas que hemos visto en el puesto de conducción.

Poco a poco estamos llegando al final de la prueba, aunque todavía nos queda algo en el tintero. Mañana hablaremos de algunos detalles y sacaremos las conclusiones finales.

Continuará...

En Motorpasión Moto | KTM 125 Duke, prueba (características y curiosidades), KTM 125 Duke, prueba (conducción en ciudad y carretera)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos