Compartir
Publicidad
Publicidad

Honda Scoopy SH125i 2013 prueba (características y curiosidades)

Honda Scoopy SH125i 2013 prueba (características y curiosidades)
Guardar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace escasamente un mes os anunciábamos la inminente llegada del nuevo Honda Scoopy SH125i 2013. Un scooter que por ejemplo en Barcelona arrasa literalmente las calles por la gran cantidad de unidades vendidas. Y hasta allí precisamente nos desplazamos para probar a fondo una de las novedades más esperadas del la marca japonesa del ala. Y esperada no sólo por ser una de sus motos iconos sino por ver cómo haría para mantenerse a la vanguardia de los demás scooter de rueda alta.

Honda Scoopy SH125i 2013, más de un millón de unidades y 28 años después

Honda SH80 1984

Primero una pequeña lección de historia. ¿Sabéis cuándo apareció por primera vez el Honda Scoopy en el mercado? Pues allá en 1984 cuando Europa estaba plagado de scooters Vespa. Y llegó rompiendo esquemas. Para los que no lo vivieron, no os podéis ni imaginar cómo miraba la gente a aquel patito feo de Honda que rompía con todo lo que había hasta ahora.

El Honda Scoopy SH80 se trataba de una moto de rueda alta, con carrocería de plástico, motor de dos tiempos con engrase separado, transmisión por variador automático con correa estanca, arranque eléctrico… ¡Están locos estos japos! Debieron pensar los italianos. Pues no, no lo estaban. Simplemente se anticipaban al mercado y ofrecían una vuelta de tuerca más a su modelo por excelencia, el Honda Super Cub con el que guardaba ciertas similitudes.

Rápidamente el mercado se posicionó en dos bandos: los que lo odiaban y los que estaban enamorados del él. Suele pasar cuando alguien hace algo fuera de lo común. Pero poco a poco ganó adeptos que se dieron cuenta de que la estabilidad que presentaba las ruedas de 16”, la utilidad de la plataforma plana para llevar objetos y sus prestaciones en ciudad y extrarradio no lo podían encontrar por aquel entonces en ningún otro sitio.

Y va pasando el tiempo y el Honda Scoopy no se queda atrás. Evoluciona a la vez que lo hace el mercado y en la última versión, la recientemente presentada Honda Scoopy SH125i 2013 ha intentado buscar la cuadratura del círculo, haciendo realidad todas las mejoras que los propios usuarios solicitaban.

Honda Scoopy SH125i 2013, 2,11 l/100 y 355 km de autonomía

Honda Scoopy SH125i

Si, ni me he vuelto loco ni me he equivocado al poner los números. Estos son las cifras que la Honda Scoopy SH125i 2013 ha homologado y aunque en el recorrido no pudimos efectuar una prueba de consumo os aseguro que su gasto de gasolina es irrisorio. Más que nada porque en todos los kilómetros que hicimos, la aguja no se movió ni un ápice del máximo.

Honda ha conseguido estas cifras gracias a varios trucos del almendruco, es decir, a tecnología que ha trasladado hasta su nuevo motor denominado eSP o Enhanced Smart Power centrado en la baja fricción interna. Para llegar todavía más lejos, el Honda Scoopy SH125i 2013 está equipado con el denominado Idle Stop (sistema automático de paro al ralentí) que también equipa la Honda PCX.

Aunque hablaremos más detenidamente sobre su funcionamiento mañana, os puedo adelantar que se trata de un sistema que detiene automáticamente el motor cuando este se encuentra a temperatura nominal y está al ralentí más de tres segundos. En cuanto giremos el gas, vuelve a arrancar de forma inmediata.

Algunos dirán: eso va a acabar con el motor de arranque en un suspiro. Yo le diría que probablemente tiene razón… si tuviera motor de arranque. ¿Cómo arranca entonces? Ay amijos, buena pregunta. ¿Sabéis qué modelo es el Honda Zoomer? Un scooter de 50 con el chasis tubular a la vista y con dos graciosos faros en su frontal.

Honda Scoopy SH125i

Pues bien, utiliza la tecnología que ya equipaba este scooter y que no es otra que un arranque por inducción desde el alternador al cigüeñal. Como por arte de magia y sin tocar (no te tooooques… no te toooques que diría Juan Pedro con lo enseñado en Los Pilarines) el motor se pone de nuevo en marcha

Gracias a todos estos detalles consigue esos consumos tan ajustados que hemos comentado pero es que además, os puedo dar otras cifras que os dejarán tan perplejos como a mi. Por ejemplo que el consumo se ha reducido un 25% respecto al Honda Scoopy SH125i actual o que calculado con lo kilómetros que hace un catalán a lo largo de un año (unos 3.000) en doce meses se habrá fundido 95 € en gasolina. Si, menos de 100 € para moverse todo un año por ciudad, vamos, lo mismito que en un coche. Y un último dato: en un recorrido de 25 minutos por ciudad, el Idle Stop mantiene el motor apagado (y sin consumir ni emitir a la atmósfera ni un gramo de CO2) más de cinco minutos.

Y a pesar de que el nuevo motor tiene una potencia algo inferior (de 8’7 kW y 11 Nm de par por 10,1 kW y 11,5 Nm de la 2012), consigue una aceleración en los 100 primeros metros más rápida. Y todo porque la curva de par máximo se consigue a menos revoluciones. Como cultura general, el par te proporciona aceleración y la potencia alcanzar antes la velocidad máxima. Si entregas el par antes aunque sea inferior, conseguirás una aceleración más rápida aunque luego tardes más en alcanzar la velocidad punta.

Honda Scoopy SH125i 2013, y por fin llegó el hueco para el casco integral

Honda Scoopy SH125i 2013

Sí, uno de los detalles más demandados llega con el Honda Scoopy SH125i 2013 y no es otro que un hueco bajo el asiento para el casco integral. Pero si os fijáis en el mercado de scooter de rueda de 16”, a excepción del SYM Symphony que puede guardar algún modelo de casco bajo el asiento (pero no todos) en el resto coge un jet y por poco. Claro que lo del Honda Scoopy SH125i tenía delito porque sólo cogían los cascos Honda y dos más contados. Y sinceramente, ¿quién compra un casco Honda? Muy pocos.

Por lo tanto debe ser que no es demasiado fácil hacer un scooter de rueda alta y con buena capacidad sin que el centro de gravedad pase a estar sobre nuestra chepa, necesitemos plataformas estilo Priscilla Reina del Desierto para llegar al suelo y sea igual de ancha que una Honda Goldwing. Pero la Honda Scoopy SH125i 2013 ya lo ha conseguido y puedes guardar cualquiera independientemente del tamaño de la calota. Y todavía te queda algo de sitio para alguna cosilla más.

Como el radiador ha pasado a estar en el lateral junto al motor, delante desaparecen las rejillas para su ventilación y todas las tuberías asociadas. El hueco detrás del escudo es ahora mayor y en el lateral izquierdo disponemos de una pequeña guantera sin llave para dejar algunos objetos.

Honda Scoopy SH125i 2013

La suspensión es más firme en el nuevo modelo siendo además los amortiguadores traseros regulables en cinco posiciones de precarga. En la parte trasera y de serie, dispone de una parrilla portabultos en la que se puede fijar un top case sin necesidad de adquirir ningún acople ni herraje por separado.

Y hablando de adquirir por separado. Otro de las peticiones era un caballete lateral de serie porque muchas mujeres sobre todo lo exigían al no estar seguras de poder colocarlo correctamente sobre el caballete. Se acababa colocando uno de la industria auxiliar pero ahora ya no es necesario porque una vez llegados a nuestro destino, podemos elegir entre aparcarlo sobre una u otra posición.

Honda Scoopy SH125i 2013, instrumentación y seguridad

Honda Scoopy SH125i 2013

La instrumentación de la Honda Scoopy SH125i 2013 es completamente nueva y combina un display digital con un velocímetro analógico. Otros dos pequeños indicadores de aguja a ambos lados nos muestran el nivel de combustible y la temperatura del motor mientras que en el display digital tenemos el totalizador de kilómetros, el parcial y un práctico reloj. A los lados del velocímetro y encima del display varios testigos nos indican el funcionamiento del Idle Stop, cuándo debemos cambiar el aceite, intermitentes, luz de carretera y diagnóstico de la inyección electrónica PGM-FI.

El frontal destaca como decíamos por la ausencia de las rejillas del radiador y por sendos faros en posición vertical que aumentan nuestra visibilidad entre los coches. La luz principal sigue situada en el manillar.

Honda Scoopy SH125i 2013

La primera versión en comercializarse será la equipada con ABS, siendo así el primer scooter de rueda alta de 125cc en equipar este sistema de seguridad activa. Posteriormente se comercializará otra con el sistema de frenada combinada CBS.

En el caso de los modelos con ABS, el freno delantero tiene dos pistones mientras que los que presentan la frenada combinada, la pinza es de tres pistones siendo uno de ellos el que frena automáticamente la rueda delantera cuando actuamos sobre el freno trasero. El ABS es completamente nuevo y su tamaño y peso se han reducido a la mitad, pesando ahora solamente 630 gramos aproximadamente.

Según lo que hemos podido leer, parece que el Honda Scoopy SH125i 2013 promete. Pero mañana lo probaremos a fondo, en Barcelona, cuna de este modelo en concreto. ¿Será capaz de aprobar con buena nota o preferirá arrojarse al mar y dejar que la corriente del Mediterráneo le arrastre? Atentos mañana.

Continuará…

Siguiente parte | Honda Scoopy SH125i 2013 prueba (concucción en ciudad y carretera)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos