Publicidad

Honda NSS300 Forza, prueba (conducción en ciudad, carretera y autopista)

Honda NSS300 Forza, prueba (conducción en ciudad, carretera y autopista)
6 comentarios

Publicidad

Publicidad

Por los comentarios que hemos recibido, sabemos que la Honda NSS300 Forza es un modelo del que estabais deseando que hiciésemos la prueba. Y no me voy a entretener. Pasamos directamente a analizarlo en sus tres principales ambientes: ciudad, carretera y autopista.

Nos colocamos en su asiento y ya con las manos en el manillar, apreciamos perfectamente lo que os comentaba ayer: no estás sobre el scooter sino dentro del Honda NSS300 Forza. La sensación se incrementa al tener el asiento muy bajo y el manillar un poco alto. El espacio para las piernas, en parado, en suficiente.

El límite está en mi 1’90. Si eres algo más alto, posiblemente tus rodillas ya lleguen a tocar con el escudo frontal. Donde no hay ningún problema es en el giro de manillar. Difícilmente llegarás a pegar con los topes en las piernas aunque no estés pegando con la espalda en el soporte lumbar que separa el asiento del conductor y del pasajero.

Honda NSS300 Forza: la alfombra de Aladino

Honda NSS300 Forza

Esta comparación fue lo primero que llegó a mi cabeza tras recorrer escasamente cien metros con ella. Accionamos el contacto, le damos al botón de arranque y el monocilíndrico cobra vida con unas vibraciones mínimas. El propulsor ya rebosa suavidad pero esta queda todavía más patente cuando abrimos un poco el gas: la suavidad es magnífica. De las mejores que he podido probar en un scooter de 300.

Esta sensación de que vas flotando sobre la carretera se acrecienta por el gran trabajo de las suspensiones. Son capaces de absorber cualquier irregularidad, grande o pequeña. La palabra comodidad toma sobre ella un nuevo significado mientras te mece hacia el destino que elijas.

El primer golpe de gas de la Honda NSS300 Forza es bastante contundente, quizás un poco inferior a otros scooter que tienen enfoque deportivo. Su fuerte son los medios, entre 20 y 90 km/h. Entre estas velocidades la respuesta del acelerador es progresiva pero inmediata.

Te permite encerrado en el tráfico urbano salir airoso de cualquier situación con un simple golpe de gas. Aquí, enfrascado en medio de la ciudad es un poco más lento de reacciones que por ejemplo la Honda Scoopy. Lógicamente su mayor distancia entre ejes la penalizan aunque se compensa con el menos diámetro de las ruedas.

Honda NSS300 Forza

Aunque el freno delantero podría tener un poco más de mordiente, la garantía de contar con frenada combinada o como en el caso del modelo que probamos, ABS combinado, te permite apoyarte primero en el freno trasero para aplomar la moto en frenadas de emergencia sabiendo que delante ya está haciendo su trabajo de forma automática.

En ciudad, la practicidad de la Honda NSS300 Forza me ha encantado, sobre todo por la adopción del cierre centralizado que evita tener que preocuparse de bloquear con la llave la guantera o tener que jugar con la llave a izquierda o derecha para abrir el hueco bajo el asiento.

Este cierre funciona de una manera que está muy bien pensada, parecido a un coche. Desde la posición off, si giramos a la derecha encontramos una posición intermedia antes de activar completamente el contacto. Esta posición, que podríamos denominar de accesorios, ya nos da corriente para manejar tanto el botón de la guantera como del asiento y del depósito.

Buenas sensaciones con la Honda NSS300 Forza, pero vamos a buscarle las cosquillas en carretera a ver cómo se comporta

Honda NSS300 Forza, suave y picante

Honda NSS300 Forza

Siempre he dicho que la cilindrada de 300 es la ideal. Te permite moverte económicamente por ciudad pero a la vez, si quieres salir con ella a carretera tienes suficiente potencia como para moverte con soltura sin que los camiones u otros vehículos te pongan en apuros.

En el caso de la Honda NSS300 Forza, todo ocurre como en ciudad de forma muy suave. Te deslizas sobre el asfalto con muchísima comodidad pero a la vez, si quieres tomar alguna curva de forma picante, sorprende por su aplomo tanto en recta como en curva.

Tienes que ir completamente pasado en cuanto al ritmo que le estés imprimiendo como para empezar a tener problemas de estabilidad, que te llegarán en forma de rebotes y movimientos del tren trasero. Delante por el contrario, mantiene la línea de forma muy noble, diciéndote en todo momento lo que está pisando. Y tendrás que tumbar como un salvaje para empezar a pegar con algo duro.

Honda NSS300 Forza

Los frenos dan la misma sensación que en ciudad: un delantero con suficiente potencia pero un poco carente de tacto y un trasero que funciona como gran aliado cuando queremos parar la Honda NSS300 Forza.

Si queremos aumentar la comodidad, podemos estirar las piernas hacia el frontal del escudo donde tenemos dos plataformas preparadas para ello. Para mis largas piernas estaba todavía demasiado cerca para ir cómodo pero veréis mañana en el vídeo que la postura, aun para mí, es muy relajada.

En cuanto a la protección aerodinámica es un poco justa. Una cúpula tan baja está claro que no nos podía proteger el casco pero por el contrario, el pecho y los brazos quedan bastante resguardados. Y lo mejor es que gracias al buen estudio aerodinámico, no se aprecia ninguna turbulencia incluso a alta velocidad.

¿Alta velocidad? ¿Hemos dicho alta velocidad? Pues vámonos a la autopista.

Honda NSS300 Forza: para ciudad, extrarradio e incluso más allá

Honda NSS300 Forza

Pudimos probar la Honda NSS300 Forza un buen rato por autopista, algo que no suele ser muy común en las pruebas de los scooter. Esto nos permitió rodar en distintos tramos y con distinta orografía, pudiendo probar desde las prestaciones máximas hasta si había pérdidas de velocidad en tramos de subida.

Primeramente, comentar que la velocidad máxima es suficiente. Suficiente para que te cueste dinero ya que su velocidad punta está más allá de los 130 km/h de marcador, una velocidad que mantiene sin ningún problema en la mayoría de los tramos.

Si estos se ponen muy cuesta arriba, literalmente, veremos caer la velocidad pero nunca por debajo de los 110 km/h, lo que está muy bien para rodar con suficiente seguridad y alejado de los camiones y autobuses.

Honda NSS300 Forza

Lógicamente y después de ver que la protección en carretera es un poco justa, en autopista ocurre lo mismo. Pero a su favor hay que decir que de cuello para bajo quedas completamente a cubierto y únicamente la cabeza será la que sufra el azote del aire. Aunque si eres más bajito no lo notarás tanto.

Con su bajo centro de gravedad y su larga distancia entre ejes, el aplomo en autopista a alta velocidad es magnífico, permitiéndote rodar con mucha comodidad. Únicamente en caso de fuerte viento lateral habrá algo de efecto vela, algo normal en estos vehículo.

Mañana llegaremos con la última parte en la que hemos también incluido un vídeo para que la podáis ver y escuchar en acción. Será una bonita forma de rematar la prueba de la Honda NSS300 Forza, un producto que les ha quedado muy redondo.

Continuará…

Parte anterior | Honda NSS300 Forza, prueba (características y curiosidades) Siguiente parte | Honda NSS300 Forza, prueba (valoración, vídeo, galería y ficha técnica)

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir