Compartir
Publicidad

Honda NSS300 Forza, prueba (características y curiosidades)

Honda NSS300 Forza, prueba (características y curiosidades)
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La última novedad que nos quedaba por mostraros es la de la renovada Honda NSS300 Forza, un scooter pensado para un uso en ciudad y extrarradio que ha sido profundamente renovado, tanto a nivel de propulsor como de chasis, ergonomía, etc.

Se trata de un producto que como veremos, lleva más allá la esencia de la comodidad y el uso diario. Tanto por agradable al tacto como por su estética, muy baja, larga y sobre todo musculosa que hacen que la primera vez que la ves te quedes un rato mirándola. Echemos un vistazo a las nuevas características de la nueva Honda NSS300 Forza.

Honda NSS300 Forza, un propulsor derivado de la Honda Scoopy SH300i

Honda NSS300 Forza

Lo primero que podemos ver es que la Honda NSS300 Forza crece en cilindrada, pasando a adoptar el motor de 300 de la Honda Scoopy SH300i. Es el mismo motor pero convenientemente adaptado a la nueva montura que dará vida. Por lo tanto, no pensemos que ha sido quitarlo de un lado y ponerlo en otro ya que hay más trabajo detrás.

La potencia se reduce en algo mas de un caballo si lo comparamos con la Scoopy: 25 CV a 8.250 vueltas. Sin embargo el par apenas disminuye. Todo ello en busca de un funcionamiento mucho más suave que es lo que por encima de todo nos ofrece esta montura.

El mayor cambio que se produce en el motor es la desaparición de la sofisticada transmisión controlada electrónicamente S-Matic que llevaba el modelo de Forza del 2008. Ahora lleva una transmisión V-Matic más convencional adaptada a su uso en ciudad y carretera y, sobre todo, más barata que redunda en el precio final.

Honda NSS300 Forza

Para que entendáis que el propulsor llega a ser muy diferente, el intervalo de mantenimiento pasa de los 6.000 que tiene el Scoopy a los 12.000 en la nueva Honda NSS300 Forza. Y si el motor de la SH ya es duro como una piedra, os podéis imaginar que para romper este hay que ser muy bestia.

El chasis de nueva factura, busca la integración completa del piloto. De esta forma, pasa a estar dentro del scooter y no encima del él. Es más larga que la SH300i, lo que le da todavía más aplomo en carretera abierta y a alta velocidad.

La carrocería mantiene el aire de la familia, que llegó allá por el año 2000. La superficie del frontal es ahora un poco más pequeña y sin embargo la protección es mayor gracias a exhaustivo estudio.

La cúpula es baja, haciendo que la Honda NSS300 Forza adopte digamos una estética naked que se acentúa con el manillar descubierto. Puede gustarte o no, como pasa con la pequeña PCX, pero en lo que todos estaremos de acuerdo es que acentúa su estética larga y baja.

Honda NSS300 Forza, parte de ciclo

Honda NSS300 Forza

La parte de ciclo de la Honda NSS300 Forza es sencilla en planteamiento pero eficaz y muy probada. Delante encontramos una horquilla con barras de 35 mm mientras que detrás se vale de un doble amortiguador con ajuste en precarga.

De serie cuenta con frenada combinada CBS aunque como opción puede también dotarse con ABS combinado. En ambos casos, el freno delantero está formado por un disco de 256 mm mordido por una pinza de doble tres pistones mientras que detrás, el disco es de 240 mm con una pinza de simple pistón. En cuanto a las ruedas, estás son de 14” y 13” respectivamente en medidas 120/70 y 140/70.

El asiento está muy bajo, a 716 mm, lo que le permite que casi cualquier usuario llegue con facilidad al suelo. Por si fuera poco, tanto la parte delantera del asiento como las plataformas están rebajadas para facilitar aun más la tarea.

Honda NSS300 Forza, capacidad e instrumentación

Honda NSS300 Forza

La instrumentación de la Honda NSS300 Forza impone por ser muy completa y legible. Combina perfectamente los indicadores analógicos con una pequeña pantalla digital en el centro que nos muestra la hora, el tripo y datos del ordenador de abordo.

A ambos lados, dos grandes esferas. Una de ellas para la velocidad y la otra para las revoluciones del motor. Más hacia el exterior, de nuevo otras dos esferas analógicas para el nivel de carburante y la temperatura del motor. Los indicadores quedan repartidos en el centro y en el interior de las esferas.

Justo debajo del manillar se encuentra la cerradura de contacto. El acceso a una de las dos guanteras frontales, el depósito de combustible y el hueco bajo el asiento se realiza mediante pulsadores. Todo ello queda cerrado de forma electrónica cuando apagamos la moto.

Debajo del asiento, el hueco permite llevar dos cascos integrales además de alguna que otra cosa en los pequeños huecos que quedan libres. La guantera que cierra con llave incorpora una toma de 12V para poder cargar cualquier aparato electrónico.

Y ahora para acabar, os dejo con una pregunta: ¿os habéis fijado en las luces de los intermitentes del Honda NSS300 Forza? Efectivamente, están encendidas siempre. Mañana, ya a sus mandos, explicaremos el porqué de esto.

Continuará…

Siguiente parte | Honda NSS300 Forza, prueba (conducción en ciudad, carretera y autopista)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos