Compartir
Publicidad
Publicidad

Ducati Strada Press Experience (parte 2)

Ducati Strada Press Experience (parte 2)
Guardar
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ayer empezaba a contaros cómo empezó la jornada de Ducati Strada Press Experience con los diferentes sabores de la Multistrada 1200 S y concretamente su versión Granturismo. Pero como os comentaba, no sólo han hecho mejoras en las trail, sino que han avanzado un escalón hacia la polivalencia en el mundo de las cruiser (por catalogarla en algún concepto) con la Diavel Strada, y en las supermotard tal y como lo entienden en Ducati con la Hyperstrada.

Las nuevas Ducati Diavel Strada y Ducati Hyperstrada son modelos nuevos propiamente dichos, aunque más bien podríamos considerarlos como un spin off de sus respectivas familias. El primero con una base conocida, y el segundo con la base de la nueva Hypermotard, a la que tenía muchas ganas de echar el guante, pero con cambios a nivel de equipamiento y ergonomía para que nos podamos ir más lejos de la cuenta con ellas.

Ducati Diavel Strada: macho-bike de largo recorrido

Ducati Strada Press Experience

El modelo más raruno personal de Ducati, que probamos hace un tiempo y al que vimos que no tiene un concepto definido claramente, ahora también se apunta a rivalizar con los trenes de larga distancia. La Ducati Diavel Strada se convierte en otro modelo más, diferenciado del resto de las Diavel, con un nuevo equipamiento que la hace más apta para los largos recorridos.

Principalmente, los cambios se centran en la parte trasera del conjunto, dotando al colín de un nuevo diseño que cambia las ópticas traseras por unas mucho más convencionales y, porqué no decirlo, sosas. Me gusta infinitamente más la configuración del modelo original, así pierde todo el carácter en su parte posterior pero supongo que está reñido con las maletas semi-rígidas que ahora equipa. También tiene un pequeño respaldo para el pasajero con asas laterales, un asiento corrido de nuevo diseño y mullido, manillar un poco más alto y una cúpula elevada.

Ducati Strada Press Experience

En movimiento ya sabemos que se defiende, pero después de haber probado las Multistrada y las Hyperstrada no puedo decir que sea rápida de dirección. Se siente más lenta y cuesta un poco meterla en curva, pero a cambio es la más cómoda de todas, con un asiento muy bajo en el que llegas de sobra al suelo y de un mullido suavísimo, los estribos adelantados estilo chopper y las manos en una posición relajada. Si quieres buscarla las cosquillas te vas a encontrar un empuje descomunal, de auténtica dragster, pero procura dejar siempre cierto margen porque necesita algún metro más que sus primas cuando se complican las cosas.

El sonido de los escapes es también con diferencia el más macarra de todos y te incita a abrir con decisión el puño del acelerador, pero me temo que mi época de motero de ritmo tranquilo que sólo de vez en cuando abre a tope en línea recta no ha llegado. En el caso de que me venga antes de tiempo, consideraría la opción de la Ducati Diavel Strada porque aúna una posición muy cómoda con la que rutear, dosis de adrenalina en los momentos que se tercia y una imagen que sigue rompiendo moldes años después de su lanzamiento.

El pasajero gana por goleada en ésta Ducati Diavel Strada aunque sólo sea por la posición pachorra más burguesa de toda la familia Strada, mérito también aplicable al piloto, que llevará la misma posición que si estuviéramos sentados en el sofá usando los reposabrazos.

Ducati Hyperstrada: la hermana pequeña y traviesa

Ducati Strada Press Experience

¿A quién se le ocurre mezclar la velocidad con el tocino?, pues a los de Ducati, y de pronto se sacan de la manga un modelo sorprendente. Partiendo de la base de una supermotard de carretera, lo fusionamos con el concepto trail, le calzamos equipamiento rutero y !ale¡, a hacer kilómetros pero sin aburrirse. Me parece una jugada arriesgada a la que hay que dar un voto de confianza. Hemos visto cientos de veces en el automovilismo cómo ideas extrañas se convierten en éxitos de ventas.

En comparación con el resto de modelos de la familia Strada lo que destaca de ésta Ducati Hyperstrada al verla allí aparcada con el resto de modelos es su tamaño, muchísimo más reducido. Al tenerla al lado de la Multistrada Granturismo parecía un simple juguete, y no andaríamos muy desencaminados porque el modelo del que parte es muy cañero.

Ducati Strada Press Experience

Dotada del motor Testastretta Evo 11º con la potencia reducida hasta los 110 caballos y una parte ciclo de máquina infernalmente divertida, recibe entre su equipamiento unas maletas semi-rígidas laterales de 50 litros, pantalla touring, asiento touring, alzas para las torretas del manillar, asa para el pasajero, caballete central, guardabarros de mayor tamaño, protector de motor y dos tomas de corriente de 12 V.

El sonido del escape es ronco y bravucón, con la picardía de ser el menor de los Testastretta, subiendo con ganas a la parte alta con unas dosis de par generosas. Bien es cierto que carece de la estirada de la Streetfighter 848, pero recordemos que se han dejado 30 caballos por el camino para ésta nueva Hypermotard/Hyperstrada. Tampoco lo echaremos de menos, porque a cambio la linealidad es superior, y en un conjunto de menor peso y geometrías más divertidas no hace falta tener tanta potencia.

Ducati Strada Press Experience

Hablando de geometría, la posición es inequívocamente supermotard con mucho peso cargado sobre el manillar y los codos abiertos, pero los brazos quedarán relajados y sin fatigarse. Entre los pequeños cambios con respecto a las Hypermotard, las torretas del manillar están colocadas 20 milímetros más altas y a la vez las suspensiones son dos centímetros más bajas, lo que se traduce en un menor nerviosismo. El aplomo es el justo y necesario para recordarnos en cada rotonda que viajar en moto puede ser tan divertido como lo queramos hacer.

Aerodinámicamente encontramos la menor protección de todos los modelos Strada, aunque tenemos una cúpula (no regulable) que nos aparta el aire no lo consigue desviar por encima del casco, pero no crea turbulencias extrañas como pasa en otros casos. Los paramanos cerrados además de incorporar los intermitentes delanteros (y olvidarse de aquellos retrovisores de la generación anterior) nos protegerán no sólo las manos del aire frío sino que me dio la impresión de que protege más los brazos que los de la Multistrada.

El conjunto es estrechísimo y nos permite una total libertad de movimientos sobre su asiento plano, puedes empujar el manillar hacia el suelo como en las supermotard auténticas o descolgarte como en una deportiva. Con 181 kilos, sólo gana seis con respecto a la Hypermotard, y una distancia libre al suelo grande, es difícil hacer que nada roce, si le unimos que es realmente ágil en los cambios de dirección ya os podéis hacer una idea de lo divertido que es tumbarla entre las zonas de curvas más reviradas.

Ducati Strada Press Experience

El pasajero contará con el que quizá sea el puesto más incómodo de los que hemos probado entre la familia Strada, no porque sea malo, cosa que sería difícil en un asiento corrido a la misma altura del piloto, sino porque al ser un conjunto tan estrecho y las maletas estar colocadas tan arriba los muslos chocarían constantemente contra ellas. Además, por éste mismo motivo, el acceso es el más complicado.

También dispone de modos de conducción pero, al no equipar las suspensiones electrónicas de última generación, "sólo" actúan sobre el mapeado del motor, la regulación del ABS y del control de tracción. La tecnología no se queda ahí, sino que nos contaron que en la nueva Ducati Hyperstrada, todos los sensores electrónicos están duplicados por lo que si hay algún problema, por ejemplo, con el sensor de apertura del acelerador y se queda abierto su "gemelo" diría que está cerrado, cortaría y mandaría un aviso de error al tablero. Dependiendo de la gravedad pararía la moto si es importante, limitaría el funcionamiento si se puede continuar la marcha pero con reservas, o nos dejaría seguir con normalidad si fuera de poca importancia.

Ducati Strada Press Experience

Si tuviera que elegir uno de todos los modelos probados me quedaría con ésta Ducati Hyperstrada, seguramente porque todavía no tenga esa necesidad imperiosa como motero de hacer largos viajes sobre dos ruedas y me guste salir a divertirme un rato hasta que me canse o me quede sin dinero para gasolina. Pero puestos a pedir, me gustaría que el tapón de gasolina fuera un poco mejor, no me gustan los de desenroscar y quedártelo en la mano, y el caballete lateral es un poco complicado de poner.

En el caso de los otros muchos perfiles de motorista a los que les gusta hacer kilómetros las dudas supongo que se hacen más grandes. ¿Te gusta una ultra-moderna trail, una trail aún mejor que se convierte en varias motos en una como Optimus Prime u otra en la que además puedes guardar toda la ropa de invierno?. ¿Pasas de aburguesarte y prefieres divertirte como un enano en cada giro?, ¿o te gustan las aceleraciones fuertes desde un cómodo sofá?. Ducati Multistrada ABS, Multistrada Touring, Multistrada Gran Turismo, Hyperstrada o Diavel Strada?. Tú decides y ella, elijas la que elijas, te hará disfrutar.

Nota: Los gastos de la prueba han sido asumidos por Ducati Ibérica. Para más información consulta nuestra política de relaciones con empresas.

Parte anterior | Ducati Strada Press Experience (parte 1)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos