Compartir
Publicidad
Publicidad

Este es, posiblemente, el motorista con más suerte que vas a ver en mucho tiempo

Este es, posiblemente, el motorista con más suerte que vas a ver en mucho tiempo
Guardar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Un conocido dicho motero reza que "sólo hay dos tipos de moteros: los que se han caído y los que se van a caer". Tocamos madera, pero hasta cierto punto estamos acostumbrados a ver caídas y es algo que tenemos tristemente normalizado. Lo que vas a ver hoy va mucho más allá de una simple caída, podríamos catalogarlo próximo al milagro.

Willie estaba disfrutando con sus amigos de una bonita ruta por el Angeles National Forest, una preciosa carretera rodeada de naturaleza al sur de California, cuando perdió el control de su KTM 390 Duke. Se fue recto, impactó contra el quitamiedos y salió literalmente volando hacia un precipicio, pero su ángel de la guarda andaba muy, muy cerca.

Tras elevarse varios metros con el impacto, Willie cae a través de las copas de los árboles durante varias decenas de metros por un precipicio. David Park, su compañero de ruta que iba dos motos por detrás grabando toda la secuencia se baja de su Kawasaki Z1000 y se va a buscar al accidentado mientras otros compañeros llaman a emergencias.

Motero1

Cuando llega a Willie por suerte está consciente, pero en un visible estado de shock. Sólo tiene un hombro roto y abrasiones por la brutal caída, pero está mucho mejor de lo que podíamos pensar en un primer momento. Los servicios de emergencias llegan en unos minutos pero la complicada orografía de la zona obliga a que haya que evacuarlo en helicóptero al hospital.

Motero2

Por si te lo preguntabas, la KTM acabó encaramada a lo alto de un árbol, hubo que bajarla con una grúa y su ángel de la guarda austriaco también andaba bastante cerca. Obviando las fibras rotas, alguna luz partida, un neumático pinchado y un pequeño agujero en el radiador, la 390 Duke está bien, arranca y puede circular.

Toda esta historia nos sirve para remarcar que en carretera nos tomemos las cosas con calma, mantengamos un ritmo razonable que no sobrepase nuestras habilidades y nos permita tener capacidad de actuar en caso de imprevisto. Desde luego que después de todo, Willie tiene épica historia que recordar.

En Motorpasión Moto | Me he caído en moto, ¿y ahora qué hago? Estos son los siete pasos clave

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos