Cómo arruinar tu boda en un segundo: llegar en moto sin casco, caerte y acabar en el hospital con la clavícula rota y puntos en la cabeza

Cómo arruinar tu boda en un segundo: llegar en moto sin casco, caerte y acabar en el hospital con la clavícula rota y puntos en la cabeza
6 comentarios
HOY SE HABLA DE

Las bodas son, para muchos, el día más especial de sus vidas. Un día en el que prometes a tu pareja amor eterno sellándolo con un trato y celebrándolo con su correspondiente fiesta. Sin embargo, para esta pareja italiana el día se torció antes incluso de entrar por la puerta de la iglesia.

Y es que últimamente las ganas de dar espectáculo se nos están yendo de las manos. Como la de este novio, que quiso llegar a la puerta de la iglesia como si de una carrera de motocross se tratara y acabó por los suelos, con la rodilla magullada, clavícula rota y tres puntos de sutura en la cabeza.

Una boda que casi acaba en funeral

Boda Que Casi Acaba En Funeral 001

Las bodas tradicionales en las que los novios llegaban en limusina o coches de gran cilindrada tipo Mercedes están de capa caída. Muchos jóvenes actuales optan por hacer entradas espectaculares con cierta temática para sorprender a sus invitados y ofrecer un espectáculo digno de recordar.

Sin embargo, los planes no siempre salen como uno espera. Y sino que se lo digan a esta pareja residente en Parma. Y es que para la ocasión, habían diseñado una entrada bastante espectacular en la que el novio subía la cuesta que lo llevaba hasta la iglesia con su moto de cross emulando una auténtica carrera de la categoría.

En la meta esperaba su mujer con la bandera a cuadros en mano para ondearla una vez llegase a su altura. No obstante se tuvo que quedar con las ganas ya que la mala suerte (o el destino que no quería que se casase...) hizo que el novio perdiese agarre por un instante en su rueda delantera y acabase saliendo por los aires.

La escena es grotesca, y el pánico en los invitados es más que evidente. Por suerte, tanto para la novia como para él, todo quedó en un susto que se saldó con una rodilla magullada, una clavícula rota y tres puntos de sutura en la cabeza. Y sí, decimos suerte porque una caída como ésta en la que impacta directamente contra el asfalto sin un casco que le proteja  la cabeza podía haber acabado en una desgracia mucho mayor.

Eso sí, si querían que sus invitados recordasen el día, lo han conseguido y con creces. Aunque la cara de la futura mujer mientras atienden al novio en la enfermería que acompaña al vídeo, es todo un poema. Esperemos que el matrimonio les vaya mejor que su entrada nupcial.

Temas
Inicio