Compartir
Publicidad
Publicidad

No la abandones, ella nunca lo haría

No la abandones, ella nunca lo haría
Guardar
22 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Aunque en esta ocasión es posible que estemos hablando de un abandono “forzoso”, nunca se sabe. La cuestión es que hoy os traemos a estas página este pequeño relato de un caso real como el que podéis vivir en vuestras ciudades, valga la redundancia, un día de cada día.

Casi siempre detrás de las cosas o las situaciones, hay historias de personas de carne y hueso con vida propia. Si nos paramos a pensar, tras nuestra protagonista de hoy, esta Suzuki GSXR 600, es muy probable que las haya. Ensamblada mas o menos entre los años 2004 y 2005, esta Sussie fue concebida con un solo propósito. Proporcionar muchas horas de diversión y disfrute a su propietario.

Actualización a día 10 de Febrero de 2012: La policía nos comunica que la moto no es robada, se encuentra abandonada y su propietario apercibido.

Gsxr.02

Eso es la teoría sobre el papel. A la práctica, esta Suzuki GSXR 600 esta abandonada a su suerte desde hace dos meses en una plaza cercana al domicilio de quien os escribe estas líneas. Ha helado, llovido y casi hasta granizado encima de ella pero sigue quieta formando parte del mobiliario urbano con la mirada triste y heridas cual guerrero que regresa de una batalla. El colín parece en su sitio pero esta desencajado, faltan los contrapesos de los semi-manillares, partes de su carenado están resquebrajadas y una pegatina en su cúpula delata, como suponíamos, que esta pequeña deportiva ha dado guerra por esos circuitos de Dios.

Puesto en conocimiento de la autoridad competente hasta en cuatro ocasiones parece que con la iglesia hemos topado. Que si esto no es competencia nuestra, que si debe usted avisar a los agentes de este distrito, que si ya tomamos nota y lo miramos cuando lleguemos a la central…

Y como digo al principio, detrás de todo esto puede haber historias personales. Puede que sea la historia de una persona que ha depositado en ella su esfuerzo y vea truncadas sus ilusiones por su ausencia. Lo que al principio menciono como abandono “forzoso”. O puede ser todo lo contrario. Alguien sin escrúpulos que conscientemente la ha dejado abandonada y en este caso, es evidente que esa persona no se merece lo más mínimo poseer tan agraciado bien. De una manera u otra la pequeña Sussie sigue quieta e inmóvil en el mismo lugar viendo pasar el tiempo.

Fotos | Alberticu
En Motorpasión Moto | No dejes tu moto abandonada en el taller: ella no lo haría

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos