Compartir
Publicidad

Prueba de la BMW K1200R Sport (1/4)

Prueba de la BMW K1200R Sport (1/4)
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si comienzo diciendo que la moto que hoy probamos en Moto22 tiene 163 caballos de potencia seguro que la mayoría pensará en alguna “R” de japonesa, las únicas que hasta hace poco se atrevían con cifras de potencia semejantes. Pero la realidad es bien distinta, ya que se trata de una BMW y más concretamente la K 1200 R Sport, una moto polivalente con la que nos podremos divertir en una carretera de curvas o viajar a ritmos muy elevados sin renunciar a la comodidad. La BMW que se adapta a todo…

Hasta hace unos años BMW tenía una norma en cuanto a las potencias de sus motos: ninguna debía superar los 100 caballos de potencia. Hoy en día las exigencias del mercado le han obligado a “comerse” sus palabras, ya que con 163 caballos de potencia, la K 1200 R Sport y su hermana naked K1200 R son junto con los 167 caballos de la K 1200 S las BMW más potentes de la historia (gracias Juanlu) acercándose de forma intimidatoria a las superdeportivas japonesas.

BMWK1200RSport

Estéticamente la K 1200 R Sport que hoy probamos tiene un aspecto tranquilo, poco agresivo y muy discreto. En la parte delantera el pequeño y corto carenado marca su forma semidesnuda, al mismo tiempo que nos protege bastante del viento. Debajo del faro dos “branquias” delatan que estamos ante una de las motos de la marca alemana. El cuadro de instrumentos situado detrás del pequeño parabrisas delantero nos ofrece información de todo lo que necesitamos. Tiene dos relojes (velocidad y revoluciones) y una pantalla electrónica en la que nos ofrece información del consumo, temperatura, distancia recorrida, nivel de gasolina y marcha en la que rodamos.

BMWK1200RSport

Detrás del carenado se esconden dos semimanillares bastante altos que nos permiten mantener una posición de brazos cómoda mientras conducimos. Así en la K 1200 R Sport no hay ninguna necesidad de ir “acostados” sobre el depósito aunque estemos rodando en ritmos altos, ya que el aire se deslizará por encima de nuestra cabeza.

BMWK1200RSport

Las estriberas van ancladas al chasis de aluminio de doble viga en una posición adelantada que nos permite llevar los pies en una postura cómoda y no es necesario flexionar las piernas. Todo esto unido a un asiento bastante bajo dan lugar a una posición de conducción muy cómoda y confortable, algo que BMW siempre ha sabido conseguir en sus motos.

BMWK1200RSport

Cuando viajamos con pasajero la historia continúa, ya que éste irá sentado un poco más arriba que el piloto, encontrando las estriberas muy abajo y dos prácticas asas a los lados del asiento dónde de podrá agarrar para evitar sustos cuando los 163 caballos del motor de cuatro cilindros en línea se desbocan.

BMWK1200RSport

En principio una moto cómoda para rodar por carretera solo o en compañía, pero la K 1200 R Sport no solo es una rutera polivalente, sino que en su interior esconde muchos más secretos que en breve os seguiremos contando.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio