Compartir
Publicidad

Llantas lenticulares, marrón y negro para esta espectacular preparación de una Honda Super Cub

Llantas lenticulares, marrón y negro para esta espectacular preparación de una Honda Super Cub
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El mundo de los preparadores a veces trasciende los límites de los estilos. Cuando parecía que la moda café racer estaba apagándose nos llega desde Tailandia una Honda Super Cub que podría posar orgullosa ante el mismísimo Ace Café.

Esta Super Cub tan particular es obra del taller tailandés K-Speed que ha dejado al margen su habitual estilo sobrecargado y un poco hortera para crear una máquina cuyo resultado final es muy elegante.

Una Super Cub a caballo entre el custom y el café

Honda Super Cub K Speed 2

La Honda Super Cub es todo un icono a nivel mundial. Este scooter de marchas movilizó a la población de todo el planeta pero especialmente en las regiones asiáticas hasta el punto de convertirse en un icono rodante con 60 años de vida. Precisamente 2018 es su aniversario y para conmemorar las más de 100 millones de unidades que se han vendido de la Super Cub, Honda ha decidido sacar un nuevo modelo: la C125.

En esta ocasión K-Speed se ha asociado con otro constructor, Storm Aeropart, para darle un look todavía más agresivo y al mismo tiempo sutil. El subchasis trasero se ha desvanecido casi por completo y los amortiguadores que controlan el basculante alargado se anclan prácticamente bajo el asiento, el cobertor de la horquilla delantera es ahora de aspecto más aerodinámico y los mandos se han rebajado considerablemente.

Honda Super Cub K Speed 7

Pero lo más destacable de toda la preparación está en sus ruedas ya que las tradicionales llantas de radios dejan paso a unas masivas llantas lenticulares realizadas en fibra de carbono sobre las que se montan sendos discos de freno, mucho más efectivos que los frenos de tambor que equipa de serie.

El** motor monocilíndrico de 109 cc se ha mantenido inalterado** salvo por el baño de color negro que ha recibido, pero lo que sí se ha cambiado es el tubo de escape que está firmado por Diablo y recubierto por cinta termoprotectora.

Honda Super Cub K Speed 4

El manillar, los puños, las manetas, las estriberas y el reloj son todos nuevos para dale un aspecto general mucho más agresivo a esta pequeña café racer, mientras que los neumáticos de perfil alto y dibujo oldschool rematan un conjunto al que los colores marrón y negro usados por Honda en los '60 y '70 le ponen el broche definitivo.

De hecho es aún más elegante que la versión anterior que los de K-Speed hicieron sobre la Honda Super Cub, y es que la combinación de negro y marrón con las llantas lenticulares le queda exageradamente bien a esta pequeña máquina japonesa.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio