Compartir
Publicidad

RiderScan, una solución económica para acabar con los ángulos muertos

RiderScan, una solución económica para acabar con los ángulos muertos
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ante grandes problemas, grandes ideas y, a la vez, sencillas. Un ejemplo de ésta, llamémosla máxima, es la solución que encontró Stephen Hunter para acabar con los ángulos muertos que padecemos con los espejillos de nuestras monturas. Dependiendo del corte de nuestra moto tendremos dos buenas vistas de ambos lados traseros del vehículo, pequeñas viñetas en las que hay que esforzarse para ver al resto de usuarios de la calzada o aquellos retrovisores que nos obligan a agacharnos y a esconder nuestro propio codo para poder ver algo tras nosotros. Pues bien, este escocés y su moto no era ninguna excepción pero llegó un momento en el que se dio cuenta que las probabilidades de tener un accidente dependían en buena parte de la visibilidad del conductor.

Después de un susto de este tipo se preguntó cómo podría apañárselas para, no acabar de una vez por todas con los accidentes, pero sí al menos dar una pequeña ayuda a todos los motoristas del mundo. Así, cayó en la cuenta de que había objetos de uso cotidiano que, sin duda, resultarían de lo más útil montados en su moto. Comprobó que el ángulo de visión que ofrecía la tostadora de su cocina era considerablemente mayor al de sus dos espejillos, luciendo una vista panorámica de toda la habitación. Tostadora en mano salió hacía su garage en busca de su fiel compañera para tantear, en un caso práctico, lo que podría ofrecer aquello. El resultado fue tan positivo que de aquella experiencia ha salido un invento, RiderScan, que podría salvar muchas vidas o, al menos, ahorrarnos algunos sustos.

Como bien señalan los colegas de The Kneeslider ha habido una cantidad ingente de inventos e ideas que utilizan complicados procesos de construcción o alta tecnología para mejorar el ángulo de visión del motorista. Véase por ejemplo el Shark Vision R o el Reevu MSX1, un casco que con un buen aumento del campo de visión y otro que nos regala la vista trasera ante nuestros ojos. De momento el precio es de 36 libras – unos 42 euros – pero aun no está disponible. Sin duda, una diferencia notable respecto a otras soluciones como las mencionadas anteriormente.

Vía | The Kneeslider
Vídeo | Youtube
Más información | RiderScan

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos