Publicidad

Tourist Trophy, negativas, permanencia y rentabilidad (I)

Tourist Trophy, negativas, permanencia y rentabilidad (I)
11 comentarios

Publicidad

Publicidad

“Un periódico local establece que es posible la prueba del año que viene del Tourist Trophy tenga lugar en Irlanda, donde tenía lugar anteriormente la Gordon Bennet. Es probable que las autoridades de la Isla de Man, en representación de la fuerte oposición de los habitantes, prohíban que la carrera se dispute en la isla.”

The Sydney Morning Herald, Jueves 29 de Noviembre de 1906.

La historia del Tourist Trophy está plagada de episodios oscuros, de tragedia y a menudo se cuenta como si hubiera sido un cuento de hadas. La seguridad ha sido siempre el argumento que ha tambaleado su continuidad e incluso la gente de Man estuvo, y en buen número, está en contra de la celebración de la carrera. He creído conveniente llevar un poco de realidad a tanto sentimiento y buenas palabras. Porque parece decidir si el TT continúa o no hace falta conocer todos los puntos de vista.

Soy fiel seguidor del TT, lo he seguido sin falta desde que era un adolescente. Año tras año me han dejado con la boca abierta y enamorado de ese pequeño islote en mitad de dos mundos.

La muerte la acepté – si es que se puede llegar a aceptar cuando no te ha tocado cerca – como algo inevitable, como una responsabilidad que toma el piloto cuando decide inscribirse para correr en el trazado de la montaña. No tuve ni tengo ninguna duda sobre la buena voluntad de los organizadores del evento, la Auto Cycle Union Events. Cientos de voluntarios colaboran con ellos para cuidar de la seguridad de pilotos y espectadores.

Cuando se produce la tragedia entiendo la prudencia del departamento de comunicaciones a la hora de dar la noticia, aunque a veces continuar como si nada puede antojarse un tanto frío e insensible.

He leído en decenas de ocasiones que los pilotos del TT son los gladiadores de nuestro siglo, yo también me he referido a ellos con el mismo término. Durante los tiempos del Imperio los gladiadores victoriosos llegaban a recibir pagos y, en ocasiones, una espada roma que le permitía abandonar la profesión de gladiador. ¿Sabemos porqué un piloto puntero decide correr en el TT?

Tengo la certeza de que muchos de los pilotos de la parrilla del trazado de la montaña están allí persiguiendo un sueño, pero más de los que imagináis continúan compitiendo por llevar un puñado de libras a casa, por ganarse un salario.

Tourist Trophy poster

La verdad es que me llevé un chasco cuando me di cuenta de que el lubricante del engranaje de este evento era, cómo no, el dinero. Todavía peor fue cuando mis sospechas fueron confirmadas por el Departamento de Desarrollo Económico de la Isla de Man, con quienes he hablado en las últimas semanas para no llegar a conclusiones erróneas.

Antes de nada volvamos sobre estos párrafos hasta llegar al primero. Es noviembre de 1906, el Tourist Trophy existe como evento de competición para coches y los británicos buscan una alternativa a la International Cup donde sus máquinas tengan posibilidades reales de victoria. Eso lo cuenta muy bien Juan Pedro de la Torre en Héroes del Paddock, para quien le interese.

En 1905 las motos han participado en una prueba-ensayo donde han tenido notables dificultades para subir las pendientes de la montaña. Según The Sydney Morning Herald los habitantes ven el TT peligroso y negativo para su actividad comercial debido al cierre de las carreteras de la comarca. J.P de la Torre cuenta que no hubo carrera en 1906 por culpa de la mala gestión del organizador aunque, visto lo visto, parecía más una negativa popular que estuvo a punto de evitar su nacimiento en 1907.

Por aquella época la isla vivía casi en exclusiva del turismo que atraía y su progreso económico durante el siglo XX se debió precisamente ese sector. Quizás por ello la población creyó que la celebración de la carrera dañaría sus intereses tradicionales. Pasaron varias décadas y los británicos cambiaron Man por la costa española, el sector turístico se fue a pique y el gobierno, amparado en su especial situación legal, hizo de ese pequeño lugar del Mar de Irlanda un paraíso fiscal.

Lo cierto es que el debate sobre su continuidad se mantiene desde el día en el que nació. Incluso hoy en día un sector de la población está en su contra, aunque nunca aparecen en los documentales. Durante las últimas semanas, viendo la tendencia austera de los gobiernos europeos, he querido saber si la permanencia del TT está en peligro. Ya sea por viabilidad económica o por actuación del gobierno de la corona – que legalmente sí podría tumbar la prueba – . Durante esta semana indagamos en las profundidades del TT, de la política que lo mantiene, de su impacto económico, hablamos con los máximos responsables y recogemos las declaraciones de un piloto ganador que se dio cuenta de que ya sólo corría por dinero.

Foto vía | CaraibiRockers.com Siguiente | Tourist Trophy, negativas, permanencia y rentabilidad (II)

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios