Publicidad

La relación entre el Voltcom Crescent y Suzuki podría acabar este año

La relación entre el Voltcom Crescent y Suzuki podría acabar este año
2 comentarios

Publicidad

Publicidad

Con una presencia casi testimonial en el Campeonato del Mundo de Superbikes, Suzuki parece actualmente más enfocada a centrar sus esfuerzos en el otro mundial que en el de las motos derivadas de serie. Lejos queda su único campeonato conseguido en el 2005 por Troy Corser cuando por aquella época era el Alstare Suzuki el encargado de desarrollar la moto del fabricante japonés hasta la llegada del Voltcom Crescent.

Se trata del único equipo cien por cien inglés de la categoría, a donde llegó en el 2011 tras 15 años en el BSB con presencia en las tres categorías (SBK, SSP y STK). Vamos, que no estamos hablando de una estructura nueva que no sepa qué es lo que debe hacer para llegar a lo más alto.

Pero por lo que hemos podido ver en la entrevista realizada a su máximo responsable, Paul Denning, esa falta de implicación por parte de Suzuki como fábrica podría hacer que el Voltcom Crescent tomase un camino diferente de cara a la temporada que viene. La competitividad mostrada por Aprilia así como la llegada de Yamaha y su nueva YZF-R1M avivan los rumores sobre este divorcio.

Crescent Suzuki Sepang 2015

Aun con la llegada de la nueva Suzuki GSX-1000R (previsiblemente a finales de este año), sin el apoyo de la fábrica será de nuevo como luchar contra molinos de viento. Y lógicamente el equipo británico no quiere caer en los delirios de Alonso Quijano:

–Bien parece –respondió don Quijote– que no estás cursado en esto de las aventuras: ellos son gigantes; y si tienes miedo, quítate de ahí, y ponte en oración en el espacio que yo voy a entrar con ellos en fiera y desigual batalla.

Y, diciendo esto, dio de espuelas a su caballo Rocinante, sin atender a las voces que su escudero Sancho le daba, advirtiéndole que, sin duda alguna, eran molinos de viento, y no gigantes, aquellos que iba a acometer. Pero él iba tan puesto en que eran gigantes, que ni oía las voces de su escudero Sancho ni echaba de ver, aunque estaba ya bien cerca, lo que eran; antes, iba diciendo en voces altas:

–Non fuyades, cobardes y viles criaturas, que un solo caballero es el que os acomete.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir