Compartir
Publicidad

Tres días en los Pirineos 1/2

Tres días en los Pirineos 1/2
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Este año las vacaciones que me he tomado son un poco mas modestas que las planeadas el año pasado, donde me recorrí España de Norte a Sur y de Este a Oeste sobre una Derbi Terra Adventure. Este año, acompañado de unos amigos del Scooter Club Alicante nos fuimos tres días a los Pirineos, pero como no disponíamos de muchos días libres nos organizamos para llevarnos las Scooter en furgoneta y remolque.

La base que íbamos a utilizar es un pequeño pueblo situado al final de la carretera de Plan, aquel pueblo que se hizo famoso hace años por organizar una caravana de mujeres con las que casarse debido a lo lejano de su situación. Gistaín, que así se llama el pueblo dónde nos hospedamos, está al final de la carretera, y cuenta con 155 habitantes censados, que seguramente en verano serán muchos más porque toda la zona está convenientemente orientada hacia el turismo rural. Este pueblo es el que da nombre al valle donde se encuentran Plan, San Juan de Plan, Serveto y Sin entre otras. Cruzado de norte a Sur por el río Cinqueta, afluente del Cinca que discurre Huesca abajo hasta encontrarse con el Ebro. Más al norte se encuentra el refugio de Viadós y un poco más al norte la frontera con Francia.

Para estos días de vacaciones nos llevamos cuatro motos, dos Vespa P 200 E DN de principios de los ochenta, una Vespa Sprint 150 y una Vespa PX 125 T5, la mía. A todas les hicimos los días previos sus convenientes revisiones y alguna que otra actualización, como unas ruedas nuevas para la P 200 E de Adrián y Pitu y un porta paquetes con respaldo para que la acompañante no se dejara los riñones por el camino. La distancia que separa Alicante de Gistaín ronda los 700 kilómetros, que cubrimos en un día sin mayor problema.

Gistaín, Dolmen de Tella, Tella, Laspuña, Gistaín

Tres días en los Pirineos

Tras pasar la primera noche en la casa que habíamos conseguido (casi expropiada gracias a unos contactos) descargamos las motos y nos pusimos en ruta a Tella y su Dolmen, a unos 35 kilómetros de Gistaín. La carretera pasa del paisaje abrupto de Gistaín, a circular por el valle del río Cinqueta hasta Salinas, donde se une a la carretera que viene de Francia por Bielsa. Aquí circulamos unos kilómetros hasta el cruce de Tella, donde vuelve a iniciar la subida hasta Tella y su dolmen. Una subida bastante pronunciada y con asfalto de no mucha calidad, pero que compensa con un bosque que por el sureste no estamos acostumbrados a ver.

El Dolmen de Tella es una formación megalítica de uso funerario situada en el valle de Tella, está formada por varias piedras verticales que sostienen una gran piedra horizontal que hace las veces de cubierta. Se estima que su construcción data de hace unos 3000 años. Su uso además de para realizar enterramientos también podía ser el de marca de territorio.

En Tella, a un par de kilómetros del dolmen, podemos seguir la ruta de las ermitas, compuesta por un conjunto de tres ermitas de estilo románico. Desde cada una de ella se puede ver una vista espectacular del valle. Pero hay que llegar a pié, y eso si no estás acostumbrado destroza al mas pintado.

De ahí volvimos a bajar a la carretera de Bielsa para seguir dirección sur hasta Laspuña, donde comimos un plato que nos presentaron como una oda al cerdo, el Salmorrejo, compuesto por diferentes embutidos y piezas de carne convenientemente asadas. Toda una delicia.

Para acabar el día nos paramos en el río para darnos un baño, en una zona bastante concurrida y con un agua mas fría de lo que te puedes llegar a imaginar. La pega es que el baño lo tuvimos que reducir porque se estaba formando una autentica tormenta sobre nosotros, lo que nos hizo recoger rápido, ponernos los equipos de agua y salir corriendo para la base. (Continuará...)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio