Compartir
Publicidad
Publicidad

Entrevista a Fabián C. Barrio, el Capitán Utopía

Entrevista a Fabián C. Barrio, el Capitán Utopía
Guardar
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace unos días os contábamos el espectacular viaje que estaba realizando un español para completar una vuelta al mundo y cumplir así unos de sus mayores sueños. No dudamos en ponernos en contacto con él con la intención de saber aún más de cerca como se está desarrollando el viaje.

Gracias a esta maravilla de internet y la voluntad de Fabián de "retransmitir" su viaje en su web, pudimos hablar con una persona que en el momento de contestar a las preguntas se encontraba en Kazajastán, más concretamente en Astana, a más de 10.000km de nuestro país. La respuesta se hizo esperar ya que atravesó zonas en las que el acceso a internet es poco o nulo pero finalmente llegó. Sin más, damos la bienvenida al Capitán Utopia a Moto22 y pasamos, sin más dilación, a las preguntas.

Fabián y compañeros
Soy un tipo cualquiera que se cansó de que sus días fueran idénticos.

M22: Defínete brevemente.

Fabián: Soy un tipo cualquiera que se cansó de que sus días fueran idénticos, de las responsabilidades, de la frivolidad de la existencia moderna y, ante la certeza de que un día se arrepentiría de no haber exprimido la vida lo suficiente, decidió salir a dar una vuelta.

M22: ¿Por qué "Capitán Utopía"?.

Fabián: Soy el capitán de mi pequeña nave. La utopía es un plan que, en un principio, al ser formulado, parece imposible de realizarse. Al contrario de la quimera, la utopía podría llevarse a cabo con suficiente empeño... y en eso estamos.

Espectaculares paisajes
Durante mucho tiempo, tuve la certeza de que estaba malgastando mi vida.

M22: ¿Qué te llevó a hacer este viaje?.

Fabián: Durante diez años he creado, mantenido y hecho crecer mi propia empresa de Internet. La responsabilidad que recaía sobre mis hombros era descomunal. Ganaba dinero, pero pasaba los días con el corazón en un puño pendiente de un puñado de servidores, las llamadas de los clientes eran constantes, a cualquier hora. Apenas salía de casa por si necesitaba conectarme para resolver algo. No iba a cenar por ahí, ni iba al cine, no me dedicaba al ocio, porque siempre que me tomaba unas horas libres, pasaba algo y tenía que volver corriendo a resolverlo. Durante mucho tiempo, tuve la certeza de que estaba malgastando mi vida. La bonanza económica no lo es todo, y un buen día, mirando el techo de mi casa, pensé "oye, deja de compadecerte, lo único que tienes que hacer es fijar una fecha y acabar con esto". Así que consulté varias webs de meteorología y llegué a la conclusión de que era factible vivir un verano de dos años recorriendo en moto el mundo. Luego, calculé tiempos y decidí que la fecha óptima para salir, rumbo al norte, era el 22 de mayo. Y aquí estoy, en Kazajastán.

M22: ¿Cuál fue tu primera ruta? ¿Con qué moto?.

Fabián: Yo llegué al mundo de las motos muy tarde, el culpable de todo fue Gallardón. Cuando decidió soterrar la M30 causó tal atasco en Madrid que un buen día me vi entrando en una tienda de motos usadas y salí con un pequeño scooter feísimo. Y desde entonces, ya no me bajé. Un verano, encontré una web ( http://www.japanbikerentals.com/ ) en la que te alquilaban en Japón la moto con un GPS con la ruta pre-cargada, y ahí, surcando los campos de arroz y los Alpes Japoneses, al pie del Fuji, puedo decir que me convertí en motero, en la región de Chubu, cerca de Tokyo. En ese viaje fui consciente del contacto con la naturaleza y los elementos, las sensaciones de vértigo, el rugir del viento... La moto que alquilé fue una Yamaha XT250X, muy divertida y graciosa. Fueron siete días agotadores pero mágicos.

Portugal
Cuando hice mi viaje de prueba recorrí durante una semana la costa portuguesa.

M22: ¿Alguna ruta (más cercana) que quieras recomendar?.

Fabián: Cuando hice mi viaje de prueba para asegurarme de que la moto respondía y el equipo era el adecuado, recorrí durante una semana la costa portuguesa, desde Peniche a Galicia, y me adentré en la Costa da Morte, donde - entre los pueblos de Cariño y Cedeira - se encuentran los acantilados más altos de Europa. Luego, continué por las montañas de Asturias - que para mi supusieron una inmensa sorpresa - y regresé a Madrid. Esa es una ruta fabulosa. Si quieres algo más exótico, te invito a que desembarques en Esmirna (Turquía) y tomes rumbo al este hasta Göreme - en la Capadocia - sin olvidar Pamukkale. Luego, tira al norte y termina en Estambul. En total, 10 días en el País de las Maravillas.

Turquía
Echo de menos un sitio seguro a donde volver.

M22: Ahora que ya estás bastante lejos, ¿qué echas de menos?.

Fabián: El café. El mundo ha sido tomado por el Nescafé, que es un brebaje que no soporto. También echo mucho de menos las tardes de sábado acurrucado viendo una película. La comodidad del sofá de casa. Tener un sitio seguro a donde volver, lejos de la hostilidad del mundo exterior.

M22: De momento, ¿cuál ha sido el mayor problema?.

Fabián: Por el momento no he tenido ningún problema que pueda decir que haya sido difícil de salvar. El regulador de la moto se estropeó en Grecia - justo al lado de un monasterio colgante muy bonito - pero esa misma tarde estaba triscando por ahí sin mayor inconveniente con un regulador nuevo. Una comida "casera" acabó friendo mi tracto digestivo en Estambul, pero no es nada que no hayan solucionado seis litros de agua mineral con sales y un día de reposo y ayuno. En Anatolia central pensé que tenía que salir nadando de allí, pero una noche bajo el secador y mi ropa estaba de nuevo impecable. Una vaca suicida, un taxista ateniense suicida y un niño albano suicida han sido los sobresaltos mayores, pero se han quedado en eso, sobresaltos, nada más.

Holanda
La ciudad de Amsterdam me parece de las más alucinantes que he visto en mi vida.

M22: ¿Qué sitio te ha sorprendido más? ¿Por qué?.

Fabián: La ciudad de Amsterdam, que no conocía, me parece de las más alucinantes que he visto en mi vida. Cada persona es un espectáculo y forma parte de un entramado de excentricidad y buen rollo difícil de explicar: hay que vivirla. También me está dejando boquiabierto Kazajastán: lo tenemos por un yermo desierto sin interés, y sin embargo sus paisajes, sus gentes y sus costumbres me están dejando boquiabierto. Albania es otro lugar que me ha resultado sorprendente: no sé interpretar muy bien quiénes son, cuál es su esencia, me encanta y desconcierta su mestizaje y su hospitalidad.

M22: ¿Cuál ha sido la anécdota más curiosa en lo que llevas de recorrido?.

Fabián: En algún lugar del centro-norte te Turquía, el GPS se tomó una licencia poética y me metió por una torrentera. Estando a varios kilómetros de cualquier pueblo, la moto resbaló en el fango y se tumbó. Imposible levantarla. Así que me fui caminando hasta el pueblo más cercano, al que llegué cubierto de barro. Unos campesinos me acogieron, me dieron cena y cama, y a la mañana siguiente me ayudaron a levantar la moto. Aquella noche fue surrealista, intentando comunicarnos por señas, en un lugar completamente inhóspito.

Faro portugués
Dar la vuelta al mundo depende de tus prioridades en la vida.

M22: ¿Crees que cualquiera puede hacerlo? (teniendo en cuenta los 70.000€ que te costará y los 2 años fuera).

Fabián: Pues depende de tus prioridades en la vida. Para muchas personas, dar la vuelta al mundo en moto no es una prioridad, no es LA prioridad, por lo tanto, aunque costara menos (y se puede hacer por menos dinero, aunque pasando más penurias) no lo harían. Otras personas son capaces de ahorrar diez años para cumplir su sueño. Sí puedo decir que esto se puede hacer, y sólo hay que poner empeño. Cualquiera puede. Cuando la gente me dice que me envidia, yo les contesto... "pues fija una fecha". Así empezó mi aventura, con una fecha. Una fecha realista. Puede ser dentro de cuatro meses, cuatro años o diez. Si la fijas y no la mueves... al final ese día llega, y tienes que salir a dar una vuelta.

Y no podemos irnos sin antes agradecer a Fabián el tiempo que sacó para contestar a nuestras preguntas en un viaje donde no abundarán los logares con conexión a internet. Es nuestra obligación felicitarle por las ganas y el empeño que ha puesto en hacer realidad un sueño, algo que puede que anime a más de uno a replantearse sus prioridades. Le deseamos nuevamente toda la suerte del mundo y esperamos volver a tener noticias suyas dentro de un tiempo

Fotos vía | Galería de Salíadarunavuelta En Moto22 | Salí a dar una vuelta al mundo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos