Compartir
Publicidad
Publicidad

El final de la carretera

El final de la carretera
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuando leo algo así, la verdad es que me entra un ataque de envidia sana por ver las ideas tan peregrinas que se le pueden llegar a ocurrir a la gente. Estos dos "chalados" no han tenido otra idea que llegar hasta el final de la carretera con sus Harley Davidson. Lo que pasa es que la carretera no es una carretera cualquiera, si no la que une Inuvik con Tuktoyaktuk en los territorios canadienses del Noroeste, un poco antes de llegar a Alaska. Pero aqui no acaba lo extraordinario del viaje, porque la carretera discurre en mas de un 80% sobre las aguas heladas del rio McKenzie y el Mar de Beaufot y, claro, esta solo se puede pisar en los meses de invierno.

Con temperaturas de 35 grados bajo cero el equipamiento de los pilotos es algo así como una cebolla de prendas de algodón natural y lana, rematado con una chaqueta especial para expediciones al polo, y aún así, comentan en el blog de la aventura que uno de los dos pilotos estuvo a punto de perder dos dedos de una mano por congelación.

El final de la carretera

Las motos utilizadas para esta aventura tampoco son motos todo terreno tal y como entendemos actualmente ese estilo, porque una Harley Davidson Panhead de 1948 y otra Harley Davidson Shovelhead de 2006, ambas con chasis rígido no entran dentro del catalogo del Off Road convencional. Ambas fueron preparadas en el taller W&W de Alemania, que es la empresa de motos custom que regentan los dos aventureros de esta locura.

El final de la carretera

En el relato de la ruta puedes leer experiencias tan duras como arrancar las motos a patada a muchos grados bajo cero, o como el aceite que fuga por una junta no llega a caer en estado líquido al suelo, ya que se congela por el camino. Un detalle que me ha llamado mucho la atención es que la carretera, que discurre sobre el río helado, no es lisa, y tiene infinidad de rugosidades, grietas y baches, empeorando cuando llegan al hielo sobre el mar. Yo siempre había creído que ese hielo se quedaba casi a espejo, cosas de ser de un clima tan cálido como el mediterráneo.

El final de la carretera

Las fotos son excepcionales, y solo llegan a mostrar una milésima parte de lo que tiene que ser una aventura en un entorno tan especial como el circulo polar ártico. Lo mas increíble es que estos dos “locos” han estado en el punto mas al norte de América y también en la Patagonia, el punto mas al sur del continente. ¡Menudo currículum!

Vía | Bike Exif Mas información | The Other End of the Road

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos