Compartir
Publicidad

Pikes Peak, el camino hacia el cielo

Pikes Peak, el camino hacia el cielo
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hemos escuchado hablar en decenas de ocasiones sobre el Pikes Peak, hemos recogido sus noticias y nos hemos hecho eco de los ganadores de cada año pero casi nunca nos hemos molestado en ir un poco más allá para comprender el reto que supone alcanzar la cima de una montaña. Su trazado, marcado por su complejidad y por transcurrir al borde del abismo, es el camino que te llevará a tocar el cielo con los dedos.

Hace una semana que finalizó esta edición donde Carlin Dunne, a bordo de una Ducati Multistrada 1200, se hizo con una gran victoria en la que batió el récord que estableció Greg Tracy el año pasado. En un tiempo total de 11 minutos, 11 segundos y 320 milésimas el dueño de Ducati Santa Bárbara consiguió llegar a lo más alto de las Rocosas.

Nosotros, acompañados de Greg y la gente de My Life at Speed no nos vamos a quedar en lo anecdótico y pretendemos hablar con él para adentrarnos entre las raíces de la carrera para que, si cerramos los ojos, podamos transportarnos a Colorado en apenas unas décimas de segundo. Notaréis que en esta ocasión nos salimos un poco del estilo del blog pero es que hace falta algo más que letras para poder estimular los sentidos. Si estás preparado, el viaje comienza justo después del salto.

Como algunos sabréis, esta montaña está situada en el corazón de las Rocosas en Colorado. Originalmente fue apodada "Pike's Peak" en honor a Zebulon Pike Jr., el explorador que allá por 1806 descubrió semejante figura. Por la cabeza de aquel aventurero no pasó jamás la idea de ver a máquinas de prestaciones inimaginables llegando en menos de diez minutos a su cumbre.

Es, tras la Indy 500, la segunda carrera más antigua del país –desde 1916– sobre la carretera de curvas más transitada por aficionados al motor. El primer ganador –Rea Lentz– hizo un tiempo de 20 minutos, 55 segundos y seis décimas sobre cuatro ruedas. Un dato que nos sirve para hacernos una idea de lo mucho que hemos avanzado durante el siglo pasado. Se comienza a una altura de 2.700 metros y se termina a más de 3.700, un ascenso sin igual en el mundo de la competición que transcurre a lo largo de 152 curvas que varían en grados, complejidad y terreno: siendo un 60% asfalto y el 40% en tierra, con la dificultad que esto supone. Por poner un ejemplo del ritmo al que van, en su MTS1200, ha pasado por curvas de tierra a más de 180km/h. Según el seis veces campeón se podría calificar como el Tourist Trophy de América.

Greg Tracy durante los entrenamientos de este año

Una de las características de esta carrera y que la convierte en única es que el trazado es cambiante y variable como en pocos sitios. La distancia entre cada zona y la altura hace que te encuentres relajadamente a 30 grados preparando tu moto en el box y que acabes a menos de cero en la cima con las primeras gotas de condensación sobre la pantalla de tu casco. Eso lo sabe muy bien Greg, la persona que me lo ha enseñado todo lo que sé acerca del Pikes Peak, quizá por eso me haya contagiado de su pasión.

Motorpasión Moto: Greg, lo cierto es que el Pikes Peak es una de las carreras más peligrosas en las que puedas correr, pero de los accidentes no nos suelen llegar noticias. Sin embargo, cuando es el favorito el que cae, sí es noticia. Y ahí estás tú. Este año tuviste una caída en carrera que te pudo haber costado un disgusto. ¿Qué ocurrió? ¿Cómo te encuentras?

Greg Tracy: Mi caída fue a causa de una mancha de aceite que había dejado uno de los innumerables coches. Pasé justo por encima y giré para tomar la siguiente curva y al momento estaba arrastrándome por el suelo en dirección a los límites de la carretera. Tuve muchísima suerte de caer donde lo hice, por ser una curva interior y no una de las que tiene una caída de cientos de metros sin posibilidad de recuperarte. Me siento muy afortunado, un piloto de la categoría de 750cc todavía está ingresado, otro se rompió el cuello y mi hermano necesitó cinco horas de cirugía en la muñeca.

El Pikes Peak es interesante y emocionante en cuanto al peligro, es parte de la emoción

MPM: En tu opinión, ¿crees que la seguridad va mejorando o seguís en la misma situación que hace décadas?

GT: Buf, como decía, me siento muy afortunado de haber salido de esta. El Pikes Peak es interesante y emocionante en cuanto al peligro, es parte de la emoción. Y este año no hay duda de que el nivel de riesgo se ha incrementado por algunos motivos. El reasfaltado ha reducido la carretera unos tres metros. He sido siempre consciente de los peligros asociados a 156 curvas, acantilados de cientos de metros, árboles, rocas y ahora las más que altas velocidades con la Multistrada 1200cc. El otro factor que lo hizo más peligroso es que el día de la carrera no llegas a ver por donde vas. Durante todo el tiempo que has estado practicando los tres días anteriores empezabas desde las 5.30 de la mañana hasta las 9. Sin embargo, nuestra carrera tenía lugar pasadas la una del medio día por lo que la temperatura del asfalto había subido hasta los 40 grados, así que el trazado era totalmente distinto a las otras veces.

MPM: Si recuerdas, el año pasado me dijiste que por supuesto correrías en 2011. ¿Lo harás en 2012 después de un susto como éste? ¿Qué es lo que te motiva a seguir?

GT: Sí, sabes que el año pasado también te dije: "Si no arriesgas nada en la vida, lo arriesgas todo". Estoy convencido de que la vida está hecha para ser aprovechada al máximo, y cuando corro es cuando me siento más vivo. Esto, después de mi caída este año, de salir sin el récord, dolorido y decepcionado me ha hecho comprender cuan importante es el intento de hacer algo en la vida, aunque luego no llegues a conseguirlo. Porque el resultado a menudo está fuera de tu control, variables, suerte etc… pero lo realmente hermoso y bonito es el intento, como en viajar no es el destino sino el camino. Por lo que estaré de vuelta el año que viene. Tengo un plan para ajustar mi estilo de conducción para correr sobre asfalto en 2012. No aguanto no tener el récord (se ríe) así que volveré para traerlo de vuelta.

"Si no arriesgas nada en la vida, lo arriesgas todo"
La máquina que domina el Pikes Peak

MPM: Vaya, yo hubiera apostado porque hubieras pensado en no correr más allí sabiendo que hay una familia entera que te está esperando en la meta.

GT: Como se suele decir, entiendo el punto de la vida en el que estoy. Tengo tres hijos, una preciosa esposa, un trabajo de locos haciendo lo que más me gusta y la verdad que a veces piensas en estas cosas. Sé que durante los primeros años hubiera corrido al 100% para ganar a toda costa. Ahora tengo tanto por lo que vivir y disfrutar… pero también es cuando la experiencia sale a relucir. He aprendido muchísimo estos años hasta sentir que puedo ganar a cualquiera en un mano a mano en el Pikes Peak. Pero como decía, hay variables, también en la vida; está llena de sorpresas. Por ejemplo, estaba sorprendentemente contento por que Carlin Dunne pudo batir el récord y ganar para Ducati. Va a ser un gran contrincante para las carreras en las que coincidamos, pero me gusta. Sé como te sientes cuando ganas, y puedo apreciar su victoria.

MPM: Estoy seguro de que te harás con él en 2012. Una vez más gracias Greg por dedicarnos este tiempo y espero verte pronto en el Pikes Peak o aquí en Europa en el TT, que sé que llevas ya unos años planeando una escapada al antiguo continente.

GT: Eso espero. Gracias a ti, ¡a ver cuando nos vamos a dar una vuelta en moto!

Ésta es una de esas carreras de corte romántico donde sus corredores se juegan el tipo porque no saben hacer otra cosa, necesitan el sabor de la victoria y de la competición para vivir, como en el TT, aquí no hay un gran premio en metálico y en alguna ocasión los gastos ocasionados son mayores a los beneficios, en caso, por supuesto, de hacerte con la victoria. Espero que ahora tengáis una imagen mucho más clara de lo que significa y que hayamos ayudado a que su número de seguidores haya incrementado, aunque sea sólo uno más.

Greg Tracy charlando con sus contrincantes

Antes de acabar tengo que dar las gracias a todo el equipo de My life at speed que siempre que pueden nos ponen todas las facilidades del mundo para trabajar juntos y crear un contenido distinto al visto en general en Europa. Desde los fotógrafos, profesionales o amateurs, hasta el propio Greg Tracy–que se encuentra en Daytona grabando un anuncio para Toyota sobre Nascar– y en especial a su compañera Chris Nazarenus que durante estos días ha estado poniendo los medios para que este post fuera posible: Gracias a todos.

Fotos vía | My life at speed > Matt Galantuomini, Jachan DeVol, Kyle Lewis, Adam Ewing

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio