Compartir
Publicidad
Publicidad

MV Agusta Brutale 1078RR: Toma de contacto en el Brutale on Tour

MV Agusta Brutale 1078RR: Toma de contacto en el Brutale on Tour
Guardar
14 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hoy se ha celebrado el “Brutale on tour” en Barcelona, con la finalidad de acercar estas motos italianas a los motoristas españoles. En moto22 hemos aprovechado esta parada en Barcelona para hacer una primera toma de contacto con este modelo. Cuando hemos llegado esta mañana al Maremagnum estaban esperándonos una impresionante flota de 15 MV Agusta Brutale.

La MV Agusta Brutale 1078RR tiene un motor de cuatro cilindros en línea con 1.078 centímetros cúbicos que entrega 154 caballos de potencia. No es poco si pensamos que se trata de una moto sin carenar. Además, cuenta con un elevado par de 117 Nm, una cifra que también es respetable. Por otro lado, el diseño de la moto es precioso, y esta moto ya fue elegida como la moto más bella en el salón de su presentación, el salón Eicma de Milán de 2007, unos meses antes de su comercialización en toda Europa.

Como suele pasar en este tipo de pruebas, el emplazamiento elegido para el punto de partida condiciona el recorrido a realizar. En este caso, situado en el mismo centro de Barcelona, parecía que la ruta iba a ser más apropiada para un scooter urbano que para una moto de las características de la Brutale. Por suerte, el guía del grupo fue capaz de encontrar algunos rincones interesantes en la cercana montaña de Montjuïc, en donde estuvo ubicado el mítico trazado de competición. De todos modos, lógicamente, la ruta se quedaba corta para el potencial de la moto, así que aprovechamos para poder saborearla en esta primera toma de contacto tranquila.

Al hacer los trámites de registro, tuve la agradable sorpresa de ser reconocido como uno de los editores de moto22 por parte de otra persona que también iba a participar en el test. Se trata de Marc Espiell, un lector de moto22 desde los inicios. He incorporado también su opinión y sensaciones sobre la moto probada y ha ayudado con las fotografías (por ejemplo, es el autor de la foto que ilustra el post). O sea, qué le hemos hecho trabajar un poco para el blog.

La posición de conducción en la Brutale es natural y cómoda. Las piernas no van demasiado flexionadas y la posición de las manos está a una buena altura. Todo ello provoca que uno enseguida se sienta a gusto encima de la moto. Los mandos se encuentran en el sitio que uno espera, y no hay demasiadas opciones ni botonería que distraiga de lo más importante: conducir la moto. Un detalle que sorprende de entrada es el poco margen de ajuste que tienen los espejos, lo que hace que sean realmente poco útiles.

Al comenzar a rodar, la moto se siente llena en todo momento y empuja fuerte prácticamente en todas las marchas. De hecho, gracias al gran par siempre hay varias marchas alternativas disponibles para elegir. Aunque se trate de una moto de tipo streetfighter y no de una deportiva, sería útil disponer de un indicador de marcha engranada que ayudará a saber la que llevamos puesta. La moto es agradable de ser conducida por la ciudad, a pesar de la gran potencia disponible.

Dejamos las calles de Barcelona y llegamos a la montaña de Montjuïc, donde se puede circular por zonas más abierta y con curvas. En todo momento, se nota una gran nobleza de reacciones, reaccionando rápidamente a cualquiera de las insinuaciones que se le haga a la moto. Las trazadas son firmes y estables, como es lógico teniendo en cuenta que no hemos circulado a altas velocidades. También se nota la importancia de regular correctamente las suspensiones para aprovechar las posibilidades y rodar con seguridad, aunque en una prueba tan corta no había lugar para hacer ajustes.

Una toma de contacto es útil básicamente para provocar sensaciones. Y para conocer las sensaciones que nos ha dejado la Brutale al hacer la ruta, solamente hacia falta mirar las sonrisas y caras felices de todo el mundo al bajar de la moto. Sensaciones muy positivas y muchas ganas de llevarnos la moto a casa. No es una moto barata, pero con la evolución del yen y el precio actual de las motos japonesas, el sobreprecio que tiene ya no es tan elitista como había sido. La exclusividad se paga, pero el precio ha mejorado en competitividad sobre sus rivales.

Quiero agradecer a Marc (nuestro lector) y a Koke (venido expresamente desde Bilbao) la colaboración de ambos al elaborar estas notas compartiendo un agradable café tras la prueba. Y también aprovecho para agradecer el esfuerzo de MV Agusta y Motos Bordoy (especialmente a Eduardo, que era la cara visible hoy) al organizar esta agradable jornada para disfrutar de sus motos.

La Brutale nos ha dejado sensaciones positivas y un agradable sabor de boca, que esperamos poder confirmar en una prueba más detallada y a fondo en un futuro para todos vosotros.

Más información | MV Agusta
Sobre MV Agusta en España | Motos Bordoy

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos