Publicidad

Más estilo y deportividad. Las Triumph Speed Triple S y R ya han llegado

Más estilo y deportividad. Las Triumph Speed Triple S y R ya han llegado
3 comentarios

Publicidad

Publicidad

La nueva generación de las míticas Triumph Speed Triple 2016 ya casi están entre nosotros. Fiel a sus principios, como no podría ser de otra manera, las nuevas versiones de la mítica naked británica desembarcarán en pocas semanas en los concesionarios para deleite de los apasionados a las grandes motos de manillar ancho con mucha personalidad y estilo.

Con las Triumph Speed Triple S y R, la marca inglesa rejuvenece el mito que se lleva forjando desde al año 1994 y, como el buen vino, mejora con el paso del tiempo. Una imagen renovada, mejores prestaciones, más electrónica y componentes de primer nivel son las claves de su puesta al día.

My16 Speedtriple R Mattgraphite 0002

El propulsor tanto de las Speed Triple S y Speed Triple R de 1.050 centímetros cúbicos mantiene su configuración tricilíndrica pero además de cumplir con las nuevas normativas de emisiones consigue ofrecer una mayor potencia. Su peculiar respuesta conjungando lo mejor del mundo tetra con el bi, mejora sus cifras hasta los 140 caballos y 111 Nm de par motor al mismo tiempo que reduce el consumo en un 10%.

En total se han cambiado aproximadamente unas 100 piezas en los componentes del motor entre los que podemos incluir nueva culata, cigüeñal, pistones, cámaras de combustión, embrague anti-rebote, radiador, escape... También se ha recibido con los brazos abiertos al mundo de la electrónica con un acelerador ride-by-wire y una nueva centralita electrónica con cinco modos de conducción distintos.

Esta ECU se hereda directament de la Daytona 675 y gestiona el comportamiento de la moto en cada uno de los cinco modos de conducción (carretera, lluvia, sport, circuito y uno personalizado) regulando la entrega de potencia, el control de tracción, el ABS y la potencia máxima.

Img 1978

Pero no todo va a ser motor y potencia. El diseño de las nuevas Triumph Speed Triple no se ha descuidado lo más mínimo aunque siguen siendo modelos completamente identificables. El frontal recibe un doble faro delantero de nueva factura, con unos ojos menos poligonales, situados más bajos y cubiertos por una pequeña cúpula que incorpora la toma de aire. En la parte trasera el colín también se ha aligerado al ser más corto y con unos escapes que pierden 600 gramos.

El depósito también se ha remodelado y el asiento ahora es 20 mm más estrecho. Otros cambios estéticos que recibe esta nueva generación son intermitentes led, las tapas del radiador, los nuevos retrovisores, el asiento y otras piezas fabricadas mediante CNC.

En la parte ciclo ahora nos encontramos con suspensiones multi-regulables y pinzas de freno Brembo monobloque en el caso de la S, a lo que tenemos que sumar en la Speed Triple R suspensiones Öhlins (horquilla NIX30 y amortiguador TTX36), piezas en fibra de carbono (guardabarros, laterales del depósito) y combinaciones de color exclusivas que enfatizan su carácter deportivo.

Img 1221

Como resultado general tenemos una postura de conducción más adelantada que carga más peso sobre la rueda delantera y te incita a tener malas intenciones sobre una moto que se deja hacer. Dinámicamente prometen una mayor agilidad y precisión en las curvas, una mejor respuesta y mayor efectividad sin penalizar la ergonomía. A ver si nos dejan una y podemos contrastarlo.

Los precios son 13.200 euros para la versión S (Diablo Red o Phantom Black) y 14.900 euros para la R (Crystal White o Matt Graphite). Ambos modelos estarán disponibles a primeros del mes de febrero.

Vía | Triumph

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir