Compartir
Publicidad

Deberías hidratarte antes de ver la MV Agusta Ago TT, el homenaje de Deus Ex Machina a Agostini

Deberías hidratarte antes de ver la MV Agusta Ago TT, el homenaje de Deus Ex Machina a Agostini
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Deus Ex Machina lo ha vuelto a hacer, así que bebe un poco antes de ponerte a salivar. Como colaboración de forma conjunta entre MV Agusta y el taller de Michael Woolaway (Venice, California), una MV Agusta Brutale 800 RR se ha transformado en un precioso homenaje a los triunfos de la marca italiana conseguidos en el TT de la Isla de Man con Giacomo Agostini a los mandos.

El italiano ganó 10 veces en el IOMTT y 13 veces en el Campeonato del Mundo de Velocidad pilotando las motos de Varese, con un palmarés así cualquier homenaje se queda pequeño, pero esta MV Agusta Ago TT es sin duda uno de los mejores tributos que se pueden hacer.

Una MV Agusta Brutale 800 RR con carrocería de hace casi medio siglo

Las MV Agusta no son sólo las motos más bellas que se han fabricado, son también unas rivales muy duras de batir gracias a sus motores y al buen trabajo que Primo Selotti hacía con los carenados.

Selotti llegó desde la industria aeronáutica y comenzó a fabricar unos depósitos revolucionarios que además de lucir espléndidos permitían a los pilotos ir muy rápido gracias a una excelente aerodinámica.

Woolaway cuenta así cómo en la Ago TT se aprovecha de aquellos diseños míticos realizados sobre hojas de aluminio modeladas a mano, con un total de siete piezas diferentes unidas entre sí. Una complejidad extrema que ha querido acometer casi con las mismas técnicas que hace medio siglo.

Ha sido el depósito más complicado que he hecho nunca por culpa de esas curvas negativas que le dan el toque tan distintivo. Tuve que tirar a la basura el primer depósito que hice.

Agott Garagehires 04581

El resto de la carrocería se confía a un escueto colín con inspiración también en las motos de los 60 y 70 que se monta sobre un subchasis realizado a mano en cromo-molibdeno. En su interior se aloja la electrónica de la moto. Las tapas laterales del radiador y la cinta de cuero que sujeta el depósito por delante ponen la guinda al pastel.

Los escapes son también piezas inspiradas en las carreras de los 70. Partiendo de unos megáfonos de 27 pulgadas de Cone Engineering, Woolaway los cortó longitudinalmente y los volvió a soldar para que tuvieran la curvatura perfecta antes de rematarlos con unos terminales de Roland Sands Designs y darles el acabado negro con pintura cerámica en polvo.

Agott Garagehires 04620

Todo lo que no tuviera sentido en un tributo a las carreras de la segunda mitad del siglo XX ha sido eliminado. No hay soporte de matrícula, ni luces, ni intermitentes. Nada superfluo, todo para mejorar su aspecto y su rendimiento en pista.

El amortiguador trasero es un Öhlins tope de gama, mientras que la horquilla delantera de serie sólo ha sido puesta a punto y agarrada con una nueva tija triple fabricada a mano por Durelle Racing.

Agott Garagehires 04618

El complejo cuadro de mandos de serie se ha sustituido por un simple reloj analógico Scitsu, el equipo de frenos se ha cambiado por uno procedente de Beringer, igual que la bomba de embrague, las estriberas son Rizoma, el manillar ancho deja paso a unos semi-manillares LSL y los neumáticos son unos slick de Pirelli.

¡Bellisima!

Vía | Deus Ex Machina

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio