Compartir
Publicidad
Publicidad

Sin frenos a 276 km/h, así ha sido la brutal caída de Leon Haslam que le ha costado el título del BSB

Sin frenos a 276 km/h, así ha sido la brutal caída de Leon Haslam que le ha costado el título del BSB
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Leon Haslam, piloto del JG Speedfit Kawasaki en el Campeonato Británico de Superbikes, sufrió ayer una de las caídas más espectaculares y brutales que hemos podido ver en los últimos tiempos. Lamentablemente, su Kawasaki ZX-10RR se quedó sin frenos en una de las curvas más rápidas de Brands Hatch, uno de los trazados más salvajes y en algunos puntos más inseguro de Gran Bretaña.

Lo cierto es que para Haslam, esta temporada está siendo una verdadera tortura. El piloto británico ha protagonizado varias veces en lo que va de año momentos realmente peligrosos, en los que por fortuna ha salido más o menos bien parado, al menos teniendo en cuenta lo que podría haber sido tras impactos tan bestiales.

Muñeca, tobillo y un dedo roto como saldo de la caída

Haslam 2

A pesar de la violencia del golpe, el valiente piloto británico no ha sufrido lesiones de extrema gravedad, como podría pensarse viendo la velocidad a la que se empotra contra las protecciones. Afortunadamente, el muro estaba bien protegido en ese punto y la moto impactó con unos metros de separación.

Haslam, que hace unos meses ya se fracturó dos vértebras tras un espectacular high side en Knockhill, ha vuelto a pasar por quirófano para ser operado de las diversas fracturas que sufre en la muñeca, en el tobillo y en uno de sus dedos pulgares. Una factura física que en cualquier otra caída normal nos hubiera parecido elevadísima pero que viendo las imágenes, se quedan a la altura de un simple arañazo para lo que podría haber pasado.

De esta triste manera acabó la temporada de Leon Haslam en uno de sus años más difíciles. El hijo del mítico piloto Ron Haslam ha tenido grandes contratiempos pero también ha vivido momentos muy dulces, como el podio que consiguió en su regreso como wild card en el Campeonato del Mundo de Superbikes.

Lamentablemente esta caída le impidió conseguir el título de campeón por el que peleaba en un año en el que había luchado como nunca y en el que finalmente ha acabado en la tercera plaza de la general.

Esa corona fue a parar a manos de su máximo rival Shane Shakey Byrne, que con esta edición suma ya seis títulos. De hecho, uno de los momentos más emotivos del día fue ver cómo Leon Haslam acudía a felicitar a Byrne por su victoria, aunque para ello tuviese que ser ayudado a moverse por su padre y miembros de su equipo.

Sin lugar a duda, uno de los detalles más reconocidos por la afición allí presente y que una vez más han permitido al mundo ver que por encima de ser rivales, estos pilotos son auténticos caballeros británicos.

Fotos | JG Speedfit Kawasaki

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos