Compartir
Publicidad

Moto22 en la competición: las BBQ series (2/3)

Moto22 en la competición: las BBQ series (2/3)
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cambiar de la Harley Davidson XR1200 a la Buell 1125R y salir con ella a pista es como llevar a tu mujer a la mansión de PlayBoy. Puede ser la chica más guapa, pero sabes que ese no era su sitio. Pero si, la Buell es una deportiva y los tiempos así lo demuestran, con vueltas cercanas al 1:45'000 con el asfalto muy frío y la moto de estricta serie.

Salgo de boxes y empiezo a buscar una postura cómoda. Si en la Harley me notaba extraño, acostumbrado a la supermotard (el manillar era lo más parecido), imaginaros encima de la Buell. Eso si, su cortísima distancia entre ejes hace que las primeras curvas empiece a tomarlas antes de tiempo, pues la más simple insinuación hace la moto buscar el interior.

Buell 1125R

Completo la primera vuelta, notando la respuesta del motor y de los frenos y empiezo a empalmar marchas en la recta. El punto de frenada lo había calculado con la Harley justo al pasar el puente, y eso era frenar con mucho margen, visto al resto de los pilotos de la parrilla. A medida que me voy acercando a este puente, con la cabeza metida detrás de la cúpula, me empiezan a saltar todas las alarmas en el cerebro, y acabo frenando antes, bastante antes.

Pero aún así, un segundo de pánico sucede al inicio de la frenada al pensar que no era capaz de frenar. Y es que estaba valorando los mismos frenos que la Harley y la Buell frena realmente bien. Después de la KTM Superduke no había probado unos frenos tan efectivos, y la bomba radial montada en la unidad no hacía sino que mejorar aun más la respuesta. Tiro la moto al interior y ya empiezo a tocar el asfalto con la rodilla. Menos mal, porque no acababa de encontrar ninguna referencia de inclinada y empezaba a encontrarme un poco perdido.

Buell 1125R

Poco a poco, me voy sintiendo más a gusto en la moto. Lo mejor es que en las frenadas, las rodillas me pegan con los topes anticaídas, por lo que no tengo que hacer tanta fuerza con las piernas contra el depósito para no sobrecargar los brazos. Se acaban los libres y regreso al box con otras cinco vueltas y un mejor tiempo de 2:02'100. Soy el segundo mas lento de la parrilla, pero empiezo a tener buenas sensaciones, y por lo menos, el circuito ya me lo conozco.

Un refrigerio que no viene mal y a sentarme un poco que tengo los brazos un poco cansados. Aprovecho para comentar alguna cosa con los mecánicos y con los otros compañeros del box. Y por supuesto, compartir unas risas con el box de al lado, pues son mis amigos de Motormanía que vienen también a correr.

HD XR1200

Ahora toca los cronometrados, y para que le cojamos feeling al circuito y a la moto, decidimos hacer la tanda completa con una moto, y no cambiar a media tanda como en los libres. Me toca la XR1200, pero la número 1 en vez de la 105 que era la que había llevado. Les comento a la gente de HD si me pueden acercar un poco la puntera del cambio a la bota, pues me queda muy lejos y fallo más cambios que una escopeta de feria.

Una vez ajustada, le damos al botón de arranque y... no pasa nada. La moto esta casi muerta, solo hace un pequeño amago el motor de arranque. Mientras tanto. el resto de la gente está clasificando.

HD XR1200

Pasan los minutos y nada. La batería está muerta y hay que cambiarla. La ponen, le dan al contacto, y el motor cobra vida. Hay que colocar todavía todo y poner las tapas laterales. Por fin salgo a pista, el San Benito de las clasificaciones en la Copa Rodicar me persigue. Debo ser gafe o algo así.

Al final de la recta de boxes veo el cartel de tiempos y marca nueve minutos. He perdido 21 minutos de la crono, así que mi adaptación a la moto será de otras cinco vueltas. Mal asunto para hacer tiempos decentes. Eso si, estoy de lo más tranquilo. Rodando en circuito, y después de unos cuantos percances que me ha pasado en competición, me lo tomo con mucha calma, quizás demasiado.

HD XR1200

Caliento gomas durante la primera vuelta y media y luego me concentro en rodar cada vuelta un poco más rápido. Consigo ver en la pizarra 2:07. Con este tiempo, digamos que no soy el más lento pero casi. La pole está en 1:52, así que imaginaros. Menos mal que no existe el tiempo mínimo del 107% para clasificar, sino ya estaría volando rumbo a casa. Lo único que me anima es que del quinto al decimotercero, ruedan entre 1:58 y 2:01, por lo que si consigo rondar los dos minutos, estaré muy contento. Si tenemos en cuenta que la moto es completamente desconocida, el circuito, que no puedo siniestrar la moto de Harley y que todavía voy más derecho que una vela (sólo he conseguido usar la deslizadera izquierda de referencia en las tumbadas), sería todo un logro.

Buell 1125R

Y mañana empiezo corriendo la primera manga con la Buell... miedo me da solo de pensarlo.

Continuará...

Fotos | Harley Davidson En Moto 22 | Moto22 en la competición: las BBQ series (1/3)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio