Compartir
Publicidad

Adiós, Alta Motors: Bombardier ha comprado parte de la marca de motos eléctricas pero no continuará con su producción

Adiós, Alta Motors: Bombardier ha comprado parte de la marca de motos eléctricas pero no continuará con su producción
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Durante años Alta Motors nos ha parecido la referencia en el mundo de las motos eléctricas. La pequeña factoría americana se ha esforzado por desarrollar motos de cero emisiones con tecnología propia y un rendimiento más que interesante hasta que de una manera inesperada anunciaron el cese de su actividad hace sólo unos meses.

Ahora Bombardier Recreational Products (BRP, la enorme compañía canadiense que aglomera Can-Am, Sea-Doo, Ski-Doo, Lynk, Evinrude y Rotax) se ha hecho con la propiedad de buena parte de Alta Motors a través de la empresa Faster-Faster. Dentro de esta adquisición se incluyen derechos de propiedad intelectual, patentes y elementos para el diseño y la producción de motos eléctricas según el escueto comunicado ofrecido por BRP.

Bombardier no dará continuidad a Alta Motors, sólo quería su know-how

Alta Motors Redshift Exr 2019 5

Los planes de BRP pasan por asimilar los conocimientos y desarrollos de Alta Motors para sus propias empresas, creando una nueva gama de vehículos eléctricos e híbridos, un sector en el que BRP hasta ahora estaba siendo ajeno y en el que quieren entrar con fuerza. Por ejemplo uno de los primeros pasos de Bombardier sería la hibridación de sus populares triciclos de Can-Am.

Esta buena noticia para el conglomerado canadiense es una mala noticia para Alta Motors. Básicamente BRP se ha hecho con el know-how conseguido por Alta Motors durante estos años pero no tiene planteado en su hoja de ruta continuar con la producción de la marca de motos eléctricas y ya ha anunciado que no asumen ninguna responsabilidad a este respecto.

Alta Motors Redshift Mxr 4

Este movimiento toma tintes maquiavélicos al conocerse también según algunas fuentes que cuando el año pasado Alta Motors estuvo a la vista de un inversor que sostuviera financieramente su plan de desarrollo y expansión, fue BRP quien retiró la oferta en última instancia.

Como consecuencia de esta ausencia de inversión, Alta Motors tuvo que cerrar sus puertas hace cuatro meses y, posiblemente, fue el detonante para que un mes antes se produjera la ruptura de colaboración anunciada junto a Harley-Davidson. La firma de Milwaukee habría roto el acuerdo (en el que se incluía una buena inyección de capital) al ver una alta dosis de inestabilidad en Alta Motors.

Alta Motors Redshift St Concept 2017 008

Alta Motors no llegó a cerrar ningún acuerdo. Los planes entonces sólo podían tomar un camino: esperar la llegada de un inversor interesado en continuar con su buen trabajo. Ahora, BRP aprovecha la maltrecha situación de la marca de San Francisco para hacerse con al menos una buena parte de sus intereses industriales a un precio previsiblemente menor.

Este es un movimiento habitual y legítimo en el mundo industrial, pero siempre es una pena ver cómo una compañía que estaba haciendo las cosas realmente bien, con buenas ideas y personal con talento ahora se ve obligada a pasar a mejor vida.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio