Compartir
Publicidad

Moto22 en la competición: el equipo (2/2)

Moto22 en la competición: el equipo (2/2)
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El caso de Router es extraño, porque fue el primero en querer cambiar a una supermotard, el que nos llenaba la cabeza de pájaros día si y día también, pero sin embargo fue el último en comprar una moto para circuito. Pero todo tiene su explicación.

Lo conocí en la típica salida sabadera y nos hicimos amigos a base de vernos los fines de semana. El llevaba una Yamaha R6, pero siempre decía que esa moto no era para él, que la moto lógica era una supermotard, divertida en carretera e ideal para hacer el gamberro por la ciudad.

Con Noss rodando sobre la Duke II, y yo sobre una KTM 690 Supermoto, el quería cambiar la montura, pues sabía que ya tenía un grupo chiflado para salir por carreteras ratoneras (es lo bueno de Asturias), pero buscaba algo radical, que le permitiese entrar en circuito con facilidad. Husaberg llamaba a la puerta de su cabeza, e incluso llegó a apalabrar una, pero tenía que esperar por el nuevo modelo 2008 cerca de dos meses, así que se compró una igual que la mía pero en negro. Ya sabéis, la envidia...

Mes y medio después, entramos por primera vez en circuito, y otro par de meses mas tarde, nosotros ya teníamos vendidas las motos de carretera y él se encontró rodando sólo en la carretera y en inferioridad de condiciones en el circuito. Visto ahora desde fuera, fuimos un poco gamberros. Pero luego, fue el más listo, porque así pudo comprarse una KTM 450smr 2008, y entonces era él quien nos daba para el pelo en la pista, con una moto de primer nivel. Muerto de envidia, me compré una igual, y así le devolvía la de antes.

Si Cibrics es el más caliente, y Noss el que más inventa, Router es el que más lee, busca y se mueve dentro del mundo del supermotard. Se ve todas las carreras, lee todos los artículos... piensa en motos 24 horas al día. Y su fiebre nos contagia. Corre con el 98, y como es el más menudo de los tres, se acopla perfectamente a la moto, por lo que se le reconoce rápidamente.

Luego, está toda la gente que nos ha echado una mano durante las carreras y entrenamientos, que ha sido muy importante y por lo que les estoy muy agradecido. Por un lado, la parte femenina del equipo, Milka, Estrella, Marga y Amparo, que se han encargado de hacer fotos, mojarse, preocuparse mucho como mujeres y madres, y tener el pequeño box siempre preparado para acogernos entre manga y manga. Nunca nos ha faltado ni comida, ni bebida ni sitio donde echarnos unas risas.

Por otro lado, el padre de Cibrics, el hermano de Noss y, sobre todo, mi padre KeVienXuan (su nombre de guerra), nos han ayudado ya no mucho, sino muchísimo en el box, con las reparaciones, y en la pista, controlando los tiempos, al resto de los corredores, los cronometrajes... Consiguiendo que sólo nos tuviésemos que preocupar de pilotar y divertirnos.

Por último, y aunque algunos ya me conocerán por mi perfil, a modo de resumen os contaré que empecé en las dos ruedas en 1999, con una Derbi Predator. En el 2001, la elegida fue una Suzuki GSX600F, en el 2005 apareció entre mis manos la primera KTM SuperDuke vendida en España y en el 2007 una KTM 690 Supermoto. A finales del 2007 la cambié por una KTM450sx 2003 con kit de supermotard y, como os comenté antes, luego llegó la KTM 450smr 2008. Un día nos decidimos apuntar a la competición, y junto a nosotros habéis pasado este medio año.

Todo lo bueno se acaba, y este fin de semana se correrá la última carrera. Aún os tengo que contar la anterior en Burgos, pero eso será otra historia...

Gracias a todos.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio