Compartir
Publicidad

Moto22 en la competición: el equipo (1/2)

Moto22 en la competición: el equipo (1/2)
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Se acerca el final de la temporada. En estos meses, os he intentado acercar un poco el mundo de la competición desde el punto de vista amateur, compartiendo con todos vosotros mi pequeña experiencia.

Pero todo esto no es posible sin otra serie de apoyos, muy importantes, para que todo vaya saliendo mas o menos bien. Y no me refiero a los económicos, que aunque es la base, son muy difíciles de conseguir, sino a el apoyo por parte de personas, que de forma desinteresada, aportan su granito de arena cada fin de semana para hacer las carreras un poco más llevaderas.

En primer lugar, os voy a presentar a los otros tres integrantes del equipo Xatu Astur. Ya habréis leído sobre ellos y los veréis comentando algunos artículos de Moto22. Como de todos a la vez no puedo hablar, y ninguno es más importante que el resto, empezaré por orden alfabético.

Cibrics, el del dorsal 90, ha sido el último en añadirse al grupo, pero fue el primero en dar el paso al supermotard. La casualidad quiso que un día que nos encontrábamos en el taller, el acabase de comprar la KTM 560smr que posee en la actualidad, con lo que charlamos un poco con él y estuvimos mirando de cerca la moto.

Su andadura sobre las dos ruedas empezó tarde, ya con 27 años, con una Yamaha XS 400 del año 82 que le dió el suegro. A los tres meses el motor dijo basta, así que le puso uno de desguace, que duró otros tres meses más. Urgía cambio de montura, y la elegida fue una Ducati 749, que utilizó durante un año por la carretera. Los últimos diez meses, la usó únicamente para rodar en circuito, tandas y cursos. Mes y medio después de comprarse la KTM, coincidimos un sábado en un circuito, y desde entonces rodamos juntos.

De los cuatro, es el primero que se calienta, y no desaprovecha ninguna oportunidad para rodar. Además, en cuanto ve una oferta, mejora el equipamiento comprando piezas, ropa o accesorios, con lo que los demás siempre vamos a remolque para no perder el tren y nos deje atrás.

Con Noss llevo casi toda la vida rodando. Coincidimos por primera vez a finales del 2001, recién estrenada su Suzuki SV650s. Antes, una Aprilia 50RS había sido objeto de diabluras para el aprendizaje. La SV la compró sin carnet, porque veía que si lo hacía al revés se gastaría antes del dinero, y así se obligaba a aprobar lo más deprisa posible.

Rápidamente nos hicimos amigos y comenzamos a salir juntos. Siempre ha sido el McGiver del grupo, montando y desmontando las motos, haciendo inventos... de todo. Un día, se le cruzó un cable y la cambió por una KTM Duke II Limited Edition (número 56, de ahí su dorsal). A partir de ese día ya no fue el mismo. Las carreteras con curvas y estrechas lo llevaron al lado oscuro. Con él estuve en Jerez, en el 2004, y en Brno en el 2005, además de un montón más de viajes. El día que yo me propuse dejar la carretera y comprar una moto sólo para circuito, lo comenté con él. En cuanto tomé la decisión en firme, al día siguiente ya estaba removiendo Roma con Santiago para hacer lo mismo. Así se hizo con la KTM 560smr que tiene en la actualidad.

Nuestros piques son antológicos desde hace un montón de tiempo. Si el va rápido, yo más; si yo caigo, el también; nos peleamos en la pista, en la Play-Station... en todos sitios. Pero eso si, tiene el mayor tesoro de todos: una furgoneta. Cibrics es un poco más independiente, pero el resto dependemos de él, y yo creo que nunca podremos pagarle los viajes que da con ella, y la cantidad de cosas que es capaz de guardar. Es también el mecánico oficial del equipo, y del que aprendemos todo para chapucear en las motos. Y nunca le puede faltar el chorizo picante en el box.

Continuará...

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio