Compartir
Publicidad

Y el motor de Rossi dijo basta...

Y el motor de Rossi dijo basta...
3 Comentarios
Publicidad

Si todo indicaba que el nuevo motor de válvulas neumáticas no iba a ser utilizado en Misano, al final Valentino Rossi sí lo estrenó en su moto. Y duró 5 vueltas. Rossi no quiso ser duro con Yamaha por esta decepción que le llegó a escasos kilómetros de su casa y ante una marabunta de aficionados apoyándole, y comentó que en la situación que se encontraban no tenían más opción que arriesgarse.

Valentino confirmó que fue en la frenada para la curva 1 cuando notó como si el motor se gripara. Y es que el motor no había dado problemas de fiabilidad ni en las pruebas realizadas en Brno, ni en las jornadas previas en Misano. Valentino, no obstante, tiene su explicación a lo ocurrido: “Cuando venía para aquí el jueves por la noche, se me cruzó un gato negro por la carretera”. Davide Brivio tampoco sabe a ciencia cierta el motivo del gripaje, pero se basa en datos más técnicos para intentar entenderlo. “Es muy pronto para decir si fue un problema con las válvulas neumáticas o fue un fallo mecánico que nos podría haber sucedido también con el sistema de distribución convencional, aunque sería una coincidencia que en la primera carrera del motor de válvulas neumáticas se rompiera por otro motivo”.

“Tuvimos algunos problemas con el consumo de combustible ayer sábado, pero los solucionamos revisando los cálculos y reprogramando la electrónica esta mañana”. Además, Brivio también se posicionó, como Valentino, en la necesidad que tenía Yamaha de tomar riesgos si querían recortar distancia a Stoner.

Vía | Autosport Foto | Yamaha Racing

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio