Compartir
Publicidad

Valentino Rossi, los inicios

1 Comentarios
Publicidad

El domingo pasado Valentino ganó su octavo titulo mundial que es el sexto en la categoría máxima del motociclismo, pero Valentino empezó muy joven y en 125. Allá por 1993 un jovencito risueño y larguirucho debutó en el campeonato Sub 21 de 125 Sport Production de Italia, sin pena ni gloria. Pero el año siguiente, gracias a los contactos de su padre Graziano con los Castiglioni, propietarios de la marca Cagiva, pudo contar con material de primera fila. Eso si, con el dorsal número 26.

En un campeonato de cuatro carreras, Valentino empezó un poco mal, sin conseguir puntuar en la primera carrera. Pero en la segunda ya acabó segundo y en la tercera, en Monza, alcanzó la primera posición. En la última carrera en Misano, una maniobra al límite de un rival lo relegó a la cuarta posición, pero al descalificarse el ganador de la carrera, Rossi asciende al tercer puesto lo que le da puntos suficientes para hacerse con el campeonato. Sucediendo a pilotos con nombres como Biaggi, Perugini o Locatelli. Este será el primer campeonato de una larga carrera que todavía no ha acabado.

Al año siguiente ficha por Aprilia, que le promete un programa de desarrollo como piloto y material "pata negra" con el que correrá un año en el campeonato absoluto italiano para luego dar el salto al mundial de 125. Pronto se hace notar con sus "manías" y su afición al amarillo (bastante mal visto hasta entonces) Ese año consigue el tercer puesto en el campeonato de Europa y domina el italiano con mano de hierro. Todavía con una moto con dorsal número 15. En esa temporada también se empezó a forjar la leyenda que dice que a Valentino le gusta ganar hasta a las chapas, gracias a una sana rivalidad cultivada por su padre. Graziano pasa a ser el papa de Valentino, relegándose a un discreto segundo plano.

Vía | Motoblog.it

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio