Compartir
Publicidad

Marco Simoncelli denuncia amenazas en España

Marco Simoncelli denuncia amenazas en España
Guardar
81 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Vergüenza ajena me da la situación a la que se está llegando en el caso Simoncelli. Tras los ríos de tinta que dejó su acción en el GP de Le Mans de hace unas semanas parece que la situación ha llegado más allá de lo que cualquiera con dos dedos de frente desearía. Según el Team Manager Fausto Gresini algunos "facinerosos" han amenazado a Marco Simoncelli en los días previos al GP de Catalunya. Esto cada vez se parece más al fútbol más rancio y más desquiciado.

Yo no voy a entrar a valorar la acción de Marco Simoncelli, eso ya se hizo en su momento por mis compañeros Carlos, Esteban y Morrillu y no creo haya mucho más que decir. Lo que si que voy a valorar es que los aficionados están radicalizando sus posiciones de una manera que puede ser muy perjudicial para todos. En unos pocos años hemos pasado de los cánticos de "Pedrosa tira a Rossi y Hayden campeón" a pedir poco menos que una ejecución sumarísima de Marco Simoncelli porque tiró a Dani Pedrosa.

Creo que quienes alientan este tipo de fanatismos se equivocan. En el fútbol lo llevan viviendo desde hace muchos años y han tenido que enterrar algunos hinchas por culpa de exaltados que llevaron al extremo su locura por un equipo en contra de otro. ¿Es eso lo que queremos vivir en los circuitos? Yo no.

¿Por qué para alabar a un piloto tenemos que insultar y perseguir a sangre y fuego a los demás? A mi me puede gustar un piloto y no por ello tengo que estar en contra de todo lo que hagan los demás. Con la profesionalización del Mundial de MotoGP se ha perdido buena parte de aquellas juergas y buen rollo que había entre los pilotos tras acabar una carrera. Y esto se ha acabado exportando a los aficionados, que ven a los rivales en la pista no como pilotos a batir, si no como objetivos a aniquilar. Y para acabar de arreglarlo acabarán viendo a los seguidores del piloto rival también como objetivos de su ira.

No hace falta ser muy avispado para imaginar que en cuanto Marco Simoncelli pise la pista de Montmeló habrá un buen número de los que estén en la grada que lo abuchearán, le silbarán y seguro que más de uno incluso le tirará cosas. ¿Es esa la imagen que queremos dar al resto del mundo de la afición española? ¿Queremos jugar a que por culpa de alguno de estos exaltados España deje de albergar carreras? Si, porque si los incidentes pasan de la raya incluso pueden sancionar al circuito y que seamos los demás los que perdamos.

Intentemos mantener la cabeza fria y disfrutemos de las carreras. E intentemos que esos cuatro fanáticos no nos amarguen la existencia a los que vamos a pasarlo bien a un circuito.

Vía | Motoblog.it Foto vía | Gresini Racing

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos