Compartir
Publicidad
¿Está Honda en crisis?
MotoGP

¿Está Honda en crisis?

Publicidad
Publicidad

El pasado Gran Premio de Francia del Campeonato del Mundo de MotoGP seguro que ha creado una pequeña crisis en el seno del fabricante de motos más poderoso del mundo: Honda. Si no llega a ser porque Marc Márquez consiguió enmascarar una carrera llena de problemas con un cuarto lugar (aun me pregunto cómo no se fue al suelo en la chicane Dunlop), la primera Honda en carrera habría sido la de Nicky Hayden en la undécima posición y vencedor en Open.

Y es que hasta cuatro Honda quedaron fuera, cinco si contamos la moto de Dani Pedrosa que sufría una caída en el segundo giro y acababa fuera de los puntos y adelantando in extremis la ART de Alex de Angelis. ¿Podemos decir después de cinco carreras que Honda está en crisis? Igual todavía no, pero sí que se le ha puesto la temporada 2015 cuesta arriba. Veamos los motivos.

Un problema real enmascarado por fallos puntuales

Marc Márquez

Marc Márquez parece que no es el mismo del año pasado. De ganar diez carreras consecutivas a pasado a vencer únicamente una y, lo que es peor, hacer sólo un podio más después del segundo puesto en el Gran Premio de España. Errores puntuales le han impedido estar delante pero exceptuando la caída de Argentina. ¿Han sido errores forzados por la moto?

A la vista de la carrera de Francia parece que la Honda no la puede llevar tan por la mano como en el 2014. Un error en la salida de Catar, problema de desgaste de neumático porque no podían utilizar el compuesto duro en Argentina y una caza imposible a Jorge Lorenzo que se convirtió en una lucha por no ser de nuevo alcanzado por Valentino Rossi.

Pero en Francia todo parece haber salido mal. E incluso el mismo Marc Márquez daba detalles esporádicos que si los vamos juntamos, podemos conformar un puzzle bastante jugoso. Detalles como "este fin de semana hemos trabajado de forma diferente" (¿Por qué?) o "pensábamos que la temperatura nos iba a beneficiar pero no ha sido así" (en Jerez, con temperaturas altas y un asfalto que también tiene poco agarre no tuvieron grandes problemas).

Pero creemos que lo más significativo ha sido los problemas generalizados del domingo. Y como Alberto Puig apuntaba tras la carrera, no es un problema puntual en una zona concreta de la moto sino que parece más bien un problema generalizado en diversas áreas de la Honda RC213V.

¿Qué le falta a la Honda?

Livio Suppo

Parece que el primer problema y más grave es un tren delantero crítico. El motor de esta temporada es, más potente pero al mismo tiempo más puntiagudo y brusco. Esto ha propiciado problemas de estabilidad que aparecían ya en el test del año pasado tras el Gran Premio de Valencia. Y seis meses después todavía no han solucionado.

Con los motores precintados para toda la temporada, sólo hay dos posibilidades de actuación: electrónica y parte de ciclo. Para la segunda contaban con un nuevo basculante probado en el test de Jerez pero que, a pesar de no tener ninguna desventaja, tampoco ha sido la solución.

Volviendo al tema de los problemas, el primero con el que se encuentran reside en el tren delantero. Marc Márquez declaraba haber tenido muchos problemas, Dani Pedrosa se fue al suelo al perder la rueda delantera sin previo aviso y tanto Scott Redding como Jack Miller corrieron la misma suerte. Sin embargo, Cal Crutchlow se caía al perder el pie de la estribera derecha y no poder accionar el freno trasero con lo que en plena curva y tras tocar el delantero, se iba también al suelo.

¿Por qué Márquez, aun a pesar de los problemas de delante, no sufre tanto? Por su estilo de pilotaje, que carga mucho más peso en el tren trasero y así consigue descargar la rueda frontal. Para el resto, la moto se vuelve sensible y muy cabezona, entrando tarde en los virajes. Marc, colocando el tren trasero para compensar esa lentitud en la entrada, tiene graves problemas de estabilidad en la frenada con lo que la Honda va completamente suelta.

Cal Crutchlow

Sin embargo los problemas no acaban ahí. En lucha con la Ducati, se podía ver como una y otra vez la moto italiana aceleraba y traccionaba mucho antes que la Honda. La moto japonesa, además de hacerlo más tarde contaba con el hándicap que cuando lo conseguía, el tren delantero se descargaba en exceso, sobre todo en la moto de Marc Márquez. De nuevo, un reparto de pesos adaptado al pilotaje del piloto de Cervera hace que la moto reaccione de una forma todavía más violenta, o mejor dicho, más visible que al resto de piloto de Honda.

Lo curioso es que cuando deciden dejar el cerebro en el box y jugársela todo a una vuelta, Marc Márquez decía que es posible sacarle algo más a la Honda para luchar por la pole. Pero ni dan puntos por salir el primero, ni ningún piloto es capaz de ir así más de 20 vueltas.

Por suerte todos los pilotos de Honda han coincidido en cuáles son los problemas de la moto y en las directrices a tomar. Y como estamos hablando de el gigante italiano japonés donde, como ya comenté en algunas ocasiones, el tiempo no pasa igual para ellos que para el resto de las marcas, muchos ingenieros japoneses llevarán ya dos días sin dormir y varios pilotos probadores estarán dejando sin asfalto Motegi.

La solución llegará, y seguro que más rápido de lo que pensamos. Pero de momento la desventaja asciende a 33 puntos y aunque para la afición no sea importante, están también 31 puntos por detrás en el campeonato de constructores, incluso a rebufo de Ducati, desahuciada hasta hace pocos meses. Toca correr, fuera del circuito.

Fotos | Repsol Honda, LCR Honda

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio